Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

11 oct. 2011

CAIN

DAVID TRUEBA
.James M. Cain fue un escritor leído, adictivo aunque estuviera fuera del canon, que procuraba tensión en casi todos sus relatos, algunos de una perversidad demoledora. Fue el autor de El cartero siempre llama dos veces, que tuvo diferentes adaptaciones al cine, hasta una pirata rodada en la Italia neorrealista por Visconti con el título de Ossessione.
También de la novela Doble indemnización, que con títulos más poetizados se republicaba en España bajo la estela de la adaptación que Billy Wilder hizo de ella junto a Raymond Chandler, y que aquí se llamó Perdición, y al día de hoy sigue siendo una obra maestra del cine negro sentimental.







Mildred Pierce fue una novela de la que Cain no presumía, demasiado calculada para su estilo directo, pero que contó con una infiel versión hollywoodense, Alma en suplicio, que le ganó el Oscar a Joan Crawford.
Acaba de terminar el primer pase completo de la cuidada serie en cinco entregas rodada por Todd Haynes y protagonizada por Kate Winslet, que Canal + proseguirá mostrando en reemisiones.
Es una adaptación trasvasada hacia los intereses de su director, que ya rodó una película en el reverso de las historias de Douglas Sirk llamada Lejos del cielo, donde en un paraíso en Tecnicolor la esposa interpretada por Julianne Moore se enfrentaba a la homosexualidad de su marido.
 Ahora desarrolla la novela de Cain alrededor de una mujer que utiliza a los hombres para progresar.
La redime su lucha por darle la mejor vida posible a su desagradecida hija.
Para potenciar la visión femenina, la adaptación ha contado con el guionista Jon Raymond, que escribe para la directora Kelly Reichardt hermosas películas donde la mujer siempre sostiene el centro de gravedad.






El formato televisivo concede tiempo y espacio, por lo que es el lugar idóneo para adaptar novelas sin podar en exceso.
 En este caso, quizá tanta fidelidad provoca momentos muertos y alguna reiteración de un conflicto estabilizado durante años. Melodrama escrito en los cuarenta por un Cain que aspiraba a emparentar a su Mildred con una Karenina o Bovary de la Gran Depresión, la serie retrata la tenacidad de la madre, que se degrada para sostener un monstruo.
Lo que apuntala la idea de que siempre hay un Abel alimentando a cada Caín.

No hay comentarios: