Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

31 may. 2019

Bella Chagall.............................................. Estrella de Diego.

La escritora bielorrusa retomó al yidis, una lengua que había abandonado en favor del ruso, para narrar sus recuerdos con toda la verosimilitud que la ceremonia del regreso permite.

Óleo de 1917 titulado 'El paseo', en el que el autor bielorruso se retrata junto a su mujer, Bella. La obra fue expuesta en 2016 en el Museo Ruso de Málaga.
Óleo de 1917 titulado 'El paseo', en el que el autor bielorruso se retrata junto a su mujer, Bella. La obra fue expuesta en 2016 en el Museo Ruso de Málaga.
Hay veces en que, a punto de perderlos para siempre, los recuerdos nos asaltan impertinentes y, con ellos, la necesidad del regreso. Entonces hablamos en lenguas olvidadas y con personas que se fueron.
 Y volvemos a allí: a hace tiempo. Es una ceremonia que, como cada ensayo autobiográfico, requiere fortaleza de ánimo y la conciencia inclemente de saberse lejos sin remedio; es un juego de espejos que nos catapulta hacia nuestra historia pasada, a los detalles y la sensaciones pretéritas. En ese momento, las palabras empiezan a fluir, se despiertan del letargo de los años. Nuestra madre nos agarra fuerte de la mano —impide que escapemos— y el bullicio acolchado de otros niños imaginarios resuena en vacío.
 La vuelta desleída, premio de consolación, nos reconforta por un instante.
A mediados de la década de 1940, Bella Chagall, esposa del conocido pintor de origen bielorruso, decide servirse de la escritura para regresar a su pasado; el pasado de tantos que como ella han tenido que abandonar su casa precipitadamente. 
 El libro habla de los muchos exilios: el de su ciudad natal Vitebsk, invadida por el Ejército nazi; el de su niñez, sus seres queridos y la vida como solía ser, borrados. 
“Mi antiguo hogar ya no existe. Todo se ha desvanecido. Incluso ha muerto”, escribe en el prólogo de Velas Encendidas, traducido al español por Rhoda Henelde y Jacob Abecasís y publicado por Mishkin Ediciones.


Por eso, cuando Bella Chagall decide escribir sus recuerdos de infancia y adolescencia en yidis, la lengua abandonada tras emprender los estudios de Filosofía y Letras en Moscú, la lengua incluso excluida entre la comunidad judía en Rusia, pone en marcha cierto regreso al pasado de una intensidad e inmediatez conmovedoras. 
La escritora retoma su voz de niña, de adolescente, en una vuelta que solo puede ocurrir en la primera lengua que se aprende; la que cuenta el pasado con toda la verosimilitud que la ceremonia del regreso permite; tienen razón los psicoanalistas al decir que solo se puede recordar y recomponer desde esa lengua materna.
Sin embargo, no son los únicos olvidos de los cuales habla el libro; el pasado y la primera lengua, subrayados por el exilio.
 El libro evoca también la omisión de tantas mujeres que vivieron a la sombra de sus maridos —“los grandes genios”— y que han buscado sus propios espacios de reflexión en la escritura autobiográfica, modesta; esa que, pese a todo, se hace en sus voces universal porque, al fin y al cabo y de un modo u otro, todos vivimos en la carencia.

 

“La vida no puede ser trabajar toda la semana e ir el sábado al supermercado”

El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga, que acaba de publicar un libro, confiesa que su cargo más importante es el de profesor en la universidad.


Las excavaciones en el yacimiento de Atapuerca en Burgos comenzaron a finales de los años setenta. 
En 1982 se incorporó el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga (Madrid, 1954), que codirige la Fundación Atapuerca junto a Eudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro, además de ser director científico del Museo de la Evolución Humana en Burgos. 
Poco después, comenzarían a descubrirse restos fósiles humanos que arrojarían luz sobre la historia de la humanidad.
En la actualidad cientos de miles de personas visitan cada año el yacimiento y el museo, que según Arsuaga proporciona modernidad e identidad “de la buena”. “El centro es un buen ejemplo de cómo hacer las cosas”, declara.
 
juan luis arsuaga
Juan Luis Arsuaga en la sede de la Fundación Gadea Ciencia en Madrid.
 

 

Además del descubrimiento de fósiles, el científico se siente especialmente orgulloso de su participación en la creación del parque nacional de la Sierra de Guadarrama en Madrid en 2013. “Es lo más importante que he hecho en toda mi vida, incluso más que descubrir fósiles”, revela.
Junto a la publicación de su último libro Vida, la gran historia, el investigador ha sido nombrado recientemente presidente de la Fundación Gadea Ciencia con un objetivo: “Que la fundación se convierta en algo útil para la sociedad”. 
Pero para el paleoantropólogo, su cargo más importante es el de docente en la Universidad Complutense de Madrid.
Pregunta. ¿Se imaginó en algún momento qué hallazgos podrían producirse en Atapuerca?
Respuesta. No se podía imaginar y, de hecho, cada año sorprende. Lo mejor que puede ocurrir en un proyecto científico es que te sorprenda. 
Si no lo hace es que ya ha agotado sus potenciales.
P. ¿Y qué es lo que más le ha sorprendido a lo largo de estos años?

R. El hallazgo de tantos fósiles humanos es obviamente lo más importante en mi trabajo, pero en estos años han ocurrido cosas en Atapuerca y en la ciencia, como los análisis genéticos, con los que nadie contaba y ni siquiera imaginaba. 
Ahora tenemos estudios de ADN de hace 400.000 años. Ha sido una sorpresa para todo el mundo.
 En Atapuerca lo más importante ha sido el gran número de hallazgos de restos humanos, que aparecen más que en ningún otro sitio, aún más que en el resto de sitios juntos.
P. ¿Por qué se eligió el yacimiento de Atapuerca?
R. Es una historia que se parece a cualquier otra en el mundo de la ciencia. 
Uno tantea diferentes posibilidades, explora líneas, vías, algunas parecen más interesantes y ahí se pone más esfuerzo, se progresa y se obtienen resultados.
 Entonces se invierte más. La historia de Atapuerca no es el resultado de una intuición genial. En realidad Atapuerca no empezó a dar resultados hasta el año 1992, cuando se hizo el primer gran hallazgo.
 Pero los comienzos fueron muy duros, como lo son para un astrónomo, un biólogo molecular o un botánico. Al principio es una rueda que gira muy despacio. 
La ciencia tiene un método común. No hay tanta diferencia entre estudiar terremotos y buscar fósiles.
 Consiste en explorar lo desconocido y nadie sabe cómo hacerlo.
P. A pesar de trabajar con lo desconocido, ¿piensan en lo que sí podrían descubrir?
R. No, pero excavamos donde ya sabemos lo que hay. 
Estos yacimientos son para obtener más de lo mismo. Y luego está lo desconocido.
 Hay mundos nuevos que son los fascinantes y los ya conocidos que todavía se pueden conocer mejor.
 En Atapuerca tenemos eso, los mundos ya conocidos y otros que no conocemos bien.

P. Pero luego hay hallazgos, como el de una mandíbula en Israel que reescriben lo que ya sabíamos…
R. Bueno, no hay que hacerles tanto caso a los autores… Hay que matizar.
 A veces me preocupa cuando se dice que un hallazgo obliga a reescribir la evolución humana.
 Sería un desastre.
 Es como si antes no hubiéramos sabido nada.
 Si descubriéramos una nueva ciudad romana, ¿cambiaría todo lo que sabíamos sobre los romanos? ¡Hombre, no, estaría bueno! Se iluminan ciertas épocas o momentos de la evolución humana, pero sin pasarse.
“En contra de lo que se piensa, la ciencia es sumamente cautelosa y conservadora. Las publicaciones científicas son muy sobrias”
P. Aunque habrá veces que sí sea el caso…
R. Sí, es verdad que a veces se producen descubrimientos que no cambian lo que ya se sabía, pero que amplían el conocimiento.
 Por ejemplo, en el año 1994 se pensaba que Europa había sido poblada hace medio millón de años, pero ese mismo año encontramos fósiles humanos en gran abundancia de hace 900.000 años.
 Es decir, 400.000 años más antiguos. Eso es como llegar a un continente desconocido, pero el descubrimiento de América no cambió Asia o Europa, simplemente añadió algo.
 La ciencia crece.
 
juan luis arsuaga
Juan Luis Arsuaga en la sede de la Fundación Gadea Ciencia en Madrid.

P. En cuanto a la pieza de maxilar hallada en Israel, su descubrimiento fue suficiente para determinar que el Homo sapiens salió antes de África. ¿Cómo es posible?
R. Es como encontrarse un reloj en un templo azteca. ¿Qué dirías? Esto es muy fuerte. 
Solo un reloj lo cambia todo. ¿Cómo pueden saber que hacían tecnología avanzada? Hombre, si hacían relojes… Hay casos que son obvios.
 Hay noticias que obligan a revisar muchas cosas. 
En realidad no aparecen relojes, sino perfeccionamientos o ampliaciones de lo que sabemos. 
En contra de lo que se piensa, la ciencia es sumamente cautelosa y conservadora. Las publicaciones científicas son muy sobrias.
P. ¿Por qué nos atrae tanto la antropología?
R. Porque nos interesan nuestros orígenes. Solo hay dos explicaciones: la religión y la ciencia. 
La gente quiere saber de dónde viene y por qué estamos aquí. Se suele decir que las tres preguntas de la filosofía vasca reflejan al ser humano: ¿quiénes somos? ¿De dónde venimos? y ¿Adónde vamos a ir a comer? Pero además tenemos preocupaciones intelectuales: ¿qué hacemos aquí? ¿Qué nos ha creado? 
Hay quien busca una explicación religiosa, mística o extraterrestre, pero todo el mundo necesita saber por qué está aquí.
 Esa pregunta, inherente al humano, es la más importante que uno se puede hacer.
 Una vez que solucionas el tema de la comida, lo siguiente es eso [risas]. 
Los niños que nazcan en los próximos milenios van a hacerse la misma pregunta.
P. Y en realidad nunca se contestará del todo… ¿o sí?


R. La religión da una explicación falsa y los científicos lo explicamos.
 La felicidad personal de cada uno se la busca cada cual.
 Pero si quieres saber de dónde venimos, yo te lo explico. Si quieres saber por qué estamos aquí, yo te lo explico…
“Hay quien busca una explicación religiosa, mística o extraterrestre, pero todo el mundo necesita saber por qué está aquí”
P. No sé si preguntárselo [risas]... ¿Por qué estamos aquí?
R. Mi nuevo libro va justamente sobre eso. 
La evolución, desde el origen del cosmos hasta el origen de la vida, pasa por diferentes umbrales: la aparición de la Tierra, la vida en ella, las células complejas, la conciencia, la mente simbólica, el pensamiento abstracto, etcétera.
 Cada uno de esos pasos pudo o no haberse realizado. A lo mejor no era necesario que ocurrieran o quizá eran inevitables.
 La pregunta es si la historia de la vida y la historia humana tienen una dirección, una flecha.
 El propio lector, con la información que le doy, decide si cada paso es algo que tenía que suceder o pudo no haber ocurrido nunca.
P. ¿Así que el lector se responde a sí mismo?
R. Sí, le dejo que decida por sí mismo.
 El lector es tan inteligente que puede llegar a sus propias conclusiones. 
Así yo no me hago responsable de la filosofía de los demás. 
Yo aporto todas las informaciones sobre lo que han pensado los diferentes genios. 
Yo cuento lo que hay, doy mi opinión, y lo que han dicho los más listos sobre los diferentes pasos que nos han hecho llegar hasta aquí.
P. ¿Ahora mismo podría decirme a mí por qué estamos aquí?
R. Tú estás aquí porque tu padre y tu madre se acostaron una noche. Pero hay que buscar la explicación. Y eso está en el libro.
P. Pero cuanta más información tenemos, más complejo nos parece el mundo…
R. Es que es muy complejo y contradictorio…
 Los que intentan simplificar lo complejo son muy peligrosos. Si cogemos, por ejemplo, el código genético que tenemos, el ADN, ¿es el único posible? 
¿Podrían existir otros códigos genéticos? ¿Por qué tenemos este y no otro que podría ser mejor? ¿Por qué no?
P. Hablando de ADN, me viene a la cabeza el hallazgo de Denny, la hija de una neandertal y un denisovano.
 Con estos descubrimientos siempre sale a debate una pregunta recurrente: ¿Podrían ser Homo sapiens, neandertales y denisovanos la misma especie?
R. No, no lo somos. 
Ahora mismo, ¿tú estás hablando en español o en árabe?
P. Español, que yo sepa.
R. ¿Sabes que la palabra alcalde viene de ‘al-qadi’, de origen árabe? Pero no por eso es árabe lo que hablamos. 
Que tengamos palabras de origen árabe no convierte el español en árabe. 
Que tengas un 2% de genes neandertales no te convierte en una neandertal. En biología, como en las lenguas, todas las poblaciones tienen algunos genes de otras especies.
 Como no nos creó un dios, es esperable que las especies absorban genes unas de otras.
 Solo un creacionista podría pensar que las especies son puras, separadas y que no tienen contacto con otras.
P. Esas tres especies vivieron a la vez, pero solo compartimos un pequeño porcentaje de genes. ¿Es eso lo que nos distingue?
R. Tenemos genes de todas partes.
 Mira los españoles. Tenemos un montón de genes africanos y de las estepas. Mira los osos de Cantabria. 
Tienen un 2% de genes de osos de las cavernas.
 Es como si dijeras que el español fue creado por Dios como una lengua distinta del francés. 
En ese caso sí sería sorprendente que tuviéramos una palabra en común. 
Dios no se repite. Pero los idiomas son un producto de la evolución lingüística y, teniendo en cuenta que somos vecinos, no me sorprende que digamos cruasán aunque no seamos franceses, sino españoles.
 Ese mismo razonamiento aplícalo a la biología.
P. ¿Qué hay de los análisis genéticos que se venden ahora para conocer nuestro origen? Yo por ejemplo, que soy francesa, no tengo nada francés. Esto le habrá pasado a mucha gente.
 ¿Cómo se lo explicaría a esas personas?
R. Es que lo francés no existe, es un concepto político.
 Realmente no existen el gen francés ni el vasco. Son en realidad diferentes proporciones o mezclas.

P. Centrándonos en España, ¿con qué obstáculos se enfrentan la antropología, la arqueología y la paleontología?
R. Como decía Groucho Marx, ¿comparado con qué? Si lo comparamos con Argelia, pues vamos bastante bien.
 Si lo comparamos con Francia o Italia, ya vamos bajando. Pero se ha progresado. Tenemos un patrimonio inmenso y lo tenemos que saber contar. Hay que invertir. 
Las instituciones deben saber que esto es una industria o un recurso económico, en todo caso. Esa es la lucha que tenemos. 
Hay trabajo que hacer.
P. Si la gente lo supiera, ¿cree que afectaría a los nacionalismos?
R. En principio, no tendría por qué. Que tengamos genes distintos no debería cambiar nada.
 El nacionalismo actual es más cultural.
 ¿Sabías que el apellido más común de Cataluña es Fernández, por ejemplo? El nacionalismo renunció hace tiempo al componente biológico y ahora se basa en la cultura.
 Utilizan otros elementos para definir la identidad. Ya puestos, yo no soy nacionalista y mi familia es vasca y vascoparlante.
P. En parte, conocer nuestro pasado nos hace entender y valorar más nuestro presente, ¿no cree?
R. Sí, y nos hace más felices, espero. Aprendemos, disfrutamos, vivimos otras vidas.
 Yo siempre digo que la vida no puede ser trabajar toda la semana e ir el sábado al supermercado.
 Eso no puede ser. Esa vida no es humana. Tiene que haber algo más pero aquí, en esta vida.
 Y esa otra cosa se llama cultura.
 Es la música, la poesía, la naturaleza, la belleza… Es lo que hay que apreciar y disfrutar porque, si no, esto es una mierda.
P. Nuestros antepasados seguramente sabían apreciar mejor la vida...
R. Hombre, claro. No trabajaban toda la semana ni iban el sábado al supermercado.
P. ¿Qué hemos hecho mal entonces?
R. Alguna cosa hemos hecho mal, pero aún estamos a tiempo. Tenemos a Mozart.
 No está mal. Apreciar la belleza es una cuestión de educación y sensibilidad. 
Busque lo que es bello en la vida. Hay mucha belleza.

El ‘huracán Pantoja’ es un fenómeno de audiencia imbatible

La edición de 'Supervivientes' con la tonadillera regala a la cadena su mejor mayo en años.

Isabel Pantoja, en la isla de 'Supervivientes'
Isabel Pantoja, en la isla de 'Supervivientes'

Para cuando acabó el año, Supervivientes seguía entre los temas más buscados en Google en España en todo 2018. Estaba en la mitad superior de la lista.

 Fue un fenómeno en toda regla en una época en la que la televisión generalista debíá estar renqueando ante las plataformas.

 Se analizó, juzgó y, casi si excepción, se le encontró el mismo problema: qué milagro hacía falta para repetir la jugada en 2019. Mediaset lo obró el pasado 9 de abril, cuando anunció que Isabel Pantoja, la legendaria tonadillera e inaccesible superestrella del corazón, participaría en el concurso (para hacer frente a sus deudas). 

Dos semanas después, Pantoja saltaba en directo del helicóptero al mar de Cayo Cochinos (Honduras), para llegar a nado a la isla en la que se desarrolla el concurso.

 Empezaba la nueva edición. Y una nueva era en los informes de audiencias de Telecinco.

 

Aquel fue el mejor estreno de la historia del programa: más de cuatro millones de espectadores lo vieron.
 Un mes después, el mismo canal que cerró abril con una media de cuota de pantalla del 14,1% lo hace ahora con un 15,3%. 
Su viejo rival, Antena 3, sin sufrir ningún bajón reseñable (de un 11,7% ha pasado a un 11,5%) ahora se encuentra a prácticamente cuatro puntos de distancia.
 Es la posición más favorable en la que se ha visto Telecinco desde 2011 (descontando los eventos deportivos).
También Cuatro, la otra cadena de Mediaset que emite Supervivientes, ha disfrutado el empujón del huracán Pantoja: ha experimentado su mayor subida de todo el año, de un 5,1% de cuota de pantalla al 5,4%.
 El pasado martes, esta cadena tuvo su mejor noche de 2019: un 22% de cuota y 2.440.000 espectadores (3.611.00 durante su minuto de oro, a las 22.45 peninsulares). ¿El programa que estaban emitiendo? Supervivientes.
El reality que parecía condenado a ser hermano pequeño de 2018 es, por ahora, una bomba atómica. 
Es el formato más visto en Telecinco: atrae a diario a unos 3.292.000 espectadores (una media de 30,9% de cuota de pantalla, diez puntos más que el año pasado). 
El arranque de las galas de los jueves —lo que Telecinco llama Supervivientes Express— va más allá: lo ven 3.509.000 espectadores (la cuota de pantalla es, eso sí menor, un 20,2%). Incluso cuando, el pasado domingo, Telecinco emitió el programa de forma normal en lugar de dejar hueco a los resultados electorales, también superó en número de espectadores a los especiales de la competencia durante el prime time.
La buena salud de Telecinco no solo proviene del reality. Los dos estrenos de ficción del mes también han salido bien: la decimotercera temporada de La que se avecina ha logrado un 19% de cuota (2.616.000 espectadores) de media y Brigada Costa del Sol (11,7% y 1.619.000). 
Y en este sentido, Antena 3 ha estado compitiendo desde el extremo opuesto: estuvo emitiendo 45 revoluciones, una serie cuyos últimos dos capítulos arañaron un 2,6% y 2% de cuota de pantalla respectivamente. 
La cadena de Atresmedia mantiene el tipo, sin embargo, por a tener el programa diario más visto, El hormiguero, y porque su actual secuela de La Voz, La Voz Senior, ha arañado un robusto 15,2% de cuota (2.200.000 espectadores)
Salvo en verano y algunas navidades, cuando afloja su oferta estratégicamente, Telecinco es líder de audiencia en la televisión generalista española ininterrumpidamente desde marzo de 2012 (antes de eso, llevaba alternándose en el el puesto la La 1 desde mayo de 2004). Su fórmula —tener siempre un gran reality en emisión que vertebra su parrilla y usar su lógica interna para crear eventos que atraigan al espectador— lleva ya décadas de rodaje. En ese sentido, su liderazgo no es noticia. 
Sí lo es, sin embargo, la capacidad que tiene esa fórmula de seguir dando resultados; la manera en la que la cadena sabe ajustarse a los tiempos de plataformas, ficciones y streaming; y la resistencia del público a otros modelos.

El último reclamo de Michael Douglas para vender su casa de Mallorca

El actor, que puso la villa en el mercado en 2014 y ha rebajado su precio hasta los 28,9 millones de euros, pone voz a un anuncio publicitario sobre su exclusiva propiedad.

Michael Douglas, en Nueva York, el pasado 3 de mayo.
“Mi vida ha tomado un nuevo curso y es momento ahora de dejar que alguien más disfrute del privilegio y la aventura de S’Estaca, alguien que aprecie la belleza, la privacidad y las vistas inigualables”. 
Así promociona el actor norteamericano Michael Douglas las bondades de su finca mallorquina S’Estaca en un anuncio de la inmobiliaria de lujo que gestiona la venta de la propiedad y al que el protagonista de Wall Street ha prestado su voz.
 La finca fue adquirida por Douglas y su entonces esposa, Diandra Lucker, en 1989 y salió al mercado inmobiliario en 2014 por un precio de 50 millones de euros.
 Desde entonces, el actor ha rebajado su precio hasta los 28,9 millones de euros que solicita ahora para cerrar la transacción.
Para agilizar la venta de la propiedad, Douglas ha prestado su voz al vídeo promocional lanzado por la agencia inmobiliaria Engel & Volkers.
 El anuncio realiza un recorrido por las principales estancias de la casa y sus alrededores, mostrando las vistas al Mediterráneo y los terrenos plagados de vides y olivos en varias imágenes tomadas desde el aire. 
 “Tiene sus propios olivos y viñedos y una bodega para almacenar su propio vino” relata el actor, que también incide en que ha dejado su “propia marca” en el lugar reformando, desde hace 30 años, las estancias más viejas de la edificación.
 “Cuando vi S’Estaca en 1990 caí en su embrujo y compré la propiedad.
 Muchos de mis amigos han estado aquí y hemos disfrutado de momentos maravillosos” explica Douglas.

Finca a medias

La villa fue adquirida por el matrimonio Douglas a principios de los 90 por un precio de cuatro millones de euros, importe al que se sumaron los costes de la reforma.
 Cuando la pareja se separó 11 años después de comprar S’Estaca, acordaron que disfrutarían de la villa por turnos y que cada uno podría visitarla durante seis meses al año.
 A pesar de que tras el divorcio, Douglas ha pasado algunas temporadas en la isla, en los últimos años sus estancia san sido paulatinamente más breves y discretas.
 El actor y su actual mujer, Catherine Zeta Jones, fueron vistos juntos por última vez en la isla en verano de 2014, dando un paseo por el municipio de Valldemossa junto a sus hijos, Carys y Dylan.

Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas en Mallorca, en el verano de 2002.  Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas en Mallorca, en el verano de 2002.

En algunas ocasiones, Douglas ha mostrado su afición al cuidado de los viñedos de la finca en su cuenta de Facebook, fotografiando los terrenos con espectaculares vistas al mar.
 En verano de 2017 se publicó una fotografía en la que aparecía el espantapájaros que el actor tiene en el huerto de la finca y que lleva impresa la cara del presidente de Estados Unidos, Donad Trump, con una peluca rubia incluida. 
En julio de 2016 el artista publicó en sus perfiles en redes sociales varias fotografías con el actor alemán Til Schweiger, que también reside en la isla y fue a visitarle para hablar de la película en la que tenían previsto colaborar. 
Quien también hace uso de la finca los seis meses que le corresponden al año es la exmujer del actor, Diandra Lucker, que en julio del año pasado reunió a toda su familia en S’Estaca para celebrar la salida de prisión de su hijo mayor. Cameron Douglas cumplió siete años de cárcel por posesión de drogas y contrabando de estupefacientes y no fue hasta el pasado verano cuando obtuvo autorización para viajar fuera de Estados Unidos, a pesar de haber agotado el cumplimiento de la condena meses atrás. 
El hijo mayor de Michael Douglas pasó varios días en el lugar donde disfrutó de sus veranos de adolescencia junto a su mujer, su hijo recién nacido y sus hermanos por parte de madre. 
Quién sabe si la escena vuelve a repetirse en Valldemossa este verano. 

 

El hermano de Meghan Markle está en bancarrota y no tiene dónde vivir

Thomas Markle Jr. asegura que ser familia de la duquesa de Sussex ha hecho que cada uno de sus movimiento sean analizados: "No ha sido fácil que nuestras vidas se pongan patas arriba".

Meghan Markle en marzo en Londres y, a la derecha, Thomas Markle, en mayo en Filadelfia, EE UU.  

Meghan Markle en marzo en Londres y, a la derecha, Thomas Markle, en mayo en Filadelfia, EE UU. CORDON PRESS/GETTY
Todo lo que toca Meghan Markle se convierte en noticia. Y lo que no toca, precisamente por eso, también. 
Eso ha ocurrido ahora con su hermano, Thomas Markle Jr., que ha contado que ha perdido su casa y su trabajo y que tiene que vivir con su familia en una habitación de hotel. 
Todo ello citando, como no, a su archifamosa hermanastra y asegurando que no solo no le está ayudando a mejorar su vida, sino que precisamente ha contribuido a empeorarla.
A sus 52 años, Thomas Jr. asegura que ha perdido su trabajo y su casa y que, como no encuentra donde vivir, lleva dos meses en una pequeña habitación de un hotel del estado de Oregón junto a su prometida, Darlene, su hijo y sus dos perros.
 Lo ha contado él mismo en una entrevista con el tabloide británico The Sun. 
 Markle opina que el hecho de tener un apellido tan famoso ha hecho que nadie quiera alquilarle una casa, ya que se está viendo forzado a vivir "bajo un microscopio".
Estoy en el peor momento de mi vida", ha asegurando al Sun. "Vivir en una habitación de hotel diminuta le está pasando factura a Darlene y a su hijo, a todos nosotros.
 Y todo es porque mi vida de repente se ha visto catapultada al ojo público, sin que fuera por mí". 
Thomas Markle hijo asegura que "cada movimiento" que hacen él o su familia es analizado.
 "Se ha dicho mucho de mí, verdadero y no verdadero, así que nadie quiere darme un hogar o un trabajo. Es duro aceptarlo, sobre todo cuando yo nunca lo he pedido". 

Samantha Markle en Londres, en octubre de 2018. 
Samantha Markle en Londres, en octubre de 2018. GTRESONLINE
Según explica el hermanastro de la duquesa de Sussex, sus problemas empezaron a principios de año, cuando enfermó.
 Al no poder continuar sus labores como cristalero y su casero —que también ha concedido algunas entrevistas explicando que Markle le debía dinero y había provocado daños en su propiedad, algo que él niega— le echó. Tuvieron que ir a juicio. 
"De repente, todas las cadenas locales hablaban de que me habían condenado y de que había dejado la casa destrozada, pero todo es mentira", afirma él, que asegura tener fotos de la propiedad y que esta quedó perfecta. 
"Se ha aprovechado de quién era yo, lo usó contra mí y me hizo parecer un tipo malo", se defiende.

El estadounidense asegura que algo así no le había pasado "jamás": "El problema es que me conocen como Thomas Markle, el hermano loco de Meghan.
 He pasado de ser una persona privada a que se sepa todo lo que he hecho en mi vida". 
"La gente se cree que me estoy aprovechando de Meghan, pero estas son las cartas que me ha repartido la vida", afirma. Para él, esta es "una lucha por sobrevivir", en primer lugar, pero después es "una lucha para la familia Markle":
 "Espero que le enseñe a Meghan que tiene una familia aquí que quizá ha olvidado, pero que para nosotros no ha sido fácil que nuestras vidas se pongan patas arriba". 
 Según él, siempre ha tenido éxito en el trabajo y ha vivido de forma cómoda, pero eso ha cambiado: 
"No quiero hablar mal sobre Meghan, pero creo que esto se podría haber manejado mejor desde el primer momento".
Thomas Markle Jr. es hijo del primer matrimonio de Thomas Markle, padre de la ahora duquesa de Sussex, junto a Roslyn Loveless.
 Con ella tuvo a Thomas Jr. y a la polémica Samantha, con quien incluso ha viajado a Londres para tratar de encontrarse con Meghan. 
Samantha, de 55 años, lleva años atacando a su hermana y ha afirmado que lanzará próximamente dos libros de memorias para contar su versión acerca de cómo es su hermana, con quien no se ha criado ni apenas ha mantenido relación.
 Thomas, su padre, tampoco guarda relación a día de hoy con la duquesa.
 

 

Leonardo DiCaprio o la obsesión por las novias de menos de 25

El tiempo pasa para él… pero no para sus parejas. El actor nunca ha tenido una relación con alguien mayor de 25 años.

  Bridget Hall (1994) Acababa de entrar en Hollywood, pero ya dejó claro que estaba más interesado en las modelos que en las actrices.

 Bridget tenía 20 años cuando inició su relación con Leo; el actor, 17.

novias leonardo dicaprio

novias leonardo dicaprio 

 Kristen Zang (1996-1997) Los dos tenían 22 años. Leo se acababa de convertir en el Romeo de la Generación X gracias a Romeo + Julieta. Es la pareja de la nivelación.

 Fue la última vez que salió con alguien de su quinta…

 

Foto: Getty

Amber Valletta y Eva Herzigova (1998) Leo era “el rey del mundo”.
 O al menos, así se veía en Hollywood después del éxito de Titanic en 1998. A raíz de su relación con Valletta, el extraño comportamiento emocional de DiCaprio empezó a dar mucho que hablar: la vio en la portada de una revista y no descansó hasta que sus representantes le consiguieron su número de teléfono. 
Tanto ella como Eva eran ligeramente mayores que el actor (uno y dos años, respectivamente).
 A Eva la conoció durante el rodaje de El hombre de la máscara de hierro… el rodaje duró más que su relación.

novias leonardo dicaprio 
Gisele Bündchen (2000-2005) Unas feas acusaciones nunca demostradas durante el rodaje de La playa, relacionadas con el embarazo de su compañera de reparto Virginie Ledoyen, pusieron en guarda a un DiCaprio que, desde entonces, se volvería muy esquivo con la prensa. 
Pero cuando sales con la supermodelo más importante del planeta, es difícil ocutarlo. 
Iniciaron su relación cuando ella tenía 20 años y él 25. Con la brasileña se saltó la regla de las sub 25… por pocos días.
 Tras cinco años de noviazgo anunciaron que su relación había finalizado. 


novias leonardo dicaprio 
Bar Refaeli (2005-2011) Con la israelí, las distancias ya empezaban a ser considerables. 
Él tenía 31 años y había iniciado su obsesiva carrera por obtener un Óscar de la mano del veterano Martin Scorsese.
 Ella tenía 20 y una personalidad muy acusada. 
De hecho, Refaeli le introdujo en la política israelí –le presentó al presidente Shimon Peres– y despertó en el actor un activismo hasta entonces desconocido, que le llevaría a apoyar a Obama en 2008. Dicen que el motivo de la ruptura fue que Leo prefirió irse de parranda con sus amigotes que acompañar a la supermodelo a la Gala Met.
 Conociendo a Leo, puede que el hecho de que Reafeli tuviera ya 25 años también pesara lo suyo.  

 
novias leonardo dicaprioBlake Lively (2011) La única de la lista que se dedica a la interpretación y no a la pasarela. La hoy feliz mujer de Ryan Reynolds mantuvo con él una breve pero intensa relación. 
Blake tenía 23 años y DiCaprio, 37. Por lo que cuentan, su gran cita fue en el lugar favorito de la joven Blake: Disneyworld.

Foto: Getty

/  Erin Heatherton (2012) y Toni Garrn (2013-2014) ¿Cómo prevenir la tan temida crisis masculina de los 40? Ponga una joven en su vida… o dos. 
Y si son modelos, mejor que mejor.
 Erin tenía 22 años y Toni 20 cuando sus vidas se cruzaron con las de un Leo que empezaba a casi doblar en edad a sus parejas. Erin era modelo de Victoria's Secret, una de las debilidades de DiCaprio y se conocieron en Australia durante el rodaje de El gran Gatsby. Con Toni, de nuevo se rumorea que le separó la aversión al compromiso.


Foto: Getty

Kelly Rohrbach (2015) y Nina Agdal (2016) Superados los 40, la pauta se mantuvo inamovible: jóvenes y modelos. Kelly tenía 25 y Nina 24. Esta última era otro ángel de Victoria's Secret, claro.
 La danesa se pegó una buena rajada de su ex, acusándole de inmaduro cuando se les gastó el amor.  

novias leonardo dicaprio 

Camila Morrone (2018-) Argentina, modelo e hijastra de Al Pacino, Leo lleva dos años de relación con esta joven a la que conoció a sus tiernos 21 años cuando él tenía ya 44 'castañas'.
 A Camila le quedan, por lo tanto, menos de cuatro años para demostrar si la implacable Ley de las sub 25 también acaba con su relación.

30 may. 2019

Las joyas del Prado cobran vida


'El Prado: belleza y locura', de Rino Stefano Tagliafierro.

Las joyas del Prado cobran vida

Rino Stefano Tagliafierro insufla vida y movimiento a una treintena de obras del museo en una creación en vídeo producida por 'El País Semanal', uno de los contenidos del despliegue especial con motivo del bicentenario de la pinacoteca, que se publica este domingo


EL JOVEN mira fijamente delante de sí. Tan serio y melancólico, tan humano.
 Casi vivo, se diría. Si no fuera porque el muchacho, acomodado en el suelo junto con su sombrero, permanece inmóvil desde que Víctor Manzano lo pintó, en 1859
Y sin embargo, de golpe, parpadea. Es un instante, pero el espectador lo ha percibido.
 La esencia del trabajo de Rino Stefano Tagliafierro (Parma, 39 años) ya se ha quedado en su retina.
 “Debe durar como un respiro, no hay que exagerar”, aclara el creador.
 En 2014, descubrió un vehículo ideal para juntar su creatividad y su pasión por el arte: animar grandes cuadros. 
Se estrenó con Beauty, un corto de nueve minutos donde hablaba de la vida y la muerte poniendo en movimiento obras tan célebres como David con la cabeza de Goliat, de Caravaggio, y otras desconocidas.
 La repercusión superó con creces su Italia natal y sus propias expectativas. 
Un lustro después, técnica y fluidez se han refinado y Tagliafierro sube el listón: ha revivido las obras maestras del Prado.
Para celebrar el bicentenario de la pinacoteca, el creador y sus colaboradores han realizado un relato en vídeo, producido por El País Semanal, animando una treintena de cuadros del museo.
 De Un chiquillo sentado, de Manzano, a Saturnina Cataleta, de Francisco de Madrazo, pasando por El jardín de las delicias, Las meninas o Las tres Gracias
El recorrido se titula Belleza y locura porque otra regla de Tagliafierro establece que las imágenes han de ser funcionales a una narración, un sentimiento o un contraste.
 “No se trata de demostrar que sé realizar una animación, ni de exceder y pasarse a lo kitsch. 
 La clave es contar una historia, hacer emerger emociones ocultas, manteniendo un equilibrio entre la obra original y mi intervención”, agrega en su estudio de Milán.
 Y entonces el relato ya se traslada a El aquelarre o El gran cabrón, también de Francisco de Goya. Y así durante casi cuatro minutos, acompañados por la música.
Cuatro horas se pasó en cambio Tagliafierro por los pasillos de la pinacoteca, a la caza de sus protagonistas perfectos. Seleccionó, primero, unas 150 obras. 
De ahí, poco a poco, eliminó las que no encajaban con su hilo argumental, ya fuera por razones narrativas o estéticas. Luego, durante un mes, pintó en los ordenadores de su estudio hasta conseguir el vídeo final.
De ahí la duración mínima. En el tiempo en que el público coge y suelta aire, el viaje de Tagliafierro revive una obra y ya pasa a la siguiente. 
El caos de El 3 de mayo de 1808 en Madrid de Goya, por ejemplo, resucita tres segundos: el hombre de camisa blanca sacude los brazos y pide absolución; los soldados franceses levantan los fusiles y apuntan; otro patriota agacha la cabeza para no mirar. Resuenan los tambores.
“No es muy glamuroso”, reconoce Tagliafierro al cruzar la puerta del espacio que su compañía, Karmachina, comparte con otros profesionales. V
arias mesas blancas, alguna estantería; tal vez la zona expositiva casi oculta en un rincón sea el único indicio de que aquí se crea arte.
 Pero el tesoro existe, escondido en las pantallas donde Tagliafierro empieza a mover el cursor. 
Selecciona Dánae recibiendo la lluvia de oro, de Tiziano: la diosa griega es la elegida para mostrar su cirugía. 
“Una vez descargadas las obras en altísima resolución, identifico todos los elementos que quiero animar”, explica el creador. Suele sumar una cincuentena en cada cuadro.
 Recorta los brazos, las falanges de las manos de los protagonistas, la cortina y, en este caso, cada gota de oro. 

Con un limpio tijeretazo digital, Tagliafierro decapita a Dánae. Donde antes lucía el rostro de la diosa, queda un agujero. 
He aquí la segunda labor fundamental, que él resume en una “restauración digital”. 
Traducido: si la cabeza de la mujer se mueve hacia un lado, por la animación, habrá que rellenar el área que ocupaba. 
Así que Tagliafierro imagina, compara, acerca su zoom digital hasta ver las pinceladas originales del autor y su dirección, y entonces se pone él mismo a pintar, en su pantalla, para cubrir el hueco.
 Pese a su cuidado, en todo caso, el italiano no ha podido evitar alguna crítica.
 Le han dicho que desacraliza el arte, que para qué animaría esos cuadros. “¿Y por qué no? Al fin y al cabo muchas veces el arte ha cogido el pasado como punto de partida para hacer algo contemporáneo”, responde él.
 Finalmente, recondujo su camino hacia la senda original. Hoy en día, su currículo varía de las instalaciones al videomapping, de la publicidad para grandes marcas a los videoclips. Y ha fundado junto con dos socios Karmachina, que cuenta con cuatro colaboradores fijos y una amplia cartera de proyectos.
Rino Stefano Tagliafierro tiene bastante menos claro cómo empezó su trayectoria.
 Suelta un “boh”, la forma más italiana de decir “ni idea”. De pequeño, sus padres le llevaban a exposiciones, como una de Dalí que le impactó cuando no era ni adolescente; estudió arte, pero acabó por varios derroteros. 
Ayudaba en el restaurante familiar, grabó vídeos promocionales para una empresa de demoliciones, que pretendía vender su máquina futurista. “¡Se tragaba los edificios!”, recuerda.Aun así, Tagliafierro no se considera un “artista”. Dice que no sabe bien lo que eso significa. Y agrega: “Estoy fuera del mundo del arte, lejos.
 Es sucio. Como el de la moda, pero de forma menos evidente y más insidiosa”.
 Para, reflexiona y sonríe: “Ya está, no me van a contratar nunca”. A saber. Tal vez, como en sus obras, habrá alguien que se anime. 

Rino Stefano | Especial Prado | El País Semanal

Rino Stefano | Especial Prado | El País Semanal

La expareja de la trabajadora de Iveco que se suicidó se entrega a la Guardia Civil

La Policía lo mantenía como principal sospechoso de la difusión de los vídeos sexuales que se habían difundido y en los que aparecía V.R., que llevaba más de un mes recibiendo presiones.

La Policía lo mantenía como principal sospechoso de la difusión de los vídeos sexuales que se habían difundido y en los que aparecía V.R., que llevaba más de un mes recibiendo presiones.

Trabajadores de Iveco, este miércoles en una concentración tras el suicidio de su compañera. En vídeo, declaraciones de la secretaria de Estado de Igualdad en funciones, Soledad Murillo.

Sobre las cinco de la tarde, la expareja de la trabajadora de Iveco que se suicidó el pasado sábado, se entregó en el cuartel de la Guardia Civil de Mejorada del Campo, una localidad al este de Madrid.
 No fue desde el pasado jueves ni desde el pasado lunes. V. R. llevaba semanas soportando la presión de unos vídeos que se grabaron hace cinco años y que su expareja conservó durante todo este tiempo, como apuntan fuentes cercanas al caso. 
Varios archivos de contenido sexual —cinco, según apuntan esas mismas fuentes— en los que aparecía esta mujer de 32 años y que acabaron en los móviles de compañeros y compañeras de trabajo, en la planta de automóviles Iveco de San Blas-Canillejas, en Madrid. 
 Suscitaron comentarios, bromas, miradas, silencios, risas y cuchicheos que la semana pasada empezaron a multiplicarse. 
La cuñada de la mujer fallecida, que trabajaba en la misma empresa, acabó por enterarse. El marido de V. R. también. Y la situación que generó precipitó su suicidio el sábado, en su casa, en Alcalá de Henares, al noreste de Madrid.

Este jueves, el Juzgado de Instrucción número 5 de Alcalá de Henares ha abierto "diligencias previas por la presunta comisión de un delito de descubrimiento y revelación de secretos (artículo 197.7 del CP)", después de que la policía le remitiera atestado con las pesquisas realizadas hasta este momento.
 Quién envió los vídeos, quién los compartió y hasta cuántos dispositivos llegaron es algo que todavía está por determinar.
 El juzgado que ha comenzado a investigar este jueves fue el encargado del levantamiento del cadáver por encontrarse de guardia cuando se produjo la muerte y ha decretado "el secreto de las actuaciones".
 La Fiscalía también abrió diligencias para determinar si hay hechos que pudieran ser constitutivos de delito este miércoles y la Agencia Española de Protección de Datos inició las actuaciones de oficio.
En la empresa de la fallecida, con una plantilla de 2.500 trabajadores y más de 374.000 metros cuadrados de extensión, las versiones sobre qué ocurrió y cómo ocurrió son dispares. 
Un empleado apunta: “Aquí cada uno dirá lo que sabe, si no sabe, lo que cree, y si no, lo que ha oído por ahí.
 La única verdad es que eso corrió por algunos móviles, no se sabe por cuántos, y que la última semana sí que hubo corrillos y se extendió más toda esta historia”.
 Otro trabajador, veterano, dice que “es imposible” que todos conocieran los hechos: 
 “Somos muchísimos y este sitio es enorme. Muchos se enteraron el lunes de toda la historia, cuando ya había ocurrido todo”.
 Otro, que lleva pocos años en la empresa, cuenta que la conocía “de lejos” y que a él ese material nunca le llegó:
 “Tampoco creo que ahora, después de la que se ha montado, haya quien reconozca que lo tuvo o que lo vio”.
V.R. era una de las más de 500 empleadas de la plantilla de Iveco en Madrid, que tiene un 23% de mujeres.
 Comenzó siendo carretillera y después cambió a la sección de ejes y puentes, donde estaba desde hacía unos años.
 Era madre de un bebé que aún no había cumplido su primer año y de un niño de cuatro. 
Desde el lunes la plantilla de Iveco se ha pronunciado a través de distintos medios y con distintas voces.
 Para dar el pésame a la familia y transmitir su "solidaridad". También para declarar que muchos creen que en mayor o menor medida “la responsabilidad es de todos”.
 Y, desde ayer miércoles, varios grupos de trabajadores piden en redes sociales y en otras intervenciones públicas que no se generaliza al contar los hechos.

Este miércoles, a través de la plataforma Stop Haters, una veintena de trabajadores, en su mayoría hombres, emitió un comunicado en el que dicen que, en una plantilla de esa magnitud, no todos conocían a la mujer ni vieron ni recibieron los vídeos. 
“Es cierto que a mediados de la semana pasada el asunto era conocido por la gran mayoría, pero era algo que estaba en manos de los recursos humanos y del comité de empresa por lo tanto esperábamos una solución que permitiera a nuestra compañera una mejor situación y la erradicación de la difusión de los vídeos”, dice la nota, en la que afirman que no todos son “culpables” ni todos son “cómplices” y piden que se deje de “criminalizar a la plantilla”.

 

 

 

¿Tú lo harías?...................................... Luz Sánchez-Mellado

Si un día recibes un vídeo íntimo protagonizado por alguien a quien conoces, ¿te sientes un intruso y lo borras? ¿lo compartes?

Muchos grupos de Whatsapp de amigotes se llenan de vídeos sexuales de mujeres supuestamente compartidos con su consentimiento.
Muchos grupos de Whatsapp de amigotes se llenan de vídeos sexuales de mujeres supuestamente compartidos con su consentimiento.
Clin. Recibes en el móvil un vídeo protagonizado por un compañero o compañera de trabajo, o un vecino, o un conocido, enviado por uno de tus contactos.
 Lo abres sin saber qué es, o sabiéndolo porque te lo han contado, pero quieres verlo con tus propios ojos.
 En efecto, es lo que decían.
 Una persona —tu compañero, tu vecino, tu conocido— siendo grabada o grabándose a sí misma en el contexto más íntimo y sagrado, el del sexo: cuando alguien es a la vez más y menos dueño de sí mismo. ¿Cómo reaccionas?
 ¿Te sientes un intruso por asistir a un acto privado al que no has sido invitado y borras el archivo en el acto, o, aun sabiendo que no deberías hacerlo, lo compartes con alquien a quien sabes que puede interesarle y de quien te fías lo suficiente para que quede entre vosotros?


 No hablo de niños y adolescentes, a los que padres y expertos sermoneamos con que ni se les ocurra grabar ni compartir ni reenviar vídeos íntimos a nadie, sino de adultos hechos y derechos enfrentados a uno de esos dilemas morales que nos retratan mejor que un escáner de contraste.
 Los viernes por la tarde, muchos grupos de WhatsApp de hombres, supongo que con el fin de animarse de cara al fin de semana, se llenan de vídeos sexuales de mujeres supuestamente anónimas supuestamente grabados y compartidos con su consentimiento.
 Sé que a muchos les divierten como sé que a muchas nos aburren, pero no estoy hablando de eso.
 Hablo de recibir un vídeo íntimo de un conocido y de ser tan ejemplar como para no abrirlo ni compartirlo en absoluto. Ya se sabe que es delito. 
También lo es conducir borracho y se hace. 
Olvídese de su personaje, de su reputación, de la imagen que quiere dar de usted al prójimo o a sí mismo, póngase frente al espejo de su conciencia, mírese al fondo de los ojos y contéstese a esta pregunta: ¿Tú lo harías? 
 Yo acabo de hacérmela. Y no estoy orgullosa de la respuesta.

 

always on my mind (subtitulado español)

Algo Contigo - Andres Calamaro

29 may. 2019

El amor (y los problemas) de Isabel Preysler y Vargas Llosa, en una entrevista inéditaEl amor (y los problemas) de Isabel Preysler y Vargas Llosa, en una entrevista inédita

Han concedido una entrevista al escritor peruano Santiago Roncagliolo para la revista 'Cosas', en las que han desvelado detalles inéditos de su vida en común.

Foto: La pareja, en una imagen de archivo.(EFE)

La pareja, en una imagen de archivo.

 

En líneas generales, podemos afirmar que lo que rodea a Isabel Preysler y a Mario Vargas Llosa está envuelto en un halo de misterio. 
La revista peruana 'Cosas' desvela parte de ese misterio en una entrevista que, para más inri, se ha hecho en la casa de Enrique Iglesias.
 El autor de la charla con la pareja ha sido Santiago Roncagliolo, un escritor bastante cercano al nobel.
.
En la charla, de la que ofrece un adelanto 'El País', se desvelan los conflictos que vivió la pareja cuando su relación saltó a la palestra en la primavera de 2015. 
Por entonces, el editor de una revista tenía fotos de Vargas Llosa y Preysler y amenazaba con publicarlas.
 Fue poco más tarde, en junio de 2015, cuando la relación se hizo pública gracias a una portada de '¡Hola!'.
 En ella, la pareja aparecía paseando por las calles de Madrid. Las imágenes hicieron que Patricia Llosa, entonces mujer del premio Nobel, lanzase un comunicado. Vargas Llosa decidió contraatacar, tal y como asegura en la entrevista. "Ahora sí que salimos a cenar. Con más razón. Porque ese comunicado no dice la verdad. Y no puedes dejar que decida tu vida un grupo de paparazis", asegura que le dijo a Preysler.

En vídeo: Isabel Preysler y Vargas Llosa cuentan su escapada 'secreta' a Suiza

La socialite y el premio Nobel de Literatura han pasado una semana en la prestigiosa La Prairie Cliniquej, entre montañas, donde se han sometido a un tratamiento detox.

 

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa han vuelto a Suiza. 
Ya en 2015 la revista 'Lecturas' publicaba unas fotografías de la pareja en el aeropuerto de Zúrich y ahora ha sido otra publicación, 'Semana', la que ha llevado a su portada su paso por este pequeño país centroeuropeo, donde han pasado una semana.
En esta ocasión, la escapada no ha sido para hacer turismo, sino para someterse a un plan detox.
 No es la primera vez que lo hacen juntos, ya que suelen acudir a la Buchinger de Marbella, que tanto publicitó en su momento con su irrepetible simpatía Carmen Sevilla y en la que el autor de 'La fiesta del chivo' solía pasar algunos fines de semana al año con su exmujer, Patricia Llosa.
En esta ocasión, han acudido a Clinique La Prairie, para la que han posado en un vídeo que está disponible en sus redes sociales y en su canal de Youtube.
 En él vemos a unos muy relajados Presyler y Vargas Llosa (ese era el propósito del viaje), dispuestos a tomarse una infusión y rezumando bienestar.
 Juntos responden a las preguntas de un entrevistador 'invisible'. Ambos lo hacen en inglés...
¿Cuál es el secreto para tener una vida más larga y mejor?
Intento sentirme vivo y me gusta mucho la gente que es entusiasta sobre la vida y las aventuras.
 La gente que intenta experimentar nuevas aventuras y comprender que la vida es una aventura -manifiesta el artífice de 'La tía Julia y el escribidor', ante la arrobada mirada de su pareja-. 
Si eres un escritor, vives inventando aventuras. Enriqueces tu vida con imaginación. Incorporas a tu vida todo lo que puedes imaginar y sobre lo que fantaseas.
 Ser escritor es ser un aventurero.
Isabel Preysler apostilla: "Todo lo que Mario experimenta es una inspiración para él. 
Para él es muy importante siempre. A mí me gusta llevar una vida más tranquila. No estar corriendo todo el día. Desde que se despierta por la mañana puede estar haciendo cosas todo el día hasta que se queda dormido por la noche".
 Y el autor peruano no puede evitar reír ante su respuesta.
Aquí se tiene tiempo para reflexionar sobre uno mismo, sobre lo que haces, sobre tus proyectos, sobre el futuro inmediato. Y a todo esto te empuja el paisaje, la belleza de lo que hay alrededor -manifiesta el escritor de 'La ciudad y los perros'.
Lo que dice Mario es absolutamente cierto y añadiría que al llegar aquí todos los trabajadores, no solo los médicos, sino todo el personal, hasta el último camarero o camarera, han sido encantadores, nos han ayudado mucho, han sido muy profesionales -asevera Isabel Preysler-.
Y muy discretos. Me gusta mucho la discreción -subraya Vargas Llosa-, cuya relación sentimental con la viuda de Miguel Boyer generó un gran revuelo mediático en sus inicios.

 

Ana Boyer recupera junto a Verdasco su vida de antes de ser madre

La hija de isabel Preysler ha acompañado a su marido al Roland Garros, donde han presentado a su hijo a diversos tenistas.

Ana Boyer recupera junto a Verdasco su vida de antes de ser madre.

EN UN GRAN MOMENTO
Foto: Ana Boyer, en una foto de archivo. (Cordon Press)



El 26 de marzo supuso un antes y un después en la vida de Ana Boyer y Fernando Verdasco.
 Nacía su primer hijo en común, dos semanas antes de lo previsto y poco antes de que la socialite cumpliera 30 años, el 18 de abril. Tres días más tarde, abandonaban el hospital con el pequeño, a quien decidieron llamar Miguel en honor a su abuelo materno, el que fuera ministro socialista Miguel Boyer y tercer marido de Isabel Preysler.

Ana Boyer ya estaba espléndida a la salida del hospital Ruber Internacional de Madrid, por lo que no es ninguna sorpresa que recuperara casi inmediatamente su ritmo de vida habitual de antes de ser madre.
 No solo nos referimos a sus actividades cotidianas, sino también a su agenda de viajes...
Por este motivo, no está teniendo ningún problema en acompañar a su marido en sus compromisos del que puede ser su último año como tenista
. Después de dar a luz, Ana ha viajado con él hasta Montecarlo (perdió en primera ronda con Pierre-Hugues Herbert), a Roma (cayó en cuartos con Nadal) y esta semana está instalada en París, con motivo del Roland Garros.
Con ellos ha viajado su hijo Miguel, a quien el tenista ha presentado a algunos de sus compañeros, como ha dejado patente en las redes sociales.
 Así, en una cancha de tierra batida, superficie en la que se juega este torneo, se ha fotografiado con Rafa Nadal, con quien mantiene una excelente amistad, y con el canadiense Denis Shapovalov, quien en el momento de escribir este artículo ya había sido eliminado de este Grand Slam.
En el reciente Masters 1000 de Madrid, que se celebró entre los días 6 y 13 de mayo, Ana también estuvo animando a su marido, acompañada por su madre, Isabel Preysler (Vargas Llosa también acudió a un encuentro), quien en sus declaraciones siempre ha subrayado la excelente relación que mantiene con su yerno.
 De hecho, tras el nacimiento del bebé se instalaron en su casa de Puerta de Hierro, donde la feliz abuela había organizado una 'nursery' para su último nieto.