Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

1 ago. 2016

PASTEL DE PERA CON LAVANDA El hombre mágico........................................... Jordi Costa

El largometraje reformula la historia de un personaje con síndrome de Asperger como una suerte de ser mágico capaz de transformar el destino de quienes le rodean.

Fotograma de la película francesa 'Pastel de pera con lavanda'.
Quinto largometraje como director del prolífico guionista Éric Besnard, Pastel de pera con lavanda se cierra con un rótulo en el que se lee: Basado en un cuento de hadas real.
 El rótulo encierra una paradoja y probablemente funcione también como una falsa pista, porque el cineasta, lejos de transformar en relato cinematográfico una historia real, lo que intenta ahí es dar fe de la exhaustiva labor de documentación sobre el autismo que, en colaboración con su propia esposa psicóloga, le sirvió para construir el personaje que encarna Benjamin Lavernhe: un enigma con síndrome de Asperger que el relato reformulará como una suerte de hombre mágico capaz de transformar las miradas —y de paso, el destino— de quienes le rodean.

En Pastel de pera con lavanda, una granjera viuda que intenta defenderse del acoso de los bancos vendiendo merveilles (el dulce del título) en el mercado local colisiona (literalmente) con Pierre, un tipo entre la gelidez de la base de datos andante y el desvalimiento del niño perdido que acabará definiéndose como su improbable interés romántico.
 Besnard invierte un cierto esfuerzo en que el sentimentalismo no se desborde, pero no logra camuflar que lo que está ofreciendo responde, punto por punto, a ese modelo de película balsámica, tranquilizadora y empeñada en no buscarse problemas —y en no planteárselos al público— que el reciente cine francés está explotando hasta el agotamiento.
Besnard intenta hacer una película sensorial, pero cae en ese modelo de imagen que linda con la cursilería publicitaria de un anuncio de yogures o de esa miel industrial que se disfraza de miel de aldea.
 En ocasiones, la cámara sigue la mano de Pierre sobrevolando los tallos de ese edénico entorno campestre, redundando en uno de esos tópicos visuales que necesitarían de otro tipo de talento para ser redimibles.

 

La familia del ‘pianista’ de Polanski gana un juicio por difamación

La escritora Agata Tuszynska, que sugirió en un libro que el personaje real del filme pudo colaborar con los nazis, deberá publicar sus disculpas.

Un momento de la película 'El pianista', del director Roman Polanski.
La familia de Wladyslaw Szpilman, el compositor polaco retratado en la película del director Roman Polanski El pianista, ha ganado un juicio de apelación por difamación contra la escritora de un libro que acusaba a Szpilman de haber colaborado con los nazis, según informa el hijo del músico.

Un momento de la película 'El pianista', del director Roman Polanski.
La familia de Wladyslaw Szpilman, el compositor polaco retratado en la película del director Roman Polanski El pianista, ha ganado un juicio de apelación por difamación contra la escritora de un libro que acusaba a Szpilman de haber colaborado con los nazis, según informa el hijo del músico.

En vista de la decisión, que fue tomada por la Corte de Apelación de Varsovia el pasado viernes, tanto la autora, Agata Tuszynska, como la editorial que publicó su libro, titulado Wiera Gran, el acusado, deberán publicar sus disculpas en un plazo de 15 días y retirar los pasajes afectados de las posibles futuras ediciones de la obra.
En el libro, Tuszynska citaba a la cantante judía de origen polaco Wiera Gran, que acusaba a Szpilman de haber formado parte de la policía judía en el gueto de Varsovia. Sin embargo, estas observaciones de la cantante no parecen tener confirmación real.
Superviviente del Holocausto y conocida dentro del gueto, Wiera Gran fue también víctima de acusaciones que la nombraban aliada de los nazis después de la guerra.
 El Comité de Judíos Polacos en el que fue acusada terminó por absolver el caso y la cantante nunca recibió exoneración por parte de sus acusadores
. Como consecuencia de estas alegaciones, la cantante se vio obligada a emigrar a Israel y después a Francia
. Allí, sufrió de Alzheimer hasta su muerte en París en el año 2007.
Andrzej Szpilman, hijo del cantante, ha expresado su satisfacción con la sentencia del pleito, recordando el que llevó a cabo su familia en Alemania hace tres años:
 “Este juicio permitirá mejorar los estándares éticos en Polonia y cuestionará la noción mal interpretada de la libertad de expresión”.
La escritora polonesa ha comentado que “una vez más, le cerramos la boca a Wiera Gran”, y ha pedido disculpas por ello, según informa el diario Gazeta Wyborcza.
La decisión de la Corte de Apelaciones es definitiva, incluso si los partidos tienen derecho a una casación ante la Corte Suprema.
Wladyslaw Szpilman, pianista reconocido en su país natal, murió en Varsovia el 6 de julio del año 2000
. Su éxito mundial se debió a la célebre película del director polaco Roman Polanski, El pianista, basada en la autobiografía de Szpilman y ganadora de tres premios Oscar en 2003, uno de ellos gracias a la interpretación del actor norteamericano Adrian Brody, quien interpretaba al pianista.


 

Por qué es improbable que te muerda un tiburón como el de Elche....................................María Sánchez Sánchez

"Que una tintorera muerda a un humano es poco habitual", explica Claudio Barría, especialista en tiburones del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona.

Si te echaste a temblar cuando leíste el pasado 29 de julio que un tiburón había mordido en la mano a un hombre de 40 años en una playa de Elche (Alicante), puedes estar tranquilo.
 O al menos relativamente tranquilo porque a pesar de la espectacularidad del suceso, -y las comparaciones que puedan hacerse con la famosa película de Steven Spielberg-  en España, en los últimos 30 años, apenas ha habido tres o cuatro casos confirmados de incidentes con humanos.

El escualo de Elche no fue localizado, pero según informaron desde el Ayuntamiento, todo indicaba que se trataba de una tintorera. 
En Verne hemos hablado con un experto en tiburones y esto es lo que nos ha explicado sobre esta especie:
¿Es habitual encontrarse con un tiburón en el Mediterráneo?
"El 7% de la biodiversidad mundial de elasmobranquios -tiburones y rayas- se encuentra en el Mediterráneo", cuenta a Verne por teléfono Claudio Barría, especialista en tiburones del Instituto Ciencias del Mar de Barcelona.
 "Pero es importante saber que de esa biodiversidad la mitad está en amenaza de extinción".
 En el caso de la especie que se cree fue vista en Elche, la tintorera (Prionace glauca) las probabilidades de avistamiento son bastante altas porque, explica Barría, "de los tiburones pelágicos, los que nadan activamente y hacen migraciones, es el más abundante".

El verano pasado, las tintoreras ocasionaron que se cerrasen varias zonas de baño en las playas del levante
. Sin embargo, que las veamos más durante el estío no significa necesariamente que frecuenten más las costas en esta época.
 "Las tintoreras son oceánicas, viven en mar abierto.
 Las crías pueden ser las que más se acerquen, generalmente, en el verano, pero también es cierto que coincide que en esa época hay más gente en la costa que pueda verlas".
 Además, explica Barría, "la información sobre la presencia de esta especie en el Mediterráneo es muy escasa.
 Es importante tenerlo en cuenta". 
Un incidente muy aislado
Según el especialista "no es habitual que ocurra esto y no se trataría de un ataque".
Y explica por qué: "Esta especie, en el Mediterráneo no supera los 3 metros cuando son adultos, pero tiene una dentadura muy potente
. Si este animal te quisiera atacar no saldrías solo con una mordedura en la mano.
 Lo apropiado es hablar de mordidas exploratorias que hacen, por ejemplo, para ver si lo que está flotando en el agua es un alimento o no.
Otra posibilidad es que se trate de un acto reflejo que realiza al sentirse amenazado".
Detalle de las heridas que ocasionó el tiburón en Elche
Según los datos recogidas por la web International Shark Attack Files, que recopila este tipo de casos, entre 1847 y 2012 en España solo se habían producido tres incidentes con heridos.
 Dos tuvieron lugar en las costas del Mediterráneo y un tercero en el mar Cantábrico.
Para Barría lo que sucedió en Elche es muy extraño - "es poco habitual"- porque no hay ningún caso previo de mordedura por tintorera confirmado.
 "Por las heridas que he visto en las fotos publicadas", comenta, "es muy probable que haya sido un tiburón, porque las heridas son alargadas y los tiburones desgarran de ese modo, pero en la foto no se alcanzan a ver las distintas filas de dientes que tienen".
Cómo actuar si nos encontramos con uno
"Es muy poco probable que se acerquen a ti", recalca Barría, "pero algunos tiburones son curiosos. Generalmente se asustan más ellos que nosotros porque, como decía, están acostumbrados a vivir en mar abierto".
 Pero en el caso de avistar uno en el agua lo aconsejable es alejarse con tranquilidad. 
"Hay que pensar que el tiburón es un animal salvaje, así que lo mejor es retirarse con calma y esperar a que se aleje".
Cuando el pasado mes de abril un surfista grabó a un escualo frente a la playa de gaditana de Bolonia, la delegación de Medio Ambiente de Andalucía explicó a Verne que "aunque no es normal, tampoco es raro" avistar tiburones en las costas gaditanas.
 En caso de encontrarse con uno la recomendación que nos daban desde la delegación es llamar siempre al 112 porque "son los que activan el procedimiento a seguir, tanto si el tiburón está varado en la arena como si está en el agua".
La importancia de los tiburones en el ecosistema marino
Más allá de lo anecdótico, al especialista en tiburones del Instituto Ciencias del Mar de Barcelona quiere incidir en que estos animales cada vez son menos en el mar.
 "Cada año se matan más de 100 millones de tiburones en el mundo.
 Y precisamente una de las especies que más se mata es la tintorera", cuenta Barría. "Su presencia es muy importante en el ecosistema marino, porque son unos de los encargados de regular la cadena alimentaria.
 Si no contamos con ellos el equilibrio ecológico puede verse seriamente dañado".
Para Barría este tipo de incidentes lo que deben recordarnos es "que en el mar hay vida.
 Hoy es un tiburón, pero otro día puede ser una medusa u otro animal.
Son accidentes que se producen cuando interactuamos en un medio que no es el nuestro", concluye.


 

Amazon o el éxito del caos organizado.......................................................... Laura Delle Femmine

Los pedidos del nuevo servicio ultrarrápido se gestionan en un almacén de 2.000 metros cuadrados.

Almacén de Amazon Prime Now en Madrid. JAIME CASAL
Un cubo de hormigón cualquiera, en una esquina como otra de un barrio residencial de Madrid, esconde un negocio revolucionario
. Dos grandes persianas metálicas, a escasos metros una de la otra, se abren en el lado izquierdo de la fachada.
 A ritmo discontinuo, engullen y escupen furgonetas blancas y jóvenes en bicicleta. Unos hombres gesticulan y dirigen el tráfico para evitar choques
. Un poco más allá, a la vuelta, se entrevé una pequeña puerta azul eléctrico empotrada en el cemento.
No hay logos ni insignias: Amazon huye de los detalles chillones.
 Por lo menos en la estética, el gigante estadounidense del comercio electrónico prefiere ser discreto. Esta regla también se aplica a su nuevo almacén madrileño, ubicado en el barrio de Legazpi y destinado a gestionar los pedidos de sus clientes más impacientes, los usuarios de Prime Now, su rompedor servicio de entrega ultrarrápida que empezó a funcionar la semana pasada en la capital y en 21 localidades aledañas.
“Esta primera semana ha sido muy buena”, dice Camille Bur, responsable de Prime Now en España. Con este servicio, disponible solo para clientes premium, es posible recibir la mercancía en menos de una hora —con un pedido mínimo de 19 euros— todos los días desde las ocho de la mañana hasta la medianoche.
 El coste de envío, de 5,90 euros, se reduce a cero si el usuario está dispuesto a esperar más de 60 minutos.

Las 18.000 referencias a disposición del cliente están distribuidas en una superficie de 2.000 metros cuadrados, en lo que Bur define como un almacén urbano, “especialmente diseñado y ubicado para ofrecer un servicio de entrega ultrarrápida”. 

Explica que sus dimensiones son reducidas respecto al centro logístico de amazon.es en San Fernando de Henares (Madrid) —recientemente ampliado a 75.000 metros cuadrados—, al tratarse de un centro mucho más dinámico por tipo de producto y servicio.

 Además de ofrecer artículos como libros o electrónica, el surtido de Prime Now incluye alimentos frescos, como frutas y verduras, y congelados, almacenados en cámaras refrigeradas y entregados en bolsas térmicas.

Detrás de la puerta de entrada, en la zona de descarga, una decena de los 100 trabajadores del almacén mueven los productos que los proveedores consignan casi a diario.

 Cuando Amazon lanzó su sistema de entrega en un día, en 2014, Madrid ya se había distinguido por su favorable acogida, recuerda Bur. 

Ahora, es la cuarta ciudad en Europa continental en ofrecer Prime Now.

Criterio aleatorio 

En la nave, los productos están separados en tres macrocategorías —alimentación, alimentación animal y productos no alimentarios— y colocados sin ninguna lógica aparente.
 “Hablamos de caos organizado”, comenta Bur, con una sonrisa que rezuma seriedad.
 Por esta razón, un voluminoso bote de proteínas convive con unas botellas de tinto de verano en un mismo estante. “Así es más rápido encontrar las cosas; el almacén funciona con un algoritmo muy potente”.
 Esta es la verdadera fuente de éxito de la empresa, una de las primeras cinco fortunas del índice S&P 500, y que debe permanecer, obviamente, top secret.

 

Varios trabajadores trotan por los estrechos pasillos tirando de un carrito. 
Sin titubeo alguno, colocan los pedidos de los clientes en unas bolsas, tras escanear cuidadosamente con una pistola cada producto. 
“El sistema dice exactamente qué hay que recoger y dónde está”, explica Bur.
 Los pasadizos están codificados y las baldas señalizadas con pegatinas de diferentes colores. 
Cada bolsa, a su vez, tiene un código de barras.
 “Puede que hagan falta cuatro personas para un mismo encargo”, elucida Bur.
 Esto ocurre porque los pedidos no se gestionan por cliente, sino por categoría —en este caso, se distingue entre productos a temperatura ambiente, congelados, refrigerados y artículos grandes— y se “consolidan” solo antes de llegar a los repartidores, tras haber sido separados en función de la franja horaria de entrega.
El estado de cada orden está resumido en una pantalla ubicada justo al lado de la puerta de salida, donde furgonetas y bicicletas eléctricas están listas para zarpar
. El servicio de entrega está externalizado y encomendado a Seur e Instapack. José Carlos, a bordo de su bici, ya había realizado tres entregas al medio día.
 Su recorrido más largo le llevó 25 minutos. “Tuve que ir hasta el Bernabeu”, se justifica.