Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

31 ago. 2018

Rumbo a la Normandía de Proust

Desde Illiers, el pueblo de la tía Léonie, hasta la playa de Cabourg, el Balbec de 'En busca del tiempo perdido', un viaje por los escenarios reales y literarios del gran escritor francés.

 

Rumbo a la Normandía de Proust

Desde Illiers, el pueblo de la tía Léonie, hasta la playa de Cabourg, el Balbec de 'En busca del tiempo perdido', un viaje por los escenarios reales y literarios del gran escritor francés


La playa de Houlgate, en Normandía (Francia).
La playa de Houlgate, en Normandía (Francia). Getty Images

 

La casa de la Tante Léonie, en Illiers-Combray. ampliar foto
La casa de la Tante Léonie, en Illiers-Combray. Getty Images

Los jardines de Swann

Así salgo yo del museo, medio mareada.
 Quiero perderme sola por los andurriales que Proust conoció, y enseguida los encuentro.
 El Jardin du Pré-Catelan, diseñado por tío Jules, y que sirvió de modelo para los jardines de la mansión de Swann.
 Y los caminos que bordean los campos de avena y trigo, cruces de caminos que dan a su vez a otros caminos que llevan a Méséglise, Tansonville, Guermantes…
 Los recorro en la más absoluta soledad y paso por el seto de flores de espino donde el niño Marcel se encuentra con Gilberta, la hija de Swann en su libro. 
Hay ahora allí un matrimonio de ancianos sentados en el mismo banco y recreándose con seguridad en la primera vez que se dieron la mano. 
En estos pensamientos transcurre mi paseo, entre el olor a paja y el sonido del agua que lleva el Loira.
 Estoy en pleno centro neurálgico del mundo desdoblado que nos presenta Proust en La Recherche, un mundo de dos caminos, el de Swann y el de Guermantes, el de la aristocracia y el ancien régime y el de la alta burguesía a la que él pertenece.
 Pero todo esto ocurre en un lugar perdido en el middle west
  francés.
 
Interior del museo de Proust, en Illiers-Combray.
Interior del museo de Proust, en Illiers-Combray. Alamy
A estas alturas ya me importa poco la iglesia y el campanario que aún no he visto, y la casa de sus abuelos, que me han dicho que está enfrente.
 He cruzado el río, he dejado atrás el camino de Vinteuil y me oriento otra vez hacia la plaza del mercado.
 En la oficina de turismo pregunto por la otra plaza, la de la iglesia. Con eso daré por cumplida mi visita. 
La encantadora joven que me atiende me explica que la iglesia está ahí, y me lleva de la manga a verla. 
¡Sí, claro, Saint-Hilaire!, y doy de bruces con ella.
 Parece toda una narración y no un templo cristiano. 
Me remite incluso a la cúpula del baptisterio de Florencia, donde Dante aprendió la estructura circular que daría lugar a su Divina comedia. 
 Hay algo en este lugar que abriga y contiene la totalidad del exterior, como si los campos de afuera, todo ese inmenso granero que es la región de Centro-Valle de Loira, viniera a almacenarse aquí. Y algo tiene además de desván nutricio, con sus compartimentos de madera separados para que no se mezclen la cebada y el centeno. 
No es una mala coincidencia, Proust y el pan. Y La Recherche, como un inmenso granero, un enorme clasificador
. Pero esa noche en Illiers no podré pegar ojo. 
Llevo todo el día con la foto de Man Ray en el bolso y ahora que estamos solos Proust y yo, él muerto y yo viva, me muero de miedo
Como no podía ser menos, allí me encuentro al atildado personaje del que vengo huyendo desde la casa de tante Léonie.
 Está tomando notas en su cuaderno, frente al pórtico de Saint-Jacques (el nombre real del santuario).
 Debería decirle algo a este hombre, hacernos amigos, pero opto por esquivarle y meterme en el templo.
 ¡Y de pronto me doy cuenta de que estoy en un granero! Un prodigioso granero de una sola nave cuyo interior me conmueve por su simplicidad. 
Al fondo, una luz, un foco arroja claridad sobre un segmento de muro donde un hombre trabaja minuciosamente decapando la pintura que cubre los frescos.
 Es un restaurador, un artista, pero también podría ser un agricultor, alguien concentrado en separar q211
La playa de Carbourg, en Normandía.
La playa de Carbourg, en Normandía. CRT Normandie

Viaje a la playa

Al día siguiente, mi querida Laurence me lleva a la estación.
 Mi ruta para el segundo día es desandar el camino en tren desde Illiers hasta Chartres, y desde allí en Blablacar hasta Cabourg, en Normandía: el Balbec de La Recherche. Si Centro-Valle de Loira es el granero de Francia, Normandía es la leche y el calvados. 
Pero antes, en Chartres, tengo tiempo para visitar una de las catedrales góticas más hermosas del mundo.
 La rodeo y la sensación que tengo es que sin esta catedral, sin estos entornos arquitectónicos que Proust conoció muy bien, La Recherche tal vez no hubiera existido.
  He reservado una habitación por un dinero que en mi vida he gastado. Nadie lo sabe aún, pero los sensitivos franceses de esta zona parecen vislumbrarlo: Proust y yo cumplimos años el mismo día. Cuando me encuentro con la conductora de mi Blablacar se lo cuento. Ah, qué bien, me dice, yo acabo de cumplir 24. Me siento sin pensarlo en el lugar del copiloto. Mi compañera de viaje me anuncia que aún vamos a buscar a otra pasajera, de quatre-vingt-quatre, precisa. La mujer de 84 se conserva muy bien y se mete detrás como una atleta.
La playa de Cabourg, en Normandía (Francia).
La playa de Cabourg, en Normandía (Francia). Getty Images
El camino de dos horas y media en coche, desde Chartres a Houlgate, resulta ser una travesía por el paisaje que va cambiando de las llanuras amarillas a las praderas verdísimas llenas de vides y de pastos. 
La mujer de quatre-vingt-quatre resulta ser normanda. 
Mientras el coche circula por la Nacional 154 que nos llevará hasta la costa, le pregunto si recuerda el desembarco de Normandía. “Sí, claro, yo tenía cinco años”, dice toda coqueta.
 Y también recuerda esta misma carretera invadida por los alemanes, con sus metralletas. 
Todo eso recuerda esta mujer, que además me habla de Proust como de un vecino.
 “Venía a Cabourg”, comenta, “pero cuando él murió, yo aún no había nacido”, me dice, para que no haya lugar a confusión. “¿Y va usted al Grand Hôtel?”
Sí, le digo. “Pues desde Houlgate a Cabourg aún hay una tiradita, y a la hora a la que llegamos no pasa el tren. Espera…”, dice. Entonces saca su móvil, llama a su hija y le da indicaciones de dónde recogernos y adónde me debe llevar.
 Y así es. Nada más llegar a Houlgate, la pasajera se agarra a mi brazo y le pide a su hija y a su yerno que me lleven a Cabourg. En el camino hablamos español.
 La hija y su marido han vivido varios años en Chile, y cuando me despido, delante del Grand Hôtel, tengo por un momento la sensación de haber vivido un encuentro poético.

Muere Alejandro Bolaños Correa, el hombre que nos hizo mejores

El periodista de Economía de EL PAÍS, afectado por un cáncer de páncreas desde 2016, fallece en Madrid a los 47 años.

Alejandro Bolaños Correa
Alejandro Bolaños Correa

 

Carecía de ambición individual –rechazó innumerables ofertas para ser jefe en el periódico-, mientras que desbordaba ambición colectiva. 
Le importaba más la influencia que el poder.
 E influía por la vía del diálogo y el debate constante, la búsqueda de otros puntos de vista, la defensa de un espíritu de equipo por encima de la firma personal. 
 Ejercía como un asesor del conocimiento y el sentido común en cada una de las secciones por las que pasó.
 Esa aureola de hombre sabio, inteligente y bueno se reflejó en la votación para el comité profesional, el órgano de la redacción que traslada a la dirección quejas y preocupaciones por malas prácticas profesionales. 
Cuando se presentó, en noviembre de 2013, logró un respaldo abrumador: el 95% de los votos.
Alejandro Bolaños comenzó su vida profesional en 1998 en la delegación de EL PAÍS de Sevilla, donde durante cerca de una década se curtió en todos los frentes de la información (política, economía, sociedad y hasta sucesos). 
Cubrió uno de los mayores desastres ambientales de la época, el vertido de Boliden, con tesón, entrega y rigor.
 Llevaba el ADN de la Escuela de Periodismo de EL PAÍS, donde hizo el máster en la undécima promoción (1997).
 Encontró en el periodismo, al fin, un camino profesional satisfactorio, que aunaba su compromiso social, su talento con la escritura y su poder analítico.
Siempre soñó con trabajar en la sección de Sociedad, mucho más cercana a sus preocupaciones ambientales, pero terminó aceptando que su formación le convertía en un valioso redactor del área económica.
 Para su sorpresa acabó reconciliándose con la economía a partir de 2008, cuando la caída de Lehman (que le sorprendió cruzando Canadá de Este a Oeste) desató un vendaval de acontecimientos que convirtió a la información económica en algo capital para cualquier medio de comunicación.
 Los lectores necesitaban saber más, saberlo todo: el trabajo de Álex y el resto de la sección durante estos años ha sido soberbio.
Amaba el cine, la música, la literatura, la montaña, el mar, los viajes.
 Un otoño caminó los 755 kilómetros de Roncesvalles a Santiago: sufrió mucho, pero hizo que su voluntad doblegase al dolor. Un clásico de su personalidad.
 Era socio de ACNUR y Médicos sin Fronteras. Tenía tanta curiosidad como entereza.
 Era de esas personas que siempre se estudian los manuales de instrucciones y nunca dejan lo más rico para el final.
Adoraba a su hija Elba, nacida en 2009, igual de racional y bondadosa que el padre. 
Estaba unido a sus dos hermanos, Carlos y Javier, por el Atleti y toneladas de amor.
 Álex nació en Madrid, adonde se trasladaron sus padres desde Huelva.
 Economista como su hijo, Abilio Bolaños desarrolló casi toda su carrera profesional como directivo en Telefónica. 
Laura Correa se licenció en Historia en Sevilla y trabajó en distintos archivos y bibliotecas.

En 2016 le fue diagnosticado un cáncer de páncreas, contra el que han peleado dos médicos excepcionales del hospital Gregorio Marañón –el cirujano José Manuel Asencio y el oncólogo Andrés Muñoz-, además del propio Álex. 
Exprimió cada día desde entonces, siendo consciente de que el final podía estar a la vuelta de la esquina.
 En enero de 2018 se casó conmigo en el parque del Retiro bajo una lluvia desaforada y los versos de Khalil Gibran leídos por la alcaldesa, Manuela Carmena:
 “Amaos uno a otro, mas no hagáis del amor una prisión”.
Estábamos juntos desde el año 2000. 
Tan juntos que trabajábamos en el mismo periódico y compartíamos un ir por la vida.
 Tan juntos que tuvimos cáncer al mismo tiempo (el mío de mama) y juntos acudimos a radioterapia y a alguna quimio.
 Juntos también nos construimos un muro contra el victimismo y el rencor. Teníamos cáncer, sí, pero nuestra vida estaba repleta de muchas otras cosas bellas. 
Hasta hoy. 
Porque se ha ido debido a procesos infecciosos, agravados por una recaída tumoral. 
Y pese al desgarro de este último mes, transcurrido en la UCI de los hospitales Clínico de Santiago y Gregorio Marañón, y a la dureza de estos últimos años, yo siento una inmensa gratitud por haberle conocido y acompañado durante 18 años.
 Él me hizo mejor.
Tereixa Constenla es periodista de EL PAÍS y esposa de Alejandro Bolaños.

Freddie Mercury - How Can I Go On

Carros de Fuego - B.S.O.

Paula Echevarría pierde influencia en Instagram

Según un estudio, la actriz ha sido superada por Laura Escanes mientras que el trono sigue siendo para Dulceida.

Laura Escanes, Paula Echevarría y Dulceida.
Laura Escanes, Paula Echevarría y Dulceida. GTRESONLINE

 El poder en el mundo de Instagram ha sufrido cambios. 

Ahora la fuerza ya no está solo en el número de seguidores, sino en la influencia.

 La bloguera y youtuber Aida Domènech, más conocida como Dulceida, alcanza ya los 2,4 millones de seguidores en Instagram y por tanto ocupa el trono de las más seguidas en la red social.

 La segunda plaza es para Laura Escanes, con casi 1,2 millones de seguidores y la tercera para Paula Echevarría, que pese a sus 2,3 millones ha perdido algo de influencia. 

Todo ello con datos de la herramienta especializada en social media analytics Metricool, que ha elaborado un ránking de los influencers de moda españoles que han tenido más éxito en la red social estos últimos meses.

Los expertos en análisis de campañas digitales se han basado en los seguidores, la frecuencia de publicación, los likes y el engagement  —el número de interacciones recibidas por cada 1.000 personas alcanzadas como métricas principales. Escanes ha pasado a Echevarría por la frecuencia de publicación y el número de interacciones que recibe cada post, no por su número de fans.

Instagram se ha convertido en la red social del momento. 
Su facilidad de uso y su primacía de la imagen y el vídeo, de las postales bonitas frente a las palabras agresivas de Twitter, hace que su crecimiento esté siendo espectacular.
 En España se ha convertido en la red social que más usuarios ha ganado este año y, según un reciente estudio, la mitad de quienes usan redes sociales utilizan Instagram
Además, el 80% de usuarios siguen a marcas e interactúan con la publicidad.
La célebre Dulceida ha compartido un total de 83 publicaciones este verano su viaje a Hawái con su esposa Alba Paul, un periplo que está siendo seguido de cerca por muchísimos fans, puesto que la pareja ha sufrido la llegada al archipiélago del huracán Lane, por el cual se declaró el estado de emergencia en el archipiélago.
Laura Escanes es modelo además de influencer y no duda en compartir con sus seguidores cómo es su día a día y sus proyectos profesionales.
 En uno de sus últimos vídeos en su canal de YouTube mostró su nueva casa, en la que vive con el que es su marido desde hace un año, Risto Mejide.
 Tras hacerse pública su relación con el presentador de televisión sus seguidores han aumentado.
 También ha logrado publicar su primer libro, Piel de letra.
Además de su carrera como actriz, Paula Echevarría se ha hecho un hueco en el mundo de la moda.
 Comenzó con su blog colaborando con la revista Elle y ha conseguido tener un gran éxito en Instagram, donde tiene 2,3 millones de seguidores.
 Casi todas sus publicaciones están relacionadas con las firmas de las que es imagen Desde el proceso de divorcio de David Bustamante, la actriz ha preferido cambiar su manera de actuar en Instagram, optando por rebajar sus publicaciones sobre su vida privada. 
El top 5 del ránking lo completan María Pombo —que ahora ha anunciado que se casará en los próximos meses— y precisamente Alba Paul Ferrer, esposa de Dulceida.
 

 

La proposición de Miguel Ángel Silvestre a Amaia Salamanca que ha encendido las alarmas

Atención, fans de 'Sin tetas no hay paraíso'.

Miguel Ángel Silvestre se ha lanzado. 
El actor que dio vida al Duque se ha puesto nostálgico al ver un vídeo de una escena en la bañera con Amaia Salamanca, de la serie Sin tetas no hay paraíso (Telecinco), y no se lo ha pensado dos veces, aunque sí que se lo ha pedido dos veces. 
Silvestre le ha propuesto a Salamanca volver a rodar la serie.
"Querida Amaia Salamanca, ¿volverías a hacer esta serie conmigo? Qué bonito recuerdo. Te echo de menos compañera.
 Cuánta ilusión teníamos. Trabajar contigo fue un placer. Espero que se repita pronto", ha escrito el actor junto al repost del vídeo.
El valenciano ha vuelto a escribir el mismo texto en otra publicación, en esta ocasión con fotos de la pareja en una escena de la serie, intercambiándose miradas o dándose un beso.
La propuesta de Silvestre ha recibido una rápida respuesta de Amaia Salamanca: "¡CUANDO QUIERAS! Volvería a hacerla con los ojos cerrados, mi querido Duque ❤️❤️❤️".
La publicación ha encendido las alarmas de los fans de la serie, que han reclamado en los comentarios su vuelta y se han mostrado entusiasmados con la idea, mientras que otros, como La Vecina Rubia, se han ofrecido a sustituir a Salamanca en el papel de Cata. "Si ella no quiere, yo me pido voluntaria, Duque", ha dicho por escrito la influencer.
Este no sería el primer encuentro de los actores en la ficción después de la serie de Telecinco, ya que coincidieron también en Velvet.



 

La esperadísima novedad de Mercadona que cambiará para siempre la forma de comprar tu comida

La cadena española Mercadona ha comenzado este viernes a vender comida recién cocinada en sus supermercados, según informa el diario económico Expansión.
De este modo el gigante valenciano ha ubicado su primer mostrador de comida cocinada, al que ha denominado "Listo para comer", en la localidad valenciana de Burjassot.
Los platos, que se servirán en envases ecológicos de materiales como caña de azúcar, papel o cartón, incluirán desde ensalada hasta pizza, pasando por paella o albóndigas.
Esta nueva oferta de la compañía presidida por Juan Roig, resultado de más de un año de trabajo del laboratorio culinario y en el que ha invertido un millón de euros, pretende competir con las comidas preparadas de otras cadenas como El Corte Inglés o Carrefour.

Buster Keaton vuelve a hacer reír

Bodganovich homenajea al maestro del humor con un documental.

Fotograma del documental 'The Great Buster. A Celebration'
Fotograma del documental 'The Great Buster. A Celebration'

 

Cambio horario CAMBIO HORARIO Vota: ¿Estás de acuerdo con suprimir el cambio de hora? ¿Prefieres el horario de invierno o el de verano?

La Comisión Europea planteará a los Estados permanecer en el horario de verano. ¿Qué opinas?

La Comisión Europea va a proponer la supresión del cambio de hora en la Unión Europea después de que una abrumadora mayoría (84%) de los votantes de una encuesta de internet apoyase contar con un horario fijo. ¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con suprimir el cambio de hora dos veces al año? Y, de ser así, ¿en qué horario preferirías permanecer, en el de invierno o en el de verano? Vota.

cambio de hora
Relojes de una exposición de Klaus Rinke, en Düsseldor (Alemania), el 26 de octubre de 2016. EFE
Esta encuesta no es científica, responde tan sólo a las respuestas de los lectores que desean exponer su opinión.
Prefiero siempre el Horario de Verano
 

Temor en Pasapalabra: nadie esperaba lo que ha hecho este nuevo concursante



Ander, el nuevo concursante de este jueves, y Fran, el último gran favorito del programa, han protagonizado un Rosco de infarto en Pasapalabra (Telecinco)
El nuevo y el veterano han medido sus fuerzas y la determinación y la habilidad de Ander han llamado la atención de la audiencia.
 Los aciertos del joven, que han hecho sudar a Fran, han sido muy aplaudidos porque alguien, por fin, ha puesto "a sudar" al favorito:

30 ago. 2018

Leonard Cohen - I'm your man (sub. Español)

Roberto Carlos - Tu eres mi amigo del alma.

10 destinos para viajeros que se adelantan a las modas

De las danesas islas Feroe a las montañas de Kirguistán, lugares espectaculares por descubrir que reciben cada vez más aventuros y viajeros independientes.

Los acantilados de Vágar, en las islas Feroe (Dinamarca).
Los acantilados de Vágar, en las islas Feroe (Dinamarca).

Desde las islas más remotas de Filipinas, convertidas en paraísos para buceadores sin fronteras, hasta regiones inhóspitas como Kamchatka o Yibuti, objeto de deseo para los más aventureros, pasando por nuevas ciudades como Tiflis que comienzan a tener en cuenta los viajeros que huyen de los destinos más trillados. 
Estos son algunos rincones del planeta que suenan cada vez con más fuerza.
 Propuestas para viajeros inpedendientes, aventureros y exploradores, y que conviene preparar con conciencia antes de lanzarse.

1. Palawan (Filipinas) y las islas Bacuit

Nuevas mecas del buceo

Cada vez hay que ir más lejos para encontrar paraísos de los de postal. Afortunadamente, siempre nos quedarán las Filipinas: más de 7.000 islas para escoger y rincones casi inéditos, como Palawan, una isla hacia el suroeste, hacia Borneo, con impresionantes paisajes y fondos submarinos comparables a los mejores del sureste asiático, pero mucho menos concurridos.
 En el norte de la isla la costa serpentea entre calas y playas aisladas.
 Aquí encontraremos los sitios más conocidos (algunos de ellos ya suenan en las conversaciones entre los aventureros submarinos y amantes de la playa), como El Nido, la puerta de entrada al fabuloso archipiélago de Bacuit. 
 A las aguas de la bahía de Bacuit muchos las comparan con las del sur de Tailandia o con la bahía de Halong en Vietnam.
 Todo aquí es un descubrimiento: la isla de Cadlao es una especie de Tahití transportado a Filipinas con una atractiva laguna en la que se puede bucear con tubo entre jardines de coral a poca profundidad.
 O Tapiutan, que ofrece las mejores paredes para el buceo además de buenas playas.
 A las Bacuit se viene sobre todo a bucear con tubo: hay más de 20 puntos de inmersión.
Atardecer en la región de Zlatibor, en Serbia. 
Atardecer en la región de Zlatibor, en Serbia.

2. Serbia

Poner los Balcanes de nuevo en el mapa

Puestos a descubrir nuevos lugares sobre el mapa ¿por qué no animarnos a conocer Serbia
 Arrastra una historia muy dura pero ya hay muchos descubriendo que quedan pocas huellas de la guerra. Hoy es un país cordial y acogedor y está retomando el papel que siempre tuvo en los Balcanes. Belgrado se ha convertido en uno de los destinos más animados del mundo, una ciudad abierta y audaz.
 Quizás no sea bonita en el sentido más convencional, pero caminando se encuentran obras maestras de art nouveau y los restos del legado de los Habsburgo entre vestigios otomanos.

El Nido de Palawan, en Filipinas. 
El Nido de Palawan, en Filipinas.

 Y desde la capital se puede organizar un viaje por el país: para los que buscan ciudades llenas de referencias culturales es imprescindible pasarse por Novi Pazar, con una numerosa población musulmana, y en la que no faltan el café, las costumbres y la cocina turca, aunque también veremos muchos monumentos ortodoxos.

 Hay montones de cafés y restaurantes.

Y para descubrir la naturaleza, nos acercaremos a los pueblos de Zlatibor, una romántica región de montañas. 

Aquí están las principales estaciones de esquí, en el Tornik, el pico más alto de la zona, con 1.496 metros, y el Obodica. 

Un destino original y diferente para los que siempre están a la búsqueda de nuevos horizontes.

Un oso en la región rusa de Kamtchatka. 
Un oso en la región rusa de Kamtchatka. Getty Images

3. Kamtchatka (Rusia)

Un viaje al lejano Este

Moscú queda muy lejos de esta península en el remoto Este que, aunque a menudo se confunde con Siberia, es todavía más inaccesible y en invierno más frío.
 Kamchatka es hoy uno de los pocos lugares de la Tierra donde el viajero puede sentirse como si fuera el primer hombre en descubrirlo.
 Aunque han pasado más de 300 años desde que los rusos llegaron aquí, sigue siendo un lugar de difícil acceso.
Durante la época soviética era innacesible para los extranjeros y todavía hay muy pocos turistas que se animan a viajar a este confín del mundo para escalar sus humeantes volcanes, practicar heliski en los glaciares o contemplar desde un kayak los osos devorando salmones.
Viajar a Kamchatka requiere tiempo, paciencia y dinero.
 La falta de carreteras adecuadas y la necesidad de permisos hace que muchos lugares solo sean accesibles con helicóptero o con grandes vehículos especiales.
 Incluso llegar a los rincones más famosos como el lago Kurilskoe o el valle de los Geíseres no es fácil.
Los volcanes Koriakski, Aváchinski y Kozelski se pueden ver desde la capital de Kamchatka en un día despejado, algunas veces humenado ligeramente.
 Y se calcular que en este estado viven entre 15.000 y 30.000 osos. La mejor opción para verlos de manera segura es el lago Kurile, a unos 200 kilómetros de la capital, aunque hay que ir con agentes armados.
Surferos en la península de Nicoya, en Costa Rica. 
Surferos en la península de Nicoya, en Costa Rica. Getty Images

4. Santa Teresa (Costa Rica)

El último paraíso surfero

Ya ha corrido la voz sobre los sofisticados rincones hippies de Montezuma y Santa Teresa
 En la temporada seca, la zona se llena de surfistas de todo el mundo y de nómadas hambrientos de belleza natural y emociones en las aguas a ambos lados de la península de Nicoya.
 En medio, y en la punta más mericional de Nicoya, está la primera reserva natural del país. 
Hoy esta zona es más accesible que hace unos años, con mejores carreteras y barcos más regulares.

En esta esquina suroccidental de la península de Nicoya hay un buen oleaje, buen ambiente y una imaginativa cocina local.
 En las colinas se esconden elegantes alojamientos boutique y restaurantes. 
Y también hay cada vez más residentes extranjeros que lo eligen como ese rincón del mundo en el que uno decide retirarse del mundanal ruido.
La playa de Santa Teresa es alargada, espectacular y famosa por su rompiente veloz y potente y ofrece buen surf casi a todas horas. En el extremo norte de la playa, Roca Mar, es un imporesionante rompiente de rocas, el favorito de los locales.
 La playa termina al norte del pueblo y da paso a Hermosa, un precioso arenal que hace honor a su nombre. 
No faltan los hotelitos, las pensiones más o menos sencillas, cafés y tiendas de surf.

Ruinas de Kuélap, en Perú. 
Ruinas de Kuélap, en Perú. AGE

5. Kuélap (Chachapoyas, Perú)

La alternativa a Machu Picchu

Es difícil eclipsar al Machu Picchu, pero Perú es muy grande y está lleno de rincones excepcionales. 
Al norte del Altiplano, la sierra norte sigue siendo un lugar poco visitado, a pesar de la espectacularidad de los picos de los Andes y de los bosques que extienden desde la costa hasta la profunda selva amazónica, entre reliquias de reyes incas y ruinas de los guerreros que vivieron en otros tiempos en estos bosques envueltos en la niebla.
Los bosques nubosos de Chachapoyas han desvelado recientemente su gran tesoro arqueológico: la imponente fortaleza de Kuélap, una fabulosa ciudadela de piedra que es el yacimiento mejor conservado y más espectacular de la zona.
 Las vistas panorámicas son excepcionales y el valor de estas ruínas precolombinas enorme. 
Fue construida entre los años 500 y 1493, y son millones de metros cúbicos de piedra en buen estado de conservación. 
El acceso es a través de tres profundas y estrechas puertas que constituían un ingenioso sistema de seguridad que obligaba a los atacantes a formar en fila india, por lo que podían ser derrotados con facilidad.
 Dentro hay varios niveles con vestigios dispersos de más de 400 viviendas circulares, algunas de ellas decoradas.
 La estructura más enigmática, llamada El Tintero, tiene la forma de un gran cono invertido y en su interior, una cámara subterránea contiene los restos de sacrificios de animales, por lo que los arqueólogos creen que se trataba de un edificio religioso.
No muy lejos está Chachapoyas, una tranquila localidad rodeada de bosques y nubes que fue una de las primeras fundadas por los españoles y la base desde la que comenzó la explotación de la región del Amazonas.
Terraza en la localidad de Karavostasi, en la isla griega de Folégandros.
Terraza en la localidad de Karavostasi, en la isla griega de Folégandros. Getty Images

6. Isla de Folégandros (Cícladas, Grecia)

Un escondite griego

Era uno de los secretos del Mar Egeo, pero últimamente ya hay muchos descubriendo islas como ésta, en las Cícladas, bañadas por el mar de Creta. 
Folégandros es conocida (cada vez más) por el encantador pueblo de Hora: edificios de piedra natural, entre construcciones blancas y azules, con una calle principal que serpentea entre plazas arboladas y mesas aire libre.
 Su imagen idílica hace difícil imaginar que desde la época romana y hasta la dictadura militar fue un escabroso y aislado lugar de destierro.

Pese a todo, Folégandros sigue siendo uno de los lugares más tradicionales de las Islas griegas, con solo 650 habitantes y con playas vírgenes en las que en lugar de sombrillas hay olivos para hacer sombra.
 El complemento perfecto son sus hoteles familiares con vistas estupendas.
Algunas recomendaciones para disfrutar a tope: subir a la capilla de Panagia del siglo XVII, el punto más alto, desde donde nos aseguramos una puesta de sol increíble. 
O hacer un tour de playas, desde la principal, la de Agali, hasta la de Agios Nikolaos a la que se llega después de una caminata por la costa o en una lancha que sale cada hora desde el puerto de Agali. Y hay más: la playa escondida de Livadaki, a la que solo podremos llegar en lancha.
 O las tabernas de pescadores para probar platos típicamente griegos. 
Y como punto y final, una visita al pueblo de Chora, lleno de rincones para enamorarse, con flores fucsias en los balcones azules, pasadizos.




 

El irreconocible rostro de Melanie Griffith en una sesión de fotos Imagen de la actriz estadounidense Melanie Griffith en un evento y de una sesión de fotos para la revista "InStyle". Fotos Facebook/Instagram Fotos Facebook/Instagram La actriz estadounidense, exmujer de Antonio Banderas, ha posado para "InStyle" y luce un rostro muy diferente al conocido hasta ahora.

La actriz estadounidense Melanie Griffith, exmujer de Antonio Banderas, cumplió 61 años el pasado 9 de agosto y ese mismo día vieron la luz unas imágenes suyas que están dando la vuelta al mundo por lucir un aspecto físico con el que resulta difícil reconocerla.

Estas imágenes corresponden a una sesión de fotos que ha realizado para el número de septiembre de la edición estadounidense de la revista "InStyle" y la propia Griffith compartió una de ellas en su cuenta de Instagram acompañada de este mensaje de agradecimiento a la directora de la publicación, Laura Brown:
 "Mi genial amiga Laura Brown me preguntó si quería formar parte del número de septiembre de la revista "InStyle" y también ha tenido la amabilidad de sacarla hoy por mi cumpleaños".
Esta imagen de Melanie Griffith sentada en un despacho, con una falda roja, un top negro y unos zapatos de tacón apoyados sobre la mesa viene acompañada del título de su reportaje "Boss Lady" y aunque aparece algo alejada, lo que más está llamando la atención es que luce un rostro muy diferente del conocido hasta ahora.
Pero este cambio físico es mucho más evidente en esta fotografía que ha compartido "InStyle" en su cuenta de Instagram en la que la actriz posa para la cámara de Robbie Fimmano, autor de esta sesión, con un vestido negro muy escotado.

El irreconocible rostro de Melanie Griffith en una sesión de fotos

Imagen de la actriz estadounidense Melanie Griffith en un evento y de una sesión de fotos para la revista "InStyle". Fotos Facebook/Instagram
Fotos Facebook/Instagram

La actriz estadounidense, exmujer de Antonio Banderas, ha posado para "InStyle" y luce un rostro muy diferente al conocido hasta ahora.


Esta imagen de Melanie Griffith sentada en un despacho, con una falda roja, un top negro y unos zapatos de tacón apoyados sobre la mesa viene acompañada del título de su reportaje "Boss Lady" y aunque aparece algo alejada, lo que más está llamando la atención es que luce un rostro muy diferente del conocido hasta ahora.
Pero este cambio físico es mucho más evidente en esta fotografía que ha compartido "InStyle" en su cuenta de Instagram en la que la actriz posa para la cámara de Robbie Fimmano, autor de esta sesión, con un vestido negro muy escotado.
Por el momento se desconoce si este aspecto físico tan sorprendente de Melanie Griffith es el resultado de haberse sometido a alguna intervención estética o son causas del retoque digital o del maquillaje, pero lo cierto es que está dando muchísimo que hablar y que no es la primera vez que ocurre.
 En febrero de este año sin ir más lejos, la actriz también llamó mucho la atención durante su presencia en el Baile de la Ópera de Viena pero en aquella ocasión, las hipótesis de su cambio de imagen también pasaban porque se había sometido a una operación quirúrgica para combatir un cárcel de piel.

Está soltera y no se volvería a casar

Además, InStyle también ha compartido una versión diferente a la imagen de Melannie Griffith en el despacho y ha acompañado ambas publicaciones de un texto en el que desvela algunos fragmentos de su entrevista.
Por un lado, se refiere al feminismo y a la campaña #MeToo y asegura que ella era "una tipa dura" que "no haría nada que no quisiera hacer. "Sabía que nunca jamás permitiría que alguien se aprovechara de mí. Y yo era estúpida. No digo que esas chicas sean estúpidas, pero yo estaba al tanto de que eso era posible", asegura la actriz de "Two much" o "Armas de mujer".
Y por otro, Melannie Griffith habla de su soltería pasados cuatro años de su divorcio con Antonio Banderas y reconoce que no le importaría conocer a alguien, pero que no se volvería a casar por quinta vez (se casó con Steven Bauer, con Don Johnson dos veces y con el actor español).
"Realmente no creo que (el matrimonio) vuelva a ser importante para nadie. Pero especialmente si tienes 60 años, tienes 4 hijos y estás viviendo la vida que siempre has querido. Entonces, ¿por qué casarse? Me encantaría enamorarme y tener un romance, una relación, pero no ha ocurrido. Sigo buscando. He tenido un par de amantes pero ninguna relación", ha declarado Melannie Griffith asegurando también que no va a buscar el amor en Tinder o similares porque lo ve "hortera" y cree que puede encontrar a alguien por sí misma.

El misterioso origen del ‘Salvator Mundi’, el cuadro más caro de la historia

Una nueva investigación pone en duda la procedencia del cuadro de Da Vinci, comprado por el Louvre Abu Dabi por más de 380 millones.

El cuadro "Salvator Mundi" en la casa de subastas Christie en octubre.
El cuadro "Salvator Mundi" en la casa de subastas Christie en octubre.
El Salvator Mundi de Leonardo Da Vinci, adquirido el pasado noviembre por el Louvre Abu Dabi por la cifra histórica de 450 millones de dólares (algo más de 380 millones de euros) vuelve a generar debate entre los expertos del Renacimiento.
 Según la revista especializada The Art Newspaper, una nueva investigación de Jeremy Wood, un profesor de Historia del Arte de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, ponen en duda la proveniencia del famoso cuadro.
Como lo explica la publicación, si bien la obra fue realizada para el rey de Francia Luis XII y su esposa Ana de Bretaña entorno al 1500, no volvió a aparecer hasta el siglo XVII en Inglaterra, en posesión del rey Carlos I.
 Los expertos siempre habían pensado que la adquisición del cuadro se hizo a través de su esposa, la princesa francesa Henrietta Maria, y que la obra se quedó en los apartamentos de la pareja real hasta su ejecución en 1649.
 Pero según las investigaciones de Wood, el Salvator Mundi en realidad no se encontraba en la propiedad de Greenwich sino en la residencia en Chelsea de James, tercer marqués —y futuro Duque de Hamilton—, entre 1638 y 1641.

Una versión que corrobora Margaret Dalivalle, citada por la revista: “Entendí inmediatamente de que se trataba de una obra de mayor importancia cuando leí la descripción del cuadro en el inventario de Hamilton (…) que lo describe con mucha precisión”. 
Y añade: “El cuadro estaba en una colección ligada casi incestuosamente a la colección real.
 El Rey, según un documento del 18 de octubre de 1638, quería tener la selección de pinturas compradas por Hamilton en Venecia, amenazando el pago de derechos de aduana, y la predilección del rey y la reina por Leonardo está documentada".
La especialista explica que no encontró la mínima prueba que confirme que Henrietta María trajo el cuadro, que fue registrado como parte de su dote en 1649, a Francia.

Según The Art Newspaper, las investigaciones de los especialistas del mercado del arte del siglo XVII se centrarán, a partir de ahora, en el examen de las obras que Hamilton compró a los coleccionistas venecianos y en el análisis de los cuadros que heredó de sus ancestros.
Hace unas semanas, Matthew Landrus, un especialista británico del Renacimiento, aseguraba que la obra, adquirida por un príncipe saudí en la subasta que organizó Christie en octubre 2017, y que el museo expondrá al público el próximo 19 de septiembre, no fue realizada por el maestro italiano sino por uno de sus alumnos: Bernardino Luini.
 “Ojalá se consiga resolver todas las incógnitas que rodean la obra antes de la exposición que el Louvre de Paris consagrará al pintor en octubre 2019”, concluye la publicación.
 


 

Los europeos piden a Bruselas el fin del cambio de hora por amplia mayoría

Los europeos piden a Bruselas el fin del cambio de hora por amplia mayoría.

 

Un 80% de los participantes en la consulta pública abierta por la Comisión Europea es partidario de eliminarlo.

Peatones, en la Reuters Plaza de Londres.
Peatones, en la Reuters Plaza de Londres. GETTY
Los europeos envían un mensaje a las instituciones comunitarias: deben poner fin a la política de cambio de hora que dos veces al año hace bailar las agujas del reloj. 
La Comisión Europea abrió el pasado 5 de julio una consulta pública para conocer la opinión de ciudadanos, empresas y asociaciones al respecto. 
Durante 43 días, 4,6 millones de personas completaron un formulario a través de Internet en el que además de votar si son partidarias de abolirlo, podían exponer sus argumentos por escrito. La participación ha superado ampliamente los registros de todas las consultas previas, una muestra del interés que despierta el asunto a pie de calle. 
Bruselas no ha hecho público aún el resultado del cuestionario, pero según ha desvelado el diario alemán Westfalen Post, un 80% opta por suprimir el sistema de cambios horarios y prefiere que siga invariable todo el año. 
la espera de que la Comisión desglose las estadísticas por países, el mismo periódico informa de que dos de cada tres participantes ha sido alemán, lo que resta cierta representatividad continental a la muestra.

Una vez conocida la voluntad popular, la discusión se traslada ahora a las altas esferas.
 La Comisión Europea debatirá hoy y mañana el asunto. 
Y para que haya acuerdo final es necesario un consenso también con el Parlamento y los Estados miembros, los que tienen la última palabra. 
El Ejecutivo comunitario dejó claro desde el comienzo que se trataba de un sondeo y no de un referéndum, por lo que la abrumadora victoria de los ciudadanos favorables a acabar con el cambio horario no tendrá como consecuencia su abolición automática. 
 La Eurocámara ha sido la gran promotora de las conversaciones: en febrero instó a la Comisión a que evaluara la posibilidad de eliminar el cambio horario.
 Una solución que reclaman países como Finlandia y Lituania.

El debate sobre los beneficios y perjuicios de esta práctica lleva años instalado en la sociedad europea. 
Las leyes comunitarias obligan a los Veintiocho a adelantar una hora los relojes el último domingo de marzo y retrasarla el último domingo de octubre para tener en cuenta la evolución de la luz diurna y aprovechar su disponibilidad.
 Entre los argumentos para hacerlo se esgrime el ahorro de energía, una mayor seguridad vial, contar con más tiempo para el ocio antes de que se haga de noche o simplemente la equiparación con los países vecinos y principales socios comerciales.
Bruselas cree que algunos de esos razonamientos se basan en conclusiones poco contrastadas o con un efecto mínimo sobre la economía.
 Los estudios consultados por la Comisión Europea indican que el ahorro de energía derivada del cambio de hora de verano es marginal, entre el 0,5 y el 2,5%. 
Tampoco está claro que disminuya el riesgo de accidentes de tráfico.
 Y advierten de que su impacto en los biorritmos humanos —en forma de cansancio o falta de concentración— podría ser más importante de lo que se suponía en un primer momento.
Entre tantos datos contradictorios, la única certeza es que permitir cambios horarios descoordinados entre los Estados miembros iría en detrimento del mercado interior. 
Si se pone fin a la obligatoriedad del cambio horario, cada país sería libre de elegir su zona horaria, pero Bruselas espera que sea cual sea la decisión final, los socios europeos no vayan por la vía unilateral y exista un marco común.
La controversia inmediatamente posterior sería en torno a la elección del huso horario. 
En caso de que dejara de aplicarse el cambio de verano y se mantuviera todo el año el de invierno, la hora seguiría intacta tras la modificación de octubre.
 Es decir, no habría que adelantar una hora los relojes en marzo; los días no serían tan largos en los meses estivales, ni amanecería tan tarde.
 Ello implicaría menos horas de luz veraniega y, por tanto, menos tiempo de ocio diurno. En el caso de España, el sol se pondría pasadas las ocho y media de la tarde en julio.
El horario de verano se generalizó tras la crisis del petróleo de 1973 como un método de ahorrar energía ganando horas de luz solar. Italia y Malta fueron los primeros países en Europa en adoptar el cambio y otros países se fueron sumando dentro y fuera de la UE —España lo hizo en 1977—. Bruselas intervino para armonizar los cambios en 1996, preocupada por la disparidad de criterios dentro de un mismo mercado interior. 
Y en el año 2001, una directiva impuso como obligatorio el salto adelante y atrás del reloj.
 En la Unión Europea existen actualmente tres husos horarios sin tener en cuenta las regiones ultraperiféricas.
 El de Europa Occidental, con Irlanda, Portugal y Reino Unido con una hora menos que en España. El de Europa Central en el que coinciden 17 países: Austria, Bélgica, Croacia, República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Luxemburgo, Malta, Holanda, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, España y Suecia. Y por último el de Europa Oriental, donde el reloj marca una hora más que en España. 
En este horario están ocho países: Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía.

 

 

Para la historia nacional de la infamia........................ Juan Cruz

Adulterar algo que se dijo con el objeto de obtener de jueces belgas una impresión falsa debe sonrojar a la ciudadanía, también a la independentista.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. AFP
El trapicheo de parchís que organiza el expresident Carles Puigdemont cuenta con cómplices adiestrados en burlar la verdad y producir las mentiras.
 Ese equipo aficionado a la distorsión adulteró una traducción para que esta dijera en francés algo muy distinto a lo que decía en español.
 Ahora, el que emplea a los abogados, el citado expresident, ha dicho que ese error será subsanado.
 
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. AFP
El trapicheo de parchís que organiza el expresident Carles Puigdemont cuenta con cómplices adiestrados en burlar la verdad y producir las mentiras. 
Ese equipo aficionado a la distorsión adulteró una traducción para que esta dijera en francés algo muy distinto a lo que decía en español.
 Ahora, el que emplea a los abogados, el citado expresident, ha dicho que ese error será subsanado.
El error no es menor, es gravísimo. 
Adulterar algo que se dijo con el objeto de obtener de jueces belgas una impresión falsa debe sonrojar a la ciudadanía, también a la independentista, a los abogados en general y a los traductores, cuya profesión es tan sagrada como imprescindible.

 Quien haya hecho esa traducción arriesga el prestigio de los profesionales dedicados a calcar hasta los suspiros del que se expresa en otro idioma.
 La trascendencia del documento procesal que implica a un juez español lleva a concluir que la infeliz ocurrencia solo puede provenir de la mala fe.


En este error insólito no hay inocencia alguna, no se puede limpiar con una fe de errores, ni siquiera se puede subsanar ahora cortando la falacia y sustituyéndola por la verdadera frase dicha.
 Lo que queda de manifiesto es una labor de ladrones de las palabras ajenas para buscar con el equívoco una decisión judicial que llene de regocijo al tramposo mayor y a los que coadyuvan a hacer eficaz y duradera la infamia.
 El objetivo es desacreditar la justicia española y, de paso, poner en entredicho no solo a un juez, sino, y esto no es menor, los mecanismos con los que se produce algo tan decisivo como la profesión del traductor.

El afectado por este peligroso enjuague es el juez español que entiende la causa contra independentistas como el citado Puigdemont, quien acudió con cartas trucadas a la justicia belga para que esta llame al orden al magistrado que le persigue. 
El argumento: que España es un Estado mezquino y opresor, incapaz de juzgar a los ciudadanos según las leyes dedicadas a salvaguardar la presunción de inocencia y, por tanto, a respetar y mantener el derecho de defensa.
Eso es mentira, pero en esa tesitura canta el expresident. 
  Rodea sus circunloquios de hechos falsos, con esa mezcla se engaña a sí mismo, luego engaña a los suyos y, finalmente, poseído de la locura a la que conduce la afición a distorsionar, llega a la desembocadura en la que entra esta última iniquidad: poner en boca de alguien, un magistrado español, lo que el propio Puigdemont hubiera querido escuchar para atraer a la justicia belga a su propia causa.
 Alrededor del expresident se festejó el hallazgo de lo que el juez había dicho (que no dijo) en el tono jocoso con que se celebran todas las derrotas de España.
 Así es en esta tertulia de vecindad en que se han convertido sectores de la política y del periodismo tuitero.
Los que se llevaron las manos a la cabeza por lo que dijo el juez, que resulta que no dijo, no han salido aún de sus mullidas cavernas a expresar estupor por sus precipitadas condenas. 
Y en el mundo independentista esto se salda como si fuera la consecuencia de un error de imprenta que se subsana de un soplido.
Tiempo de infamia cuando da igual decir mentira si el propósito es acentuar el lodo nacional en medio de las carcajadas de los que cometen indignidad simulándose tan puros.