Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

30 jul. 2011

Guárdate, mariposa,

Guárdate, mariposa, de los lagos de mi memoria

que, para ti, crueles encantos y riesgos entrañan.



Cuídate de no mirarte en ellos como en mis ojos

y no te ofrezcas desnuda a sus oscuras aguas

por ver en ellas el milagro de mirarte reflejada

en tu propia pasión sin recato ni pudor arrebatada.



Vuela sobre mi y tráeme, aunque sea por los pelos,

al lugar donde los nombres se entrelazan sin reparo

en el que, la locura, nos posee de igual a igual.



Déjame allí a la vista tu prodigioso torso amado,

levantada a los cielos tu dorada cabeza altiva,

desvelado sobre tibios lienzos de lino blanco,

sonrojándose tu espléndida belleza anacarada

al mostrarme el recorrido de las salvajes laderas

que culmina donde tu cuerpo se abre como floresta

y el rizado vello se enreda y rebela en contra mía

con el olor del lirio desvestido y el ámbar silente.



Guárdate que, como ves, te amo desde el miedo

escapándome -como sabes- por la tangente dorada

de tu talle donde crecen mis estériles palabras.



Procura amarme, mariposa, otra vez arriesgadamente

como una fiera que me abre la boca con su boca,

provocando el hermoso dolor sin laúdano del deseo,

y arráncandome de mis labios, con tus uñas,

los puentes de plata que nos une de mis versos.



Sería hermoso tenerte, así, apresada y sofocada,

hambriento de ti y sediento de tu sangre y saliva

hasta que se ilumine el alba más allá de la noche

y sin dejar amanecer del todo bajo las sábanas

deshojando la rosa roja y tibia -ofrenda- que perfuma

los temblores de la carne y el resplandor de tu cara.



Mariposa, guárdate de mi, o acéptame un trueque:

Un abrasador beso por cada humilde verso

que entiendas que contiene la savia del deseo,

o el fulgor de tu mirada por cada una de sus palabras,

y por un poema...¿qué te puedo pedir por un poema?

¿Que te transformes en rumor de hojas secas

que me persiga con el viento allá a donde yo vaya,

o en libélula que bate sus frágiles alas en el aire?


Ya lo sé! Por un poema... ¡Por un poema te pido tu cuerpo!


No hay comentarios: