Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

22 nov. 2011

Un Museo Virtual para Valentino, el hombre que nunca se destiñe.

 Red Room ok
En verano de 2010, Valentino abrió los jardines de su castillo a las afueras de París para presentar el proyecto de Valentino Garavani Archives. Convocó a Gwyneth Paltrow, Marc Jacobs o Anna Wintour para anunciar que 10.000 bocetos, cientos de fotografías y 2.000 cartas se podrían consultar, previa cita, en el antiguo granero de la finca. La fiesta fue fabulosa, pero conseguir acceder después a los fondos no era precisamente fácil. Es lo que pasa cuando organizas un museo en tu propia casa.
Valentino_Garavani_castillo_frances
Valentino en la buhardilla del granero reformado en museo en su castillo francés, en verano de 2010 (Valentino Garavani archives)
Desde el principio se habló de digitalizar los fondos para que estos pudieran consultarse en internet. Una idea que, a efectos de difusión del legado, resultaba bastante más cabal y práctica. Finalmente, el proceso se ha completado y el museo virtual abrirá el 5 de diciembre. "La tecnología es una forma de dirigirse a una audiencia joven con un lenguaje que puede entender más fácilmente. Los archivos Valentino no son un museo de cera. Queremos algo vivo y no un puro ejercicio de nostalgia", explicaba Giancarlo Giammetti en 2010.

Giammetti, socio y compañero de Valentino desde 1960, es el impulsor de este proyecto. Se diría que sigue el ejemplo de Pierre Bergé. Busca preservar y difundir la herencia en la moda del diseñador italiano -que se retiró en 2008- tal como la Fundación Pierre Bergé-Yves Saint Laurent ha hecho con el francés. Una política en la que se enmarcan exposiciones como la que se puede ver hasta enero en Madrid.
Museum Entrance
Recreación de la entrada al museo virtual
El Valentino Virtual Museum permite que el archivo sea accesible para todo el mundo y resulta más barato de mantener que un museo real. Además, hay que tener en cuenta que a diferencia del astuto Bergé (que posee 5.000 vestidos) en este caso los trajes son propiedad de la casa Valentino, que Garavani y Giammetti vendieron. Aún así, la compañía -para la que hoy diseñan Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli- ha apoyado el proyecto y ha permitido que las piezas se retrataran expresamente.
El invento es una aplicación descargable conectada a una base de datos on-line que utiliza tecnología en 3D para permitir que el usuario se sumerja en un entorno diseñado por los habituales colaboradores de Valentino en estas lides: el estudio Kinmonth-Monfreda.
El 5 de diciembre, Valentino y Giammmetti la presentarán con una rueda de prensa en Nueva York que se retransmitirá en streaming (conversión digital obliga). A partir de este momento el museo podrá descargarse en www.valentino-garavani-archives.org
La nota emitida hoy y el primer vídeo disponible muestran que el contenido se ha dispuesto como si de un museo se tratara. El usuario puede moverse por áreas y galerías que recrean un espacio de más de 10.000 metros cuadrados. En este espacio virtual se exhiben reproducciones de unos 300 vestidos, organizados por temas. Además, hay bocetos, fotografías y otros detalles que completan la biografía de cada pieza. Casi un centenar de vídeos muestran los desfiles de una marca que celebró su 45 aniversario en la moda con tres días de extravagantes festejos en Roma en 2007.
Entonces ya se organizó una gran exposición retrospectiva (real) en el Ara Pacis. El museo de las artes decorativas de París montó otra en 2008, cinco meses después de su desfile de retirada en la semana de la alta costura.

No hay comentarios: