Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

15 may. 2012

¿Así que rayos de esperanza? Por: José María Izquierdo

Es terrible decirlo, pero cada día vamos a peor. La prima de riesgo, claro. Y las Bolsas. Por supuesto. Pero no solo. Es que, además, los ciudadanos ya no pueden ver un periódico, oír un programa de actualidad en la radio o ver un informativo de televisión. La sensación de ahogo es evidente y el Gobierno comunica poco y mal, con el presidente huido en actos protocolarios o de su partido, sin advertir del todo el alcance popular de la gravedad de la crisis, que les está llevando a tomar medidas alocadas, en una constante rectificación de sí mismos, negando hoy lo que afirmaron la semana pasada, por no hablar, para qué, del programa con el que se presentaron a las elecciones. Esa gravedad es la que ya están sufriendo los ciudadanos en propia piel. Bankia, además, ha roto la escasa confianza que se tenía en bancos, financieros y, en general, de los encargados de nuestros dineros. Y están esperando mejores razonamientos de quien dirige el Gobierno que la herencia recibida o que Zapatero hizo mal o no hizo. Al PSOE los ciudadanos ya le echaron del poder con sus votos. Y se los dieron al PP para que solucionara la situación, no para que la prima de riesgo alcance los 492 puntos o las bolsas anden por los 6.800. Recordemos que hace apenas una semana el ministro de Economía, Luis de Guindos, la cara más visible de este sin vivir, afirmaba muy telendo que divisaba “rayos de esperanza” en la situación económica.
¿Nos reíamos mucho de los brotes verdes? ¿Recuerdan cuando nuestros admirables cornetas insistían día y noche en que la situación de España solo era culpa del PSOE y que nada tenían que ver los terremotos europeos, que no eran sino malas disculpas de los inútiles socialistas? Pues ahora, todo al revés: aquí nadamos en abundancia y son los malditos griegos quienes estropean nuestros magníficos números y las muy sabias reformas del Gobierno Rajoy.
Titular del editorial de La Razón: “Europa sufre el virus griego”. Así que son los odiosos helenos los que nos están llevando a la ruina, que como todo el mundo sabe, ese es el motivo por el que los fondos de inversión no invierten en España y sacan el dinero a espuertas para especular más y mejor. ¿Solo Grecia tiene la culpa? Bueno, no, que también están los socialistas, éstos hispanos: “El ministro Luis de Guindos recordó a sus colegas reunidos en Bruselas que, una vez hechos los deberes y asumido el pacto fiscal, si se quiere estabilizar la situación económica y recuperar el crecimiento es el momento de aplicar los mecanismos de solidaridad europea. Y cabría esperar de la oposición, y en especial del PSOE de Rubalcaba como responsable de la situación, un decidido apoyo al Gobierno ante los merca­dos en lugar de poner palos en la rueda de la recuperación y de agitar la calle en una protesta ‘a la griega”. Dicho lo cual, el Gobierno se desgañitaba en Bruselas de una manera muy elegante: ¡¡¡¡ Ayuda, necesitamos ayuda ¡!!!
El presidente de Onda Cero, Javier González Ferrari llega con retraso, pero llega. Así que nos dice –ya ven la novedad- que “MAFO [socialista de pro y amiguete de don Alfredo, afirma en otro momento] debía ejercer su papel de vigilante de la ortodoxia”. ¿Qué les parece hacer una columna sobre lo que está ocurriendo con los dineros, hablar de Bankia y Caja Madrid, pero no mencionar ni una sola vez a Rato, a Blesa, a Aguirre? Pues aún tiene más mérito el arranque: “Rubalcaba y sus compañeros de viaje…”. Que debe ser que el hoy máximo representante de la operación fue quien se negó a fusionarse con La Caixa o a que Bankia saliera a Bolsa. ¿Rato, preguntan ustedes? Una víctima de los socialistas, la pobre criatura…
El editorial de El Mundo se titula “Grecia enfila la salida del euro y España lo sufre”, que es la tesis que hoy había que mantener. Claro que al final la realidad se cuela por las rendijas: “El Go­bierno tuvo mala suerte, porque la acogida de los merca­dos a la reforma financiera coincidió con esas primeras declaraciones oficiales que dudan de la pervivencia he­lena en el euro. Pero no es un buen augurio que nos vol­vieran a colocar en la picota. La Bolsa reflejó la salida de inversores de los bancos porque la nueva reforma les supondrá una reducción de beneficios y, por tanto, de divi­dendos. Más preocupante es que la prima de riesgo aca­bara en el máximo histórico de los 477 puntos básicos y el bono español a 10 años cerrara en el 6,22% de coste finan­ciero. El Tesoro celebró ayer subasta de letras a 12 meses y tuvo que pagar un 2,98%, cuando el tipo de interés ofi­cial se encuentra en el 1%”. Y sigue: “La peor consecuencia de lo acontecido ayer es que al Gobierno popular se le agota toda la munición de las re­formas y no consigue calmar a los mercados”. ¿Y hay solución? Pues Pedro José Ramírez propone ésta: “No hay otra salida para hacer frente a esta incredulidad de los mercados que convencerles. Por eso, Rajoy no debe bajar la guardia ni un segundo, sino mantenerse firme en la senda del ajuste fiscal y en las reformas estructurales para modernizar la economía”. Imaginativa la propuesta…
… Y exacta a la que ofrece Abc. Vamos, lo oficial, que cada vez nos parecemos más al "Diario hablado de Radio Nacional", aquel al que tenían obligación de conectar todas las emisoras de España durante el franquismo y un tramo de posfranquismo.
 Título del editorial: “Responder con más reformas”, en el que se combina con toda la crudeza del desahogo la vergonzante coba al señorito con la obligada coz al tentetieso habitual: “Gobernar es incómodo, y Mariano Rajoy lo está asumiendo con refor­mas valientes y necesarias, que han puesto a la vista, sin maquillajes, las vísceras de nuestra crisis económica. Y esto, al mismo tiempo que alarmante, era necesario para empezar a resolver los proble­mas. Por no haberlo afrontado antes, como era la obligación del Partido So­cialista, ahora las reformas son trau­máticas”. ¿Las vísceras? Se puede ser aún más repugnante, que a las vísceras le acompaña bien el adjetivo “sanguinolentas”.
Ignacio Camacho se refugia en el lenguaje taurino, que hoy empieza la Feria de San Isidro, como nos recuerda La Razón, para darnos una imagen bastante aproximada, a mi juicio, de lo que pasó ayer en Bruselas: “Clemencia o descabello.
 Eso es lo que ha venido a sugerir Luis de Guindos en la puerta del Eurogrupo de Bruselas, donde no se deciden a intervenir a España por­que aún no tienen claro si eso es la solución o el problema
. Al ministro de Economía -de quien sus enemigos en el Gobierno y en el PP, que no son pocos, dicen que Rajoy lo nombró porque sabe inglés- sólo le ha faltado postrarse de hino­jos y abrirse con dramatismo la pechera como el mariscal Ney ante el pelotón de ejecución. Hasta aquí hemos llegado, ha venido a decir: se ha refor­mado todo lo reformable y ahora o nos ayudan us­tedes o nos aplican la solución final”. Pues algo así pasó…
Y por traer algo de los extrarradios. Editorial de La Gaceta“El Gobierno de Zapatero, con la connivencia del Banco de España, se dedicó a ocultar durante casi cuatro años el monto real de estas pérdidas
. Puesta en marcha la campaña propagandística del PSOE, según la cual disfrutábamos del ‘sistema financiero más sólido del mundo’, cualquier manchurrón que afeara tan idílica como falsaria imagen debía ser ocultado
. No cabe negar que esta operación de mascarada gozó de un indudable éxito, pero fue un éxito a costa de no sanear y transparentar la verdadera situación de nuestras entidades financieras (…) Ha tenido que ser el Gobierno del PP quien, como en el resto de asuntos, ha cogido el toro por los cuernos, es decir, quien ha levantado las alfombras y ha comenzado a buscar soluciones para el despropósito que allí debajo se ha encontrado”.
¿Se habrán enterado en La Gaceta, por ejemplo, de los test de estrés a los bancos españoles y aquellas tonterías de los sabelotodo de Bruselas otorgando buena nota a todos ellos?

No hay comentarios: