Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

31 dic. 2018

Mas de Mas


  • GÉMINIS (21 may. – 21 jun.). El 2019 será un año para trabajar en equipo, algo que demostrará tener beneficios económicos y personales.
     Esto significa que también es muy probable que sea su año para el matrimonio y que, gracias a la generosidad de Júpiter, será feliz y duradero si lo tiene planificado para antes del 2 de diciembre del 2019. 
    Si ya está casado, verá que su pareja prospera y el dinero que traerá les permitirá viajar, comprar una casa o pensar en tener hijos. 
     En lo profesional, los Géminis se benefician de trabajar junto a alguien y esto se hará especialmente evidente si es escritor, actor o creativo.
     Las colaboraciones serán la clave para el éxito, así que no dude en contar con alguna de las personas tan cualificadas que le rodean. 
    El planeta de las lecciones, Saturno, ha estado poniendo a prueba la fortaleza de sus alianzas y colaboraciones, por lo que esta noticia puede resultar algo sorprendente. 
    Pero esas dificultades profesionales y personales le han servido como aprendizaje que podrá poner en práctica ahora para asegurar su éxito.
     En el amor vivirá varios momentos importantes, tanto si no tiene pareja como si está felizmente casado.
     El primero será entre marzo y mayo, cuando se sentirá seguro y sexy, aumentando su atractivo y magnetismo. 
     Aproveche este plus de confianza en sí mismo para hacer un viaje corto y entrar en contacto con personas fuera de su círculo inmediato. Si ya está casado o con pareja, disfrute de tiempo a solas y organice una pequeña escapada especial.
     El siguiente momento será con la luna nueva en Libra, del 28 de septiembre, que traerá amor y diversión y le dispondrá a entregarse plenamente a la persona a la que ama. Marte estará en su sección del amor verdadero por primera vez en los últimos dos años, trayendo un plus de energía para los asuntos del amor. 
    Esto sugiere que puede estar empezando un nuevo ciclo, ya que las decisiones y acciones en torno a una nueva luna tienen el poder de cambiar su vida a largo plazo.
    El 22 de noviembre Venus y Júpiter se alinearán, ambos gobernantes de su casa del amor verdadero y del matrimonio, por lo que este tiempo será excepcionalmente especial y sentirá cómo se une aún más a su pareja, reafirmando y estabilizando su relación.
     Sus finanzas continuarán siendo un punto central en su vida y aprenderá a manejarlas de una manera sofisticada. Con Saturno en Capricornio, tendrá que estar especialmente atento a la hora de hacer las cuentas con rigurosidad para evitar cualquier tipo de malentendido o problema. Profesionalmente aproveche las nuevas oportunidades que se le ofrecen si está buscando una nueva posición o una promoción, con especial énfasis en el mes de marzo. Si trabaja en las artes, su nombre puede empezar a circular y grandes negociaciones irán cerrándose en torno a septiembre, con la luna llena. Esta luna también iluminará su décima casa de fama y logros, por lo que disfrutará de un éxito especial y publicidad muy positiva. Si está hablando y negociando nuevos proyectos, es normal que lleve un tiempo llegar a un cierre. Este puede ocurrir cerca de la luna llena del 14 de septiembre, que también iluminará su décima casa de fama y logros, lo cual apunta a que cualquier acuerdo será muy positivo. Una nueva colaboración, proyecto o cambio de posición le beneficiará también económicamente, pero necesitará permanecer cuidadoso con sus gastos ya que es posible que aparezca algún obstáculo con el que no contaba.horoscopo 2019

El horóscopo ampliado de Susan Miller para 2019

ARIES (21 mar. – 19 abr.). Le encantará este año que viene. Júpiter estará en Sagitario hasta el 2 de diciembre del 2019, por lo que crecerá personalmente.
 Será un año de aprendizaje, ya que Júpiter se encuentra en su novena casa del intelecto, también asociada al viaje internacional. Esto significa que podrá estar trabajando de forma internacional, ya sea en el extranjero o desde su base habitual pero exportando ideas, manuscritos o informes a empresas lejanas.
 Júpiter le animará a crear al menos una aventura memorable en el extranjero, descubriendo nuevas culturas en lugares que siempre ha querido visitar.
 Una buena fecha para viajar será el 22 de enero y tanto si lo hace por amor o negocios, ambos le traerán resultados sensacionales. 
 Si está pensando retomar los estudios, el 2019 es el año para hacerlo. 
 Además, si una de sus ambiciones ha sido escribir un libro o tener su propio programa de radio o televisión, no tenga miedo a proponer sus ideas ya que hay personas de mucha influencia que están dispuestas a ayudar.
 Mercurio se volverá retrógrado en marzo, julio y noviembre, meses en los que no es recomendable tomar ningún tipo de acción legal ni comprar nuevos productos electrónicos. 
 En el trabajo, Saturno le seguirá requiriendo toda su atención en sus proyectos y, al igual que el año pasado, seguirá trabajando muy duro. 
 Demostrará que puede soportar más responsabilidad, pero Saturno no le entregará su recompensa hasta que abandone su signo, a finales del 2020. 
 Sin embargo, Júpiter entrará en su sector profesional en diciembre del 2019 y este planeta generoso avanzará la recompensa.
 El eclipse del 5 de enero con Saturno sugiere que sus nuevas responsabilidades le darán la posibilidad de hacer grandes cambios en su empresa o incluso en el mundo en general. 
El comienzo del 2019 será su periodo estrella, cuando un cúmulo de planetas ocupando su casa de honores, premios y logros. 
Mostrará un nivel excepcional de valor, determinación y motivación y verá que sus planes avanzan conforme a sus deseos.
 Mientras Marte esté en Aries, todos sus sueños se pueden hacer realidad.
 Urano entrará en Tauro y permanecerá allí los próximos seis años, trayendo un incremento significante en sus ingresos. 
Sus gastos también incrementarán, ya sea por impuestos o por su calidad de vida. 
 El 20 de enero ocurrirá un eclipse de luna llena en Leo, en su quinta casa del amor, embarazo y nacimiento. 
Es posible que vayan a ocurrir cambios muy significantes, como el nacimiento de un bebé. 
Si no tiene pareja, es posible que encuentre a alguien muy especial en esta época. 
 Febrero será un mes para pasar con amigos y tendrá muchas citas a eventos y fiestas.
 Pero su vida sentimental florecerá en el verano, cuando Marte estará en su sector de amor verdadero. 
Es posible que se reconcilie con una pareja pasada o que fortalezca una relación actual con un viaje o un evento divertido. Si no tiene pareja, el mejor momento para conocer a alguien será en la primera quincena de agosto.
 Le espera un año emocionante lleno de aprendizaje, éxito profesional y prestigio, además de viajes memorables y un crecimiento en su vida personal, sentimental y familiar.














TAURO (20 abr. – 20 may.). Urano entra en Tauro, iniciando un periodo duradero muy creativo. 
Es importante que verbalice sus ideas para que puedan coger forma. Además, Urano le empujará a hacer una contribución al mundo, quizás uniéndose a una iniciativa caritativa o medioambiental.
 Su deseo de ser independiente le hará rechazar toda situación en la que se sienta dominado o controlado, ya sea en el trabajo o una relación. Urano le motivará a hacer algo sorprendente, como anunciar algo a familiares y amigos que les resulte increíble sobre algo personal. 
Se sentirá seguro y con determinación, probablemente iniciando un cambio importante en su vida personal, profesional o amorosa. Es posible que empiece a dirigir su carrera profesional en una nueva dirección, probablemente en el ámbito digital o de Internet. Si aplica a un nuevo puesto, no se confíe.
 Sus competidores pueden estar más cerca de lo que imagina. Urano también está conectado a personas y lugares extranjeros. 
Es posible que decida estudiar o vivir fuera, pero Saturno puede ralentizar los procesos burocráticos si necesita un visado, aunque con paciencia conseguirá su objetivo.
 Venus y Júpiter estarán en su octava casa financiera, trayéndole ayuda con préstamos o hipotecas para posiblemente cambiar su situación de vida.
 Sin embargo, espere hasta el 31 de agosto para firmar papeles o tomar alguna decisión importante.
 Júpiter le traerá beneficios que cubrirán la financiación de algún gran sueño elevado en coste: la compra de una casa, los estudios o empezar un negocio propio.
 Los viajes importantes pueden ser habituales en este año. 
El eclipse en Capricornio del 5 de enero le tendrá presente el hogar, que puede necesitar cambios o renovaciones.
 El siguiente eclipse es el 2 de julio en Cáncer y es posible que esté viajando en este tiempo.
 Se abrirán nuevas puertas pero notará la presión en el trabajo, aunque no será nada con lo que no pueda lidiar. El mejor tiempo para el amor será en agosto, cuando Marte y Venus atravesarán su sector del amor verdadero. Será el momento de encontrar a alguien o celebrar el amor que ya siente por esa persona especial. Planifica algo especial con la persona a la que amas o haz planes para conocer gente si no tienes pareja. 
 A finales del año los planetas favorecerán sus logros académicos y profesionales si se asocian a Internet, además del viaje de larga distancia, haciendo que se siente completo y excepcionalmente feliz.horoscopo 2019

El horóscopo ampliado de Susan Miller para 2019

horoscopo 2019
Foto: MONTSE TANÚS


El horóscopo ampliado de Susan Miller para 2019.

La célebre astróloga tiene todas las claves del nuevo año.

horoscopo 2019

 CAPRICORNIO (22 dic. – 19 ene.). El año pasado no fue fácil, pero tenga fe en que sus esfuerzos se verán recompensados. Saturno seguirá presente en su signo, por lo que los retos y pruebas continuarán. 

Pero todo ello servirá como lección de lo que aprender y que le ayudarán a crecer. 

Saturno imparte sabiduría y madurez y esto se hará evidente para cuando este periodo finalice.

 Además, Saturno le enseña a centrarse en un objetivo principal, como el matrimonio, la publicación de un libro, empezar un nuevo negocio o retomar los estudios.

 Mientras tanto, haga un esfuerzo activo por encontrar tareas que le divierten para compensar todo el trabajo. 

Si ha tomado una decisión de la que se arrepiente, Saturno también le enseñará a aprender de este capítulo y a tomar la responsabilidad que le corresponde por el error. Los capricornio son de espíritu ambicioso.

 Júpiter favorecerá el trabajo en solitario y entre bambalinas. 

A partir de abril notará una publicidad excelente que influenciará sus ingresos de forma positiva. 

 Pero el mejor momento profesional de este año llegará en octubre, cuando Júpiter entre en ángulo con Venus, planeta que gobierna su décima casa de honores y logros. 

Es posible que no note el apoyo de personas de influencia en su entorno, pero puede estar seguro de que su confianza en usted se hará evidente en 2020.

 El año siguiente estará iluminado por Júpiter, prometiendo que sea uno de los mejores que ha vivido.

 Es posible que esté trabajando en un proyecto oculto y corre el riesgo de que el secreto llegue a oídos de un competidor, por lo que deberá ser cauto con la información que comparta y rodearse de personas de confianza.

 Las lecciones impartidas por Saturno le harán querer revisar sus metas y objetivos con el nuevo bagaje obtenido. 

Haga la revisión y la limpieza de su vida con cuidado, para que no quede en manos del universo y no tenga miedo a la hora de cortar con personas con una influencia negativa.

 Urano, planeta de las sorpresas, iluminará su casa del amor, por lo que este puede llegar cuando menos se lo espera.

 Esté preparado para encontrarlo detrás de cada esquina y manténgase abierto a la persona que pueda ser: es probable que no sea el perfil que esperaba.

 Si desea tener un hijo, es posible que la concepción ocurra por sorpresa.

 Si ha estado dudando de su relación sentimental, a mediados de año será el momento de tomar una decisión determinante que puede implicar complicaciones financieras.

 Sin embargo, los movimientos estelares le favorecerán en especial hacia finales del año, asegurando que se adentre en un periodo lleno de felicidad. 

Con tanto trabajo podemos perder de vista nuestra propia evolución y crecimiento, por lo que es importante tomarnos un momento para apreciar la persona en la que nos estamos convirtiendo.


Foto: GETTY

ACUARIO (20 ene. – 18 feb.). Este año le demostrará que las decisiones tomadas en el pasado con respecto a su carrera eran las acertadas.
 Júpiter se ha movido a su décima casa de la amistad, esperanzas y deseos, descubriéndole un sueño que querrá alcanzar.
  Conocerá a gente fascinante atraídos por Sagitario, un signo internacional que garantizará la diversidad entre estos nuevos individuos.
 Su creatividad y optimismo le servirán de inspiración para sus proyectos personales. 
En el trabajo, es muy probable que no tenga un carácter tan formal como el año pasado, permitiéndole salir más de la oficina y tratar con personas cara a cara, obteniendo los mismos resultados positivos que cuando se encerraba en su despacho. 
Muévase por reuniones de profesionales y eventos donde pueda conocer a personas importantes y no tenga miedo a venderse frente a ellos.
 También puede hacerse miembro de algún club de expertos de su sector para mantenerse en el centro de la acción y darse mejor a conocer.
 El hogar y la familia serán una sección de su vida a las que tendrá que dedicar atención. Es posible que esta sufra cambios importantes, como pueden ser varias mudanzas en los años que vienen. 
La presencia de Urano hace impredecible lo que pueda ocurrir, por lo que es importante que tenga en orden todo tipo de contratos para evitar malentendidos con compañeros o caseros.
 Si su hogar no es su punto central, puede que su atención se torne hacia su familia, en la que Urano puede provocar cambios abruptos, aunque no necesariamente negativos. 
 Si está en busca del amor, 2019 traerá posibilidades emocionantes. Frecuentando eventos sociales conocerá a personas interesantes y es muy probable que encuentre a alguien para una relación duradera.
 Deberá poner de su parte para conocer a gente nueva y ampliar su círculo de amistades.
 Si está en una relación, el cierre del año puede ser espectacular, ya que Mercurio sugiere una boda bajo la luz del nuevo año.
 
horoscopo 2019
  • PISCIS (19 feb. – 20 mar.). Se acerca al año más brillante para su carrera profesional de los últimos tiempos.
  •  Júpiter le ayudará a hacerse un nombre, si continúa trabajando igual de duro.
  •  Tendrá suerte en repetidas ocasiones, encontrándose en el sitio justo en el momento adecuado.
  • enga sus prioridades en orden para saber a qué oportunidades dirigirse ya que, aunque esté tentado a aceptar todas las nuevas propuestas y proyectos, debe tener claro dónde están sus límites a la hora de enfocar su energía. 
  • Sin embargo, se encontrará seguro y preparado para lidiar con nuevas responsabilidades.
  •  Personas de influencia le buscarán para darle mayor poder y responsabilidad, pero sabrá cómo evitar sentirse abrumado y lo tomará como un nuevo reto emocionante. 
  • En sus finanzas también verá un giro muy positivo a comienzos del año con un nuevo ingreso inesperado. 
  • Urano entra en su tercera casa de la comunicación, una oportunidad que determinará cómo de alto es capaz de volar. Urano le dará creatividad a la hora de utilizar la palabra hablada o escrita, aprovéchelo para dejarse lucir. 2019 también enfatizará sus romances y amistades a través de los eclipses. Habrá aprendido sobre los beneficios y responsabilidades que conllevan las amistades y sabrá juzgar quién es verdaderamente un amigo frente a aquellos que solo buscan un beneficio a su costa. 
  • Saturno tendrá una presencia relevante, ayudándole a revisar lo que más valora en las amistades y ayudándole a establecer prioridades.
  •  Es posible que descubra la cara oculta de alguna persona cercana o, de igual manera, que afiance una vieja amistad que le pueda servir de mentor.
  •  Si no tiene pareja, el eclipse de julio le podrá presentar a alguien nuevo y, si tiene pareja, este eclipse puede ayudar en términos de familia, trayendo un embarazo o buenas noticias respecto a un familiar. 
  • El carácter generoso de este eclipse también se puede manifestar en su deseo de participar en una causa humanitaria, uniéndose a un grupo voluntario que trabaje en algo que le sea cercano al corazón.
  •  El final del año le traerá el momento de mayor felicidad, con la agrupación de planetas en el sector del amor.
  •  La única manera de alcanzar sus sueños es tener estos bien definidos. Todo es posible en el 2019, pero es importante que tenga claro lo que desea.
  •  El universo está de su parte, por lo que debe comunicar de forma clara lo que quiere. 
 

30 dic. 2018

¿Será posible ponerse bótox a los 80 años?

La esperanza de vida aumenta y también, las soluciones antiedad de cirugía y medicina estética. 

Pero, ¿cuántos protocolos son suficientes a lo largo de la vida? Y, ¿se obtienen los mismos resultados independientemente del paso del tiempo?

¿Será posible ponerse bótox a los 80 años?
Jane Fonda, estupenda a sus 81 años. Foto: Getty
Durante siglos, para plantarle cara a la edad la receta se limitaba a bañarse en leche de burra como Cleopatra o embadurnarse en ungüentos a base de plantas, desde el aloe vera al aceite de rosa mosqueta.
 En las últimas décadas no solo la cosmética ha avanzado mucho.
 La medicina estética y la cirugía han dado un salto monumental. 
Podemos llegar a la edad de la jubilación con una madurez espléndida, arrugas, las justas, y una piel radiante. 
Ahora bien, la esperanza de vida también se alarga. 
Se calcula que para 2040, los españoles superaremos sin problemas los 85,8 años

La cuestión es si todos esos protocolos que tan buenos resultados logran a los 30, 40 ó 50 años, siguen (o seguirán) funcionando cuando seamos octogenarios.
 La doctora Josefina Royo de la Torre, co-directora de Instituto Médico Láser, responde un ‘sí, con reparos’.
 O, lo que es lo mismo, resultados aceptables, no milagros. “Si nos vamos cuidando poco a poco, la calidad tisular con la que llegamos a mayores es mejor. 
 Y, en principio, una persona sana, aunque de edad avanzada, puede realizarse tratamientos de rejuvenecimiento facial y corporal mínimamente invasivos, salvo contraindicación grave, sin problema.
 Otra cosa es qué lugar ocupará en nuestra escala de prioridades lo de tener un buen aspecto estético cuando lleguemos a los 90 o 100 años teniendo en cuenta que, por muy que estemos, la piel de una mujer de 20 no es la de una de 90”.
Siempre que camino de ser centenarios sigamos dándole importancia a las arrugas y que las pensiones nos permitan pasar por talleres de cuando en cuando, debemos esperar unos resultados poco deslumbrantes.
 “Los tratamientos que se basan en inducir la reparación espontánea de los tejidos serán menos eficaces en pacientes de edad avanzada porque la capacidad natural del organismo para generar colágeno y fibras elásticas disminuye a razón de un 1% cada año que pasa. 
Por esa misma razón, a medida que envejecemos la piel retrae menos y tarda más en cicatrizar. 
Pero esto solo supone que puede ser necesario alargar el espacio entre sesiones en los protocolos de tratamiento o que los resultados esperables a los 80 no sean tan óptimos como a los 30, no que no se pueda hacer.
 Por ejemplo, un lipoláser queda mucho peor en personas muy mayores, ya que la piel no retrae igual y es inevitable que quede cierto aspecto fofo al eliminar la grasa subcutánea.
Por ejemplo, un lipoláser queda mucho peor en personas muy mayores, ya que la piel no retrae igual y es inevitable que quede cierto aspecto fofo al eliminar la grasa subcutánea. En el caso de la cirugía – implantes mamarios, liposucciones… – se suma que la capacidad de los pacientes de resistir las anestesias y las agresiones quirúrgicas disminuye con la edad. Por este motivo, y porque por encima de todo debemos pensar en ‘Primun Non Nocere’ (por encima de todo, no hacer daño) es imprescindible deontológicamente valorar si el riesgo quirúrgico está justificado solo por una mejoría estética”.
Pecho: sin límite cada 6 meses
El bisturí del cirujano plástico es la herramienta más certera para lograr un cuerpo a medida.
 Pero aún con una cuenta corriente desahogada que permita pasar por quirófano con frecuencia, el cirujano Julio Millán, director del Instituto de Cirugía Estética de la Clínica Ruber, plantea límites. 
Si no médicos, sí éticos. “En teoría, uno puede operarse tantas veces como quiera.
 Basta con dejar pasar 6-8 meses para que las cicatrices hayan curado.
 Otra cuestión es si una nueva cirugía va a lograr una mejora objetiva.
 Si un paciente ya se ha operado 4 ó 5 veces de lo mismo, en poco tiempo, y no queda satisfecho, lo más probable es que con la sexta cirugía tampoco quede conforme.
 Hablamos de un problema de dismorfia”.

Lifting: cada 5-8 años
“Si un lifting está bien hecho, lo normal es dejar pasar entre 5 y 8 años antes de plantear una nueva intervención. 
Es decir, hay que esperar a que la flacidez sea tan evidente que se indique una nueva intervención.
 Lo normal son 4 ó 5 liftings a lo largo de la vida. 
Pero, también es cierto, que antes se esperaba hasta edades más avanzadas para acometer el primer lifting.
 Ahora se empiezan a hacer miniliftings o liftings parciales a los 45 años.
 Así que, tal vez, en unos años, un mismo paciente si es longevo se habrá hecho más liftings que quienes ahora tienen su misma edad. Mientras las pruebas previas (electrocardiograma, analíticas de sangre…) no lo desaconsejen, no hay ningún impedimento”, explica el doctor Millán.
Liposucciones o lipoláser: sin límite
La doctora Royo de la Torre, señala que “en estos protocolos se elimina el tejido graso subcutáneo de una determinada zona. En caso de volver a ganar peso, la grasa ya no se acumulará ahí, sino en otras zonas.
 Por ejemplo, si hemos eliminado cartucheras, la grasa sobrante irá al abdomen o a la cintura.
 Y ahí habrá que hacer la nueva liposucción”.
Addominoplastia: 1 ó 2
“Lo habitual es una vez en la vida, culminado el ciclo de la maternidad, para reparar la distensión cutánea y muscular propia de los embarazos y para devolver la cintura y abdomen a su estado original. 
Puede también suceder que, transcurridos muchos años y siendo ya bastante más mayor, desee hacerse una segunda abdominoplastia para corregir la flacidez o excedente cutáneo que a todas nos puede acontecer con la edad.
 En estos casos se trata más de una dermolipectomía que de una abdominoplastia con plicatura muscular”, explica la doctora Royo.


Libros Palabras para Jóse Agustín Goytisolo a 10 años de su muerte Un congreso y la publicación de su poesía completa y una selección de sus trabajos periodísticos conmemoran su legado

Libros  

Palabras para Jóse Agustín Goytisolo a 10 años de su muerte

Un congreso y la publicación de su poesía completa y una selección de sus trabajos periodísticos conmemoran su legado.


José Agustín Goytisolo. Foto: Archivo.
ELCULTURAL.es
Son ya 10 años los que han pasado desde que José Agustín Goytisolo se precipitó desde una de las ventanas de su domicilió barcelonés. 
De aquella caída, el 19 de marzo de 1999, resultó su muerte. Las circunstancias nunca quedaron esclarecidas de manera definitiva. ¿Hubo voluntad suicida?
 Esa es la cuestión que todavía gravita en torno a aquella despedida. Algunas personas de su círculo íntimo afirmaron que el poeta atravesaba una de sus crisis depresivas, por lo que el accidente parecía quedar descartado. Sin embargo, algunos de sus familiares negaron rotundamente esa posibilidad. Advertían que era un hombre muy preocupado por el orden doméstico y que su en el momento del percance no hacía otra cosa que intentar arreglar la ventana desde la que se despeñó. 
“Estaba muy ilusionado con los recitales que preparaba junto a Paco Ibáñez”, explicaba entonces Pedro Valicur, casado con Julia Goytisolo, la hija a la que dedicó el célebre poema Palabras para Julia.

 

Millán Salcedo, una carrera de gloria, traiciones y sobresaltos: confesiones del que fue el rey de la Nochevieja

Como mitad de Martes y 13 fue una presencia constante en el humor español durante dos décadas. 

Cuarenta años después del debut de aquel grupo, y con un perfil mediático más bajo por decisión propia, se enfrenta a un futuro en el que no sabe por dónde tirar.

 

Millan Salcedo
Millán Salcedo, fotografiado para ICON esta Navidad en su casa de Madrid.
Millán Salcedo (Brazatortas, Ciudad Real, 1955) no sabe si tiene ganas de continuar en el mundo del espectáculo. 
Su última gira, En mis trece 2.0, número humorístico-musical-autobiográfico, ha ido bien, pero los empresarios se empeñan en meterle en auditorios enormes difíciles de llenar cuando a él le gusta el contacto cercano con el público en salas medianas, que llena fácilmente.
 En su casa de Madrid, en la que lleva viviendo 40 años, parece dubitativo.
 "Llevo muchos años, demasiados, desde los 16. Y además creo que a los que peinamos canas no nos tratan bien".
Salcedo es la mitad de Martes y 13, que hace cuarenta años debuto en televisión –como trío, aún con Fernando Conde en el programa de José María Iñigo.
 Su imitación de las trillizas de Julio Iglesias ("¡sho soy María Laura, sho soy María Emilia y sho soy María Eugenia!") fue el pistoletazo de salida para una carrera que explotó para las masas cuando –ya como dúo con Josema Yuste– improvisaron en la Nochevieja de 1985 el célebre número de Encanna y las empanadillas de Móstoles
 La pareja cómica tocó techo a comienzos de los noventa, cuando sus especiales de Nochevieja eran un evento televisivo del que se hablaba durante semanas y protagonizaron dos películas masacradas por la crítica y que ellos mismos detestan (Aquí huele a muerto, en 1990, y El robobo de la jojoya, en 1992) pero que fueron enormes éxitos de taquilla. 
El dúo se separó en 1997 y ha sido Josema el que ha mantenido un perfil más mediático en televisión.
 Millán, por su parte, prefirió centrarse en el teatro, algo que le hacía feliz tras una fama abrumadora que no estuvo exenta de crisis (entre 1992 y 1993 ingresó dos veces en una clínica por agotamiento y depresión) y de controversias (que repasamos en párrafos sucesivos de esta entrevista). 

"Uno de los motivos por los que yo dejé Martes y 13 era porque lo nuestro se había pasado de madre", cuenta Salcedo.
 "¡Actuábamos en campos de fútbol y en plazas de toros! Yo quiero ver a la gente, no puedo soportar mirar al vacío. ¿Qué comunico si no veo los ojos y la sonrisa del público? Pero el empresario solo piensa en negocio, ¡en el de la empanadilla!
 No, el de las empanadillas se fue hace un montón de tiempo, Martes y 13 nos separamos hace 20 años. 
Es bonito que nos recuerden y más ahora, en Navidad, pero no tenemos ya el tirón que teníamos.
 Y es comprensible. Hay que ver lo que me enrollo. 
Si es que soy un abuelo, tengo casi 64 años. No te he ofrecido nada, ¿quieres una cerveza? Me harías un favor".
Vale. Tengo cinco latas y yo he dejado de beber, pero no las quiero tirar. 
No te bebas las cinco, no te vayas a pasar. Fíjate [mientras abre la lata], pone “consumo responsable”.
 ¡Es todo de una hipocresía! Venden bebidas alcohólicas, anuncian apuestas en tiempos de crisis…
Muchos compañeros suyos de televisión están en el disparadero por anunciar apuestas online ahora mismo. Sí, como [Carlos] Sobera, si ha salido en la prensa. 
Oye, a ti te ofrecen un pastón por hacer un anuncio ¿y dices que no? ¿Qué estamos criticando? 
Igual que a los futbolistas o a algunos colaboradores televisivos. 
Millán Salcedo y Josema Yuste posan juntos en 2014 durante la entrega de premios Sancho Panza.
Millán Salcedo y Josema Yuste posan juntos en 2014 durante la entrega de premios Sancho Panza. Cordon Press
A usted le pagaron grandes sumas en su día en la televisión pública, ¿sintió esas críticas alguna vez? Siempre critican, en una ocasión un medio publicó todo lo que cobrábamos.
 ¡Que era mentira, porque cobrábamos más! No, eso es una broma. Pon que es una broma, ¿eh?
 O voy a parecer un gilipollas.
En 2003 publicó una biografía (En mis trece). ¿Tiene material para una segunda parte? ¿Quince años han pasado ya? Yo he publicado tres libros. 
Esa biografía, para mí gusto la más entretenida y divertida, no se vendió casi nada. 
Esta profesión es así de cruel.
 Si no eres mediático no interesas. Esto ha pasado con Josema.
 Le han llamado para hacer una entrevista en [el programa de Risto Mejide en Cuatro] Chester. ¿Y sabes por qué? Porque como se ha metido con Dani Mateo por lo de la bandera ya tiene interés morboso.
¿Y qué le parece a usted el gag de Dani Mateo? Como número de humor, no como afrenta ideológica. 
 A mí personalmente como gag no me hace gracia. 
Pero eso se lo he dicho esta mañana cuando me lo he encontrado en un programa de radio, ¿eh?
 Me llevo muy bien con él. 
Lo primero que he hecho es cogerle la manga de la camiseta y decirle: “Perdona un momento”, y me he sonado los mocos con ella.
 Y a él le ha hecho gracia porque ese chico tiene mucho sentido del humor.
 Lo que pasa es que ahora en el programa en que está el listón hipotético ese que les ponen, al ser polemistas, es saltárselo.
 Porque si no tienen audiencia la gente no se engancha. Yo creo que se ha metido en un lío, pero bueno, él sabrá. Todo es respetable.
 Yo no voy a ser quien lo censure ni a él ni a nadie que se sube a un escenario a intentar hacer reír.
 Luego puedes tener más o menos gracia, gustar más o menos. Pero yo no seré quien critique. 

Da la sensación de que ha tenido usted una vida triste. Parece habitual que los humoristas tengan una vida a veces complicada, como en el caso de Robin Williams o uno más cercano, el de Lina Morgan, que siempre pareció solitaria y desgraciada. 
Esto es un poco tópico, ¿eh? Tiene algo de leyenda urbana. A la gente de mi generación, si rascas un poco, le salen premios en todas las familias.
 Todos las hemos pasado canutas. 
Somos los hijos de una guerra fratricida y de la posguerra, sobre todo en una región como la mía, en La Mancha, donde no había ni carreteras.
 A mí nunca me ha gustado dar pena. 
Al contrario, soy muy agradecido: he hecho lo que he querido desde niño.
Lo que quería saber es si el sufrimiento y la tristeza son una fuente creativa para el humor. Sí, desde luego. Hace años una persona que yo quería muchísimo me dejó tirado y me quería cortar las venas, no solo las mías, las de todo mi bloque de vecinos.
 ¿Y sabes cómo acabé? Riéndome de mí mismo y escribiendo una obra de teatro gracias a este asunto.
 Tuve unos padres que no conocí prácticamente porque él murió cuando yo tenía siete años pero, según decían en la comarca, era un cachondo mental.
 Y ella otra. Se casaron dos cachondos mentales, ¿y qué iba a salir de ahí?
 Su sentido del humor es la herencia más grande que me han dejado.

Una de sus mejores creaciones es Atina Turner, parodia de Tina Turner con un helecho en la cabeza, cantando en un inglés macarrónico y que chilla, sin venir a cuento, “¡Que me meo toa!”. Es casi dadaísta, ¿cómo se le ocurrió? 
Yo creo que lo de “me meo toa” se lo oí a una persona que era muy amiga y le pedí permiso para meterlo en fin de año.
 Siempre pongo ese número como ejemplo de mi modo de ser y de hacer: a mí me gusta la astracanada, la exageración. 
Esa Tina Turner estaba tan encantada con todo, bailando en brazos de los bailarines, que ella se meó toa.
 Luego eso lo hemos visto en Chiquito de la Calzada, que también tenia su propia jerga y a mí personalmente me volvía loco. 
No había necesidad de saber el chiste. La gracia era ver cómo lo hacía él.
¿Por qué sigue haciendo tanta gracia a los españoles en 2018 un hombre vestido de mujer? Y hará gracia siempre.
 En España, cada vez que hay una excusa como los carnavales, los hombres se visten de mujer. Pero solo ahí, ¿eh? No sea que alguien pueda pensar que les cabe el Titanic. Este país va a ser homófobo toda la vida. ¿Qué sketch de Martes y 13 sería imposible emitir hoy? Nosotros fuimos los primeros que nos atrevimos a imitar a los reyes. No te imaginas en el Prado del Rey... La cinta pasó de despacho en despacho. Obtuvo el visto bueno porque era una parodia light, absolutamente. Y el de la mujer maltratada… eso nunca lo volvería a hacer, entonces no teníamos la información terrible que tenemos hoy.
Algo glorioso de su época en Martes y 13 fue el numero de Maricón de España, en el que tomó una palabra que era un insulto e hizo humor con ella… Para que veas que muchas veces según quién seas y cómo digas las cosas puede caer bien o mal. 
Si la palabra maricón, que a mí me parece preciosa, bien acentuada, puede pronunciarse de repente en la televisión en una gala de Nochevieja significa que hay un poder de transmisión y la gente así lo recibió.


Olé tus huevos si has sabido ganártelo.
“En la mili yo tuve una experiencia, pero a mí no me cabe ni el bigote de una gamba”. 
Qué cosas más feas, ¿pero qué concepto hay todavía, que estamos en el siglo XXI? ¿Usted ha notado homofobia en la televisión? Sí, la televisión ha sido imposible.
 Por eso te digo que con el Maricón de España, que lo hice en el año noventa, se la colé yo y todavía no doy ni crédito ni de cómo.
¿No le pidieron explicaciones por aquel número? Nunca jamás.
 Hay una cosa que se llama vis cómica. Si una cosa tiene gracia, déjala. No faltas al respeto a nadie.
 Lo que pasa es que ahora solo hay polemistas y en los programas, si quieres destacar, tienes que gritar. 
¿No te has dado cuenta de que hoy todos los debates, incluso políticos y deportivos, se parecen a Sálvame?
Ya que ha nombrado Sálvame, ¿hay algo que no haya contado sobre el enfado que tuvo Encarna Sánchez con usted? Aquello fue terrible, fue una persecución de lo más feroz.
 De amenazarme con echarme de España, voces en mi contestador automático que no conocía, recibir llamadas con voces distorsionadas… [Finge una voz de ultratumba]: “Ojalá te mueras de cáncer”. Eso lo recibí yo a raíz de aquello.

Para las nuevas generaciones que no están al tanto: la noche del 31 de diciembre de 1991, RTVE emitió el especial El 92 cava con todo, escrito y protagonizado por Martes y 13.
 El hilo conductor del programa consistía en las vacaciones de la tonadillera Isabel Pantoja y la locutora de la COPE Encarna Sánchez, mediáticas amigas y personajes constantes en la prensa rosa, en un bungaló en Palma de Mallorca. 
La reacción de Encarna fue brutal. "Estos se van a tener que ir de este país", dijo desde su programa de la COPE. "Sobre todo uno, Millán. [...] El tal Millán de feo te asusta [...] Tiene cara de mala gente, de amargao, de ir con gente, me han dicho, muy mayor, y no quiero hablar mal...".
¿Qué cree que le molestó tanto? Pero vamos a ver, ese programa era absolutamente inocuo.
 Ya había salido publicado por la prensa rosa que Encarna Sánchez e Isabel Pantoja habían estado pasando unos días de vacaciones en Marbella en el chalé de Encarna. 
Y nosotros teníamos todo el derecho ante Dios y ante los hombres de hacer una parodia.
 Igual que ellas de ponernos una demanda.
 Me parece que Encarna puso una querella a RTVE y a sus cómicos, o sea, a nosotros dos, y el juez la desestimó.
 Es verdad que igual no éramos conscientes del poder que teníamos nosotros saliendo en un programa como era el de fin de año.
 Creo que era un problema personal de ella, que no llevaba bien lo que tenía que llevar, como llevan muchos o como llevamos muchos otras cosas. 
 ¿Yo qué culpa tengo, tía, de que tú no tuvieras sentido del humor? Lo que pasa es que luego se habló de que habíamos cortado cosas que habíamos grabado con bollos, con tortillas… ¡juro que no! Josema y yo hemos tenido mucho gusto siempre.

Por finiquitar el tema de Encarna, ¿cómo fue la reacción de la otra implicada, Isabel Pantoja? Isabel y yo éramos amigos, trabajamos juntos.
 Cuándo Martes y 13 éramos un trío estuvimos ocho meses de gira por Andalucía con ella.
 Ella era guapísima, con ese pelo largo hasta los glúteos, y con ese pedazo de torero guapo a rabiar de ojazos azules [el fallecido Francisco Rivera Paquirri]. Hacían una pareja preciosa. Paco era un encanto.

Una vez contó que entró en el camerino de Paquirri cuando estaba duchándose y, vaya, había algo muy impresionante. No, no cuento nada de eso, ¡fui incapaz de mirar! 
Yo llegué tarde una vez que él toreaba en Linares y a él lo estaban vistiendo. 
Estaban en la habitación Fernando Conde, Josema, la madre de la Pantoja y la Pantoja, allí muy seria. Yo dije: “Perdón, pero me meo mucho”. ¿O tal vez dije “me meo toa”? No lo sé. Y me responden: “Bueno, pues pasa al baño, que Paco se está duchando”.
 Y yo: “¡Glups!”. Y yo entré, es que me meaba mucho, joder. 
Me puse a mear, pero no había echado ni gota. Entonces oigo que se descorre la cortina y yo pensé: “Ay, Dios mío, qué situación”. 
Yo no le vi lo que tenía, si era grande o si era pequeña.
 Yo no entré ahí para verle a él. Nunca ha sido mi tipo, además.
¿Qué opinión tiene de la Isabel Pantoja que conocemos hoy? Pues se me ocurren tantas frases… lo del boomerang, lo de aquellos vientos traen estos lodos… 
Si tú eres altivo, que no lo digo por nadie en concreto, vas a sembrar odio.
 Yo creo que Isabel ha tenido demasiada ambición. 
Pero es lícito, allá cada uno.
 Pero hijo mío, ser la alcaldesa de un punto de referencia tan importante como Marbella a mí no me seduce. 
Y digo este caso como puedo decir otro.
 La ambición es un pecado muy grande.
¿Qué le pasó con Mariló Montero? Para mí fue una decepción. No tengo nada contra esta señora. 
Una vez comimos juntos cuando estaba con Carlos Herrera y nos lo pasamos muy bien. Yo no quería hacer más televisión, pero [en 2014] me ofrecieron un programa familiar y blanco ” [El pueblo más divertido, en RTVE] y me pareció bien ser copresentador con Mariló.
 Pero resulta que no me dejaron hacer nada. ¡Yo no pintaba nada allí! 
No hubo feeling, no pegábamos ni con cola. Ella iba por un lado y yo por otro.
 “¡Ay, que me mancho, no quiero hacer esto!”.
 Yo, que soy muy destroyer, hacía cosas como ponerme un pulpo a modo de peluca.
 Y ella: “¡Ay, no te acerques!”. ¡Venga ya, tía! Aquello no funcionó y lo mejor que le pudo pasar al programa fue que no lo viera nadie.
 De verdad que no estoy quejándome, yo también tengo mi parte de culpa.

Últimamente también se habla mucho de la vida privada de otra figura pública que es además cercano a ti, Miguel Bosé [el cantante, que vio a Martes y 13 en un club en los setenta y los puso en contacto con la discográfica CBS, fue considerado por el dúo como uno de sus padrinos]. ¿Tú te crees que hay derecho a lo que le están haciendo a Miguel Bosé?
 Luego ya se enfrentan las dos España. La derecha, la izquierda, el rojo de mierda, el facha recalcitrante, ¡estamos siempre igual! 
Luego como profesional te gusta o no, pero hay que ver que odios encontrados tenemos.
 Es una herencia que no vamos a perder nunca. Un mal olor que nos perseguirá siempre.
 Mira Fernando Trueba con su película, o lo que le pasó o el Willy Toledo, que ya ni te cuento. Qué pena, si es un tío enrollado, muy majo y encantador, ¡en qué berenjenal se ha metido! ¿Por qué?

Tal vez por defender sus ideas. ¿No está de acuerdo en que los artistas se signifiquen políticamente? 
 No, no es que no esté de acuerdo, pero yo no lo voy a hacer nunca. Yo tengo amigos de todos los lados: de arriba, de abajo, del este, del oeste, heteros, homosexuales… maricones, que me gusta más decirlo.
 Pero al que tiene la fama le sale inmediatamente una leyenda negra.
La entrevista llega a su fin. Millán se levanta y pide un último favor: “Sé bueno conmigo, que yo soy muy directo y muy dado a decirlo todo y luego las frases se sacan de contexto.
 Es una indefensión y yo, además, no tengo redes sociales. Me quedo con el WhatsApp".

Nawja Nimri : “Sufrí tricotemnomanía (obsesión por rasurarse el pelo); tu cabello refleja tu estado mental”

La actriz y cantante hace honor al ‘Ponte la peluca ya’ que entonara la Orquesta Mondragón y explica por qué es un accesorio necesario.



Nawja Nimri : “Sufrí tricotemnomanía (obsesión por rasurarse el pelo); tu cabello refleja tu estado mental”


Las pelucas sintéticas pueden cortarse (el estilista Xavi García recomienda dejarlo en manos de un profesional), pero no se debe jugar con su color ni volumen. 
Se lavan con agua tibia o fría y se pueden usar productos como suavizante normal e incluso textil para su mantenimiento.
 Se han de limpiar con delicadeza para mantener su forma, difícil de recuperar si la pierden. Foto: Daniel Scheel
Para Najwa Nimri, llevar el pelo corto fue una decisión lógica que tomó siendo una niña. «Practicaba muchos deportes como el surf y el skate y llevar la melena cuidada requería mucho trabajo», explica.
 Aunque en ocasiones ha optado por ir rapada, reconoce que casi siempre se ha decantado por el flequillo y que en sus momentos más caóticos se pasaba con la tijera porque padecía tricotemnomanía (el deseo irrefrenable de cortarse en exceso el pelo). «Tu cabello refleja tu estado mental», asegura.
Las cabelleras largas las deja para las pelucas. Las suele llevar, y no solo por estética.
 Ponerse maquillaje, vestuario, pelo postizo e incluso lentillas ayuda a la intérprete y cantante a meterse en los papeles que escoge. «Soy una actriz muy física, entiendo los personajes de fuera hacia dentro, primero transformo mi cuerpo para que después lleguen a mi cabeza».
 El quitárselo todo tras el rodaje le facilita la desconexión de esos papeles, generalmente muy complejos y duros.
 «En el espejo, vuelvo a identificarme conmigo y me alejo rápido de lo que estaba haciendo antes», cuenta.
En 2018, ha estrenado dos películas (Quién te cantará de Carlos Vermut y El árbol de la vida de Julio Medem) y ha grabado dos series (la cuarta temporada de Vis a vis y la tercera de La casa de papel). No siempre ha sido así. 
 En 2015, sumaba seis años sin actuar. «Me empecé a aburrir y me volqué de nuevo en la música. No me había dado ni cuenta del tiempo que había pasado». 
En cuanto fue consciente de ello, cambió de representante y en tan solo un día la llamaron de la ficción carcelaria. «Cuando me ofrecieron la mala de la serie, acepté de inmediato».

Cuando no se usan, tanto unas como otras se deben poner sobre una cabeza de maniquí con el mismo volumen que la melena natural. «Muchas clientas maquillan el busto como si fueran ellas», cuenta el estilista Alberto Cerdán. Si no se dispone de maniquí o se quieren guardar, se hace sin doblar en una redecilla de pelo y una bolsa de plástico cerrada. 
 Pantalón de Comme des Garçons. Foto: Daniel Scheel
Nimri regresó por la puerta grande con su papel de Zulema, su primera incursión en la televisión (con la que ha descubierto la disciplina de los horarios), que la ha convertido en un ídolo entre los adolescentes. Incluso muchos de sus seguidores se han tatuado el rostro de la más despiadada de la prisión. 
«En la actualidad, la gente se tatúa cualquier cosa, los valores son mucho más ligeros: hoy dibujas una promesa y mañana pones otra encima o la borras con láser», afirma mientras muestra en su móvil decenas de esas obras en la piel que comparten sus fans en redes.
En octubre, Netflix anunció su incorporación en la nueva tanda de episodios de La casa de papel. 
 De su personaje se sabe bien poco: «Que la va a liar», según la cuenta oficial en Twitter de la cadena, y su nombre, que nos confiesa ella misma: Alicia Sierra.
 «Parece que se está generando una industria potente en España; ya no es como antes, triunfar aquí puede tener repercusión en todo el mundo». Ella lo sabe bien, pues Hollywood la ha tanteado, pero nunca le ha cuadrado, la primera vez por su embarazo.
 «De todos modos, si me hubiesen llamado Spielberg y Vermut al mismo tiempo, me habría quedado con Carlos, que tiene mucho talento y es español».
Las pelucas de cabello real deben tratarse como si fuera el propio pelo: champú, acondicionadores, mascarillas, el secador a cierta distancia para no quemar… Se pueden cortar, teñir y peinar. 
Si se usan productos de fijación, el estilista Eduardo Sánchez aconseja cepillarlas después del lavado con cerdas de jabalí para eliminar residuos. Foto: Daniel Scheel
Considera su última colaboración con el director como el mejor papel que ha interpretado en su vida, en un universo lleno de claroscuros. 
«Nunca me he reconocido menos en un vestuario, en las pelucas, en mis propias canciones a las que pone voz Amaral…». Le costó no ser reactiva y llegar hasta lo más hondo de esa protagonista, pues, según cuenta, a Vermut no le gusta dar muchas explicaciones, prefiere que cada uno llegue al fondo por sí mismo. 
«Lo más importante cuando trabajas con un autor es entenderle y comprender los perfiles que ha creado. Lo sé bien porque empecé así».
Eso fue a mediados de los noventa. 
Participó en Abre los ojos de Alejandro Amenábar, pero su carrera despegó con Los amantes del Círculo Polar de Medem en 1997. Como agradecimiento, ha vuelto a ponerse bajo sus órdenes en su último largometraje, aunque no le apetecía demasiado la situación a la que debía enfrentarse:
 «Sufrí mucho, en especial al rodar con un niño que llora todo el tiempo. Lo hice porque se lo debo», apunta.
Con tantos éxitos, se le ha acumulado el trabajo. «Tuve que rodar Vis a vis en verano después de terminar las dos películas: no disfruté de ninguna semana libre, ni siquiera de un día».
 De esos seis años sin aparecer por la pantalla, guarda un buen recuerdo y los considera también un triunfo: «Cuanto más consigues a nivel profesional, más se resiente lo demás. Ha sido una época magnífica de mi vida».
Najwa Nimri en una escena de Quién te cantará (2018) de Carlos Vermut, en la que interpreta a la cantante amnésica Lila.
Durante ese tiempo se centró en su hijo y en la música, su pasión: «Es terapéutica, sienta bien, te olvidas de quién eres». 
Polifacética desde sus inicios, opina que «no está aún muy bien visto lo de ser del Renacimiento, multidisciplinar», pero no sería capaz de elegir entre una de sus facetas: «Dedicarse a una de ellas ayuda a que se desarrolle la otra».
 Ahora, prepara nuevo álbum en castellano y mano a mano con El Guincho, con quien está recomponiendo los temas.
Nimri solo teme una cosa: perder la ilusión. «El día que me levante y no sienta interés por nada, me haré vieja».
 Este año se propone promoverla con creces en Navidad: «Es un fallo, lo sé –dice con sorna–, pero me encantan estas fechas y generar momentos bonitos para recordar. 
Mi abuelo tenía dos hermanos jugueteros y siempre se esforzaba por darnos la mejor celebración. 
Llevo desde noviembre empaquetando regalos».




Las redes se echan encima de Rafa Mora por este comentario a Miriam Saavedra en 'Sábado Deluxe'

Algunos usuarios pidieron que se expulsase al colaborador del plató por la ofensa.

 


Esperanza Gracia: “Soy una bruja de familia”......... Luz Sánchez-Mellado

La astróloga y tuitera estrella confiesa que deriva a muchos clientes al médico o al psicólogo y que su único poder es proporcionar muletas emocionales a la gente.

Esperanza Gracia, astróloga
Esta es una entrevista sin ninguna pretensión científica ni de las otras.
 Como todas, por cierto, pero quede dicho por si los puristas y los ultraortodoxos.
 La entrevistada es una celebridad con 30 años de televisión a la chepa y una cuenta de Twitter con 230.000 seguidores, a los que capotea con la soltura de la ambidiestra que ha toreado en plazas de todo pelaje.

 Con muchos menos, otros se autodenominan influencers. 
 Ella se presenta como lo que es: astróloga, hechicera, pitonisa. Bruja, incluso, si detecta la confianza, el respeto y el humor que ella derrocha.
 Quedamos en Telecinco, donde anda como Vasile por su casa y todo el mundo la saluda como “Espe”.
 Ahí, en el plató de Sálvame, donde graba su programa nocturno de horóscopo, se viste de lentejuelas —”estamos en Navidades, qué menos”— y funde persona y personaje. ¿Magia?
Esperanza Gracia. Con ese nombre estaba predestinada.
Mi padre estuvo inspirado, sí.
 Pero lo que no sabes que, antes de ser astróloga, también estaba en las nubes: fui funcionaria de Defensa y azafata. 
De tierra, porque me casé a los 21, y a las casadas no nos dejaban volar. Se nos olvida cómo estábamos las mujeres.
¿En serio? ¿Cuándo era eso?
Jaja, no te lo digo, que echas cuentas.
 Por los años 70. Antes, estudiando inglés en Londres, me formé en tarot y astrología.
 Siempre me fascinaron, pero aquí los libros estaban prohibidos. Además, así, cuando conocías a alguien, les decías cuatro cositas, se quedaban flipados y ligabas.
¿Eso es lo que hace? ¿Seducir a sus espectadores/clientes?
El horóscopo es una mezcla de lo que yo extraigo de los astros, y lo que a ti te llegue dentro. Mi horóscopo llega al corazón. Si te llega, funciona. Si no, no.

Esperanza y Gracia

En su nombre y apellido, dice, están condensados sus mejores atributos y los servicios que ofrece a su público.
 Podrá o no acertar con sus augurios, pero lo que es seguro es que Gracia (España, siglo XX), se ríe hasta de su sombra. 
Se agradece.
Por mi forma de hablar, la paz que transmito, mi capacidad de observación. 
Todo eso sabiendo que una palabra, una sola, te puede levantar.
 Si yo te digo que la luna está en tu signo y que vas a arrasar, es una interpretación mía basada en algo que yo considero cierto, vale, pero puedo espolearte, potenciar lo que llevas dentro. 
Siempre con mucha ética.
También hay quien le acusa de jugar con la soledad ajena.
Pocos, espero. 
Me parecería tremendo. No quisiera ese karma para mí.
 No, yo no juego con la gente.
 Intento poner los recursos para que sean ellos quienes jueguen las cartas de su vida. Les doy muletas para que sigan caminando.
¿Vende clavos ardiendo?
Me están dando escalofríos porque estás dando en el clavo. 
Tú no sabes lo que la gente sufre.
 Sufren por no poder desprenderse del apego, porque no aceptan su destino, porque no toman decisiones, porque quieren cambiar las vidas de otros y no la suya, cuando no se puede cambiar casi nada. Cambiamos muy poco.
¿Y cobra caras esas muletas?
No, no soy cara. Puedo ser hasta gratuita.
 Muchas veces lo soy, de hecho. Ni te imaginas cuántas.
Se ha puesto seria.
A ver, este es un tema duro, porque yo pago mis impuestos.
 El dinero no lo es todo. Hay veces, y lo sabe la gente que trabaja conmigo, que no se puede cobrar a nadie, porque lo que te están pidiendo es horroroso, o porque no puedes dárselo. 
Pero claro, ese es tu trabajo también. Escuchar
¿Qué le piden sus clientes?
Pueden tener algún problema y te piden orientación en su caos. Pero sobre todo necesitan que les escuchen. 
La gente está muy sola. ¿No te das cuenta de que nadie escucha a nadie? Yo les escucho media hora, y miro. 
Miro cada pestaña tuya porque eso me da la pista de por dónde van cosas de las que tú no eres ni consciente. 
Y salen historias que no están cicatrizadas o que están mal curadas.
¿Me está psicoanalizando?
No, si veo algo yo derivo a un psicólogo, o a un psiquiatra, o a un especialista cuando me piden remedio para una enfermedad.
 No soy ni médico ni psicóloga, digamos que soy una mediadora. Una bruja de familia, si quieres, una amiga que te escucha y te dice dónde cree que tendrías que ir.

¿Qué le inquieta, le atormenta y le perturba a Esperanza Gracia?
Perder el sentido del humor.
 Lo he visto cerca, y es lo peor, porque entonces la vida es negra. Puedes estar en un momento horrible, pero alguien te hace reír, y todo cambia.
 El humor es la gran muleta. La gran varita mágica.
¿Cómo lleva ser un icono millenial en Twitter?
Ay, mis millenials, si no habían cuando yo empecé, pero son un público maravilloso.
 La vida aún no les ha maleado, y están en estado puro y salvaje. Me divierto horrores con ellos. 
Y me han enseñado a reirme de mí misma.
Las encuestas se equivocan. Ahí tiene futuro si le falla la tele.
Fallan porque no me preguntan a mí. 
En serio, yo no soy vidente, amor, soy astróloga.
 Interpreto el cosmos como me da la gana, pero como funciona, y hago feliz a la gente, lo voy a seguir interpretando. 
Siempre van contra los astrologos, pero no hacemos mal a nadie. Solo damos esperanza.
2019 es año electoral. Mójese.
Va a haber mucha gente que no va a votar, pero puede dar un vuelco la situacion, ya te lo digo.
 Y me mojo: ese vuelco va a ser positivo, al principio va a ser un poco caótico pero terminará siendo positivo.
 No llegará la sangre al río. Tenemos que habla y decidir lo que queremos entre todos.

Se lo voy a poner más difícil. ¿Voy a ir al gimnasio este año?
Pues mira, querida leo: si te apuntas en primavera, aún veo posibilidad de que aguantes hasta el verano, pero si pretendes empezar en enero, a febrero no llegas.
Agorera.
Me lo dicen los astros. ¿Yo qué culpa tengo?