Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

19 abr. 2011

'Star Wars'. El musical

Entre los cientos y cientos de gigas que dedica el ciberespacio al universo de Star Wars, pocos ha habido tan misteriosos como los que albergaban un curioso documento titulado Star Wars. The Musical.




A principios de siglo, este guión que recrea la historia de la primera película de la franquicia de Lucas en clave de ópera rock era una de las grandes incógnitas de la Red. Cada cierto tiempo aparecía en algún foro bajo preguntas como "¿Qué es esto?", "¿Quién lo ha hecho?", "¿Es oficial?".



Ahora, por primera vez, se puede ver la respuesta.

.



Como en Internet los enigmas duran poco, al tiempo se fue sabiendo que el guión tenía poco que ver con George Lucas y menos con John Williams. Más bien era obra de cuatro estudiantes de un instituto de California que, en 1996, decidieron montar sobre el escenario su película favorita. Para ello, lo llenaron de canciones escritas, juntaron sus pagas, reservaron un teatro local, reunieron un elenco de hasta 40 actores y llegaron a representar la obra ante un lleno completo durante tres días.



"En el sitio cabían unas 300 personas como máximo. La primera noche aparecieron unas 1.200", recuerda Kelvin Yul, uno de esos chavales, para la web Salon.com. "La cola daba la vuelta a la manzana. Y eso que esto era antes de que Star Wars volviera a ponerse de moda". Hasta aparecieron en el New York Times entre las páginas de la sección de teatro.







George Lucas, claro, no tardó en amenazar con una demanda.
 La obra fue desmantelada y hubiera sido olvidada también si el guión no hubiera llegado a Internet. Muertos de curiosidad en una época en que la trilogía precuela había vuelto a poner en bogar la saga, los cibernautas fueron reuniendo pistas sobre el asunto. Y se dieron cuenta de que las canciones, lejos de ser originales, usaban la música de Los Miserables, Grease, Godspell o Tommy.



A medio camino entre la mofa, el culto y el misterio a qué sonaría ese pastiche, el mito fue perdurando año tras año, foro tras foro, canción tras canción.



Hasta hoy.



Tras diez años de incógnitas, los improvisados dramaturgos decidieron hace unas semanas publicar la única grabación en vídeo que queda de esas funciones. Entre los números imposiblemente atractivos que se han descubierto está la canción techno del musical Chess para la cantina de Mos Eisley; la épica One day more de Los Miserables reconvertida en Use the Force (ver vídeo arriba), o un impagable Han Solo cantando sobre el Halcón Milenario a lo John Travolta sobre su coche.







No es que el género musical le sea algo ajeno a la saga de Lucas.
 En ese maltrecho especial de Navidad que en 1978 protagonizaron Harrison Ford, Mark Hammil y Carrie Fisher para televisión, ya se veía a la princesa Leia desearle unas felices fiestas a toda la galaxia entera con unos gorgoritos muy a tono con su peinado.







Tres años después, en plena fiebre de La amenaza fantasma, un hombre llamado Timothy Edward Smith escribió y representó otro musical, con música y letra original, que también ha conseguido unos cuantos seguidores y que ha inspirado unos interesantes homenajes en YouTube.
 Pero éste siempre ha tenido un algo especial.



Para los puristas, es un recordatorio de cómo se veía Star Wars antes de las ediciones especiales, las precuelas y los DVDs.
Para los nuevos fans, es sencillamente la cosa más surrealista del mundo.

No hay comentarios: