Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

18 abr. 2011

Toda una vuelta al mundo para llegar a un libro

Annabel Pitcher coloca en 15 países su primera novela, escrita mientras daba tumbos por Asia, América y Oceanía .
En tiempos de crisis agarrémonos a los cuentos de hadas. Esta es la historia de una triunfadora: Annabel Pitcher.
 El nombre todavía dice poco, pero tal vez resuene a la vuelta de los meses, cuando su primer libro se asome a las librerías de 15 países.
Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea (Siruela), que lleva dos ediciones y buenas críticas en Reino Unido, es la obra de alguien que consiguió su sueño y que todavía no ha despertado.
"Hace unos meses trabajaba como profesora, tenía poco dinero, y de repente estoy en España, hablando de mi libro y dedicando todo el tiempo a escribir", cuenta sonriente en la sede de su editorial española.
Se pellizca. Lo que procede cuando uno cumple su sueño.






Pitcher nació en un pequeñito pueblo de Yorkshire en 1982.
 A los 10 años, la misma edad que tiene el protagonista de su libro, ya sabía que de mayor sería escritora.
 Luego creció, fue a la Universidad de Oxford para estudiar filología inglesa, trabajó como profesora y se casó.
Y ahí su madre se sintió feliz. Anticipó que con el matrimonio llegaría un trabajo, una casa, una estabilidad...



Pues no. Con algo de picardía, Annabel Pitcher cuenta que su marido y ella acordaron hacer lo que otros europeos solteros: un largo viaje por el mundo.
Y fue en Quito, mientras veía una película sobre el 11-S, donde decidió que escribiría una historia sobre la pérdida. Ocurrió en Quito, aunque podría haber sido en cualquier otra parte de América del Sur, Oceanía o Asia.
Porque Pitcher casi circunnavega la Tierra para atracar en el puerto que perseguía desde los 10 años.



¿Y de qué va la novela que fue tejiendo mientras saltaba de un país a otro? Pues del desbarajuste causado por las pérdidas traumáticas, contado a través de un niño, un punto de vista que ha dado algunas obras brillantes (El curioso incidente del perro a medianoche o Tan fuerte, tan cerca) y otras menos.
Jamie, de 10 años, pierde a su hermana Rose en un atentado terrorista cometido por radicales islamistas en Londres. La tensión que aviva entre sus padres es tal que ni siquiera comparten el destino de los pocos restos orgánicos recogidos: su padre incinera su mitad y la deposita sobre la repisa de la chimenea y su madre entierra su otra mitad en el cementerio. Desde esa repisa, Rose sigue planeando sobre la vida de la familia, donde cada uno se va hundiendo a su manera: su padre en la bebida, su madre en otro amor, su hermana Jasmine en la anorexia. Jamie, que es de esos niños sin amigos, decide salvarles y, por el camino, afrontar prejuicios raciales y religiosos.




Pitcher no cree que deba ser visto como un libro "ñoño", sino como una lectura apta para todos los públicos.
La fórmula del crossover con niño ha dado grandes glorias comerciales en los últimos tiempos (El niño del pijama de rayas), pero ella defiende su autonomía creativa.
 "Escribía para mí misma lo que me divertía sin pensar qué podría ser más o menos comercial, seguir una moda o rellenar un hueco", explica en su primera visita a Madrid. Dicho lo cual agradece que la comparen con Haddon o Boyle porque sus obras le parecieron brillantes.



Al regresar a Londres, ordenó lo escrito y envió el original a dos agentes.
Uno le dijo que sería un desastre comercial y otro le dijo que sería un triunfo rotundo. A las pocas semanas varias editoriales se interesaron por el libro.
"Mi vida es ahora totalmente diferente", afirma. Se ha mudado de nuevo a Yorkshire y trabaja en su segunda novela, Ketchup clouds.
No digan que a veces las hadas...

No hay comentarios: