Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

5 feb. 2012

Te concedí, ,,,,,,,

Te concedí, mariposa, numerosas cualidades,
pero se me olvidó la más sagrada,
la que no se impone y se desvanece,
la única que es regalada,
la del placer de disfrutarte.
Tantos encuentros
convertidos en momentos irrepetibles,
que se me olvidó simplemente mirarte.
La experiencia del placer.
Es imperdonable
no haberlo sentido sin contrapartida,
pese a que las ganas nos devoraban
sin poder razonar por qué.
Tras de ti, se esconden
muchas ilusiones y decepciones,
demasiadas miradas perdidas
y, otras tantas, rechazadas.
Ojos de los que nunca veré su luz,
si acaso se quedarán en intuidos
desde la pereza del placer a mirar.
Ojos escondidos, desconocidos,
que generan nuestro sutil juego de diálogos
a través de los vacíos que nos separan,
y alimentan indefinidas caricias
que nos gustaría recibir.
El placer de mirarte se me ha despertado
en el justo instante
en que tus ojos se posaron en estos versos,
llenos de fragancia y de besos,
por lo que pueda suceder.
Propósito iluso, puede,
pero aquí te quiero ver
.

No hay comentarios: