Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

31 oct. 2016

Por si fuera poco....................El disgustazo de las Campos (con Bigote Arrocet)


MaríaTeresa Campos y Bigote Arrocet también han sonreído en su reaparición pública, tras las comentadas fotos del humorista con una compañera del gremio haciendo compras.
 Cuenta "Lecturas" que la tensión se mascaba entre ellos la semana pasada y que a la Campos le podría haber causado el desmayo que sufrió en la emisión de su programa.
 Las aguas parecen haber vuelto a su cauce y la mejor prueba es su presencia en un acto que forma parte del rodaje del nuevo capítulo del reality familiar.
  En cualquier caso seguiremos atentos a la pantalla.
 Si Bigote sigue en el programa, todo se ha superado; si le surge un viaje inesperado a la Patagonia, es que ha sido expulsado del edén y volverá a vagar como solía.
Quien no vaga es Mar Flores, que ha dado el gran salto a Nueva York asistiendo a la entrega de Premios Princesa Grace con Elías Sacal del brazo.
 Es su confirmación en la alfombra roja, tan vinculante como una declaración de intenciones. 
Mar estaba muy elegante con su conjunto en azul marino huyendo de los escotes y al empresario se le ve divertido, como haciendo una travesura para contar a los amigos. 
Si ellos parecen animados a seguir adelante, Charlene y Alberto de Mónaco eran la otra cara de la moneda: él con cara de buenas maneras, ella cada día más triste y con el cabello más corto
No sé si en señal de rebeldía o porque se aburre y se pasa la vida en la peluquería.
 En cualquier caso, no dan ganas de probar fortuna como princesa.
 Para princesa ya está Raquel Mosquera y su encantadora familia. 
 Por cierto; parece que le han dado cuerda y cada vez hace declaraciones más explosivas.
ISABEL PREYSLER LO ACLARA TODO

Isabel Preysler ha saltado a la palestra para evitar que las noticias de su crisis enturbien su relación con Mario Vargas Llosa y esta semana aparece en "Hola" adelantando detalles de su futura boda, de la que el escritor "habla continuamente", y que a ella le gustaría íntima.
 Menos mal que todo sigue adelante. Hubiera sido trágico que después del sonado y costoso divorcio, Isabel hubiera dado el "no quiero" al Nobel, pero ella es así de especial y por eso enamora como enamora.
 De hecho, está segura de que si su futuro marido escribe de ella en una futura novela, lo hará con "delicadez, elegancia y amor" y conflicto añado yo.
Sin conflicto no hay historia. Como el que tuvieron cuando no se pusieron de acuerdo en el alojamiento de Estocolmo y el escritor viajó solo. 
Allí reflexionaría de cómo ha cambiado su vida desde que le otorgaron el Nobel cuando estuvo acompañado por toda su familia. Para Isabel, no acompañarle en todos sus viajes era un tema hablado y aceptado por parte de su futuro.
 El reportaje concluye con una cena romántica en la que muestran su mejor sonrisa.
 Ahora solo queda solucionar "el papel peruano" para verlos saliendo del juzgado.

el premio Nobel “comienza a estar decepcionado” con su novia.

Aunque Isabel Preysler confesó hace unos días que Mario Vargas Llosa le había pedido matrimonio, parece que la relación no va tan bien como pensamos.
 La Otra Crónica de El Mundo asegura que la pareja atraviesa su primera gran crisis después de un año y medio de empezar a salir. 
Según estas informaciones, el premio Nobel “comienza a estar decepcionado” con su novia.

Por lo visto, Vargas Llosa se encuentra solo en ocasiones, porque Isabel ha dejado de acompañarle en todos los actos literarios que marca la frenética agenda del escritor. “A ella eso le aburre y Mario estaba acostumbrado a Patricia, quien, además de viajar con él, organizaba su agenda, la maleta, los compromisos…”, explica un amigo del peruano a dicho medio.
Una situación de desamparo que no sentía cuando estaba felizmente casado con Patrica Llosa, la mujer que estuvo siempre a su lado durante sus 50 años de matrimonio y la madre de sus tres hijos
. De las pocas veces que no le acompañó fue en febrero de 2015, cuando ésta se marchó a Lima para visitar a su madre, quien atravesaba unos problemas de salud.
 Vargas Llosa aprovechó la ausencia de su esposa para empezar a verse con Preysler.
Ahora el premio Nobel se ve obligado a excusar a la filipina cuando ésta decide ausentarse.
 Por ejemplo, cuando acudió en solitario al a presentación de Podium Podcast en Madrid o, cinco días más tarde, cuando recogió el título de Filología Románica.
 A pesar de que le escuece esta situación, Mario trata de restarle importancia en público: “Isabel me acompaña a veces”, declaró a Europa Press.
Aunque hace unos días Preysler sí que viajó con su novio a Suecia, donde fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Estocolmo, la pareja también tuvo entonces una fuerte discusión.
 Así lo revela LOC: “El señor embajador de España en Suecia decidió ofrecer a Vargas Llosa alojamiento en la residencia oficial.
 Al saberlo, Isabel le pidió a Mario que se alojaran en el Gran Hotel para estar más cómodos, pese a que la residencia iba a estar vacía ese fin de semana.
 Pero él ya había aceptado la propuesta del embajador”.
De momento, no parece que estas fricciones vayan a precipitar el fin de la relación.
 De hecho, el escritor peruano continúa viviendo en la casa que Isabel tiene en Puerta de Hierro, una de las zonas más lujosas de la capital. Ahora queda por ver cuándo celebrararán la boda. “Ya ha habido pedida de mano, pero lo que no veo es la necesidad de casarme tan rápidamente”, confesó la filipina hace unos días al mismo medio.
Por lo visto, Vargas Llosa se encuentra solo en ocasiones, porque Isabel ha dejado de acompañarle en todos los actos literarios que marca la frenética agenda del escritor. “A ella eso le aburre y Mario estaba acostumbrado a Patricia, quien, además de viajar con él, organizaba su agenda, la maleta, los compromisos…”, explica un amigo del peruano a dicho medio.

Isabel Preysler y Vargas Llosa: un negocio rentable... pero no tanto


preysler-vargas-dinero-1-770.jpg
La revista Interviú publica en su último número la fortuna que habrían ganado la reina de corazones y el escritor peruano en el año y medio que dura su relación.
 El semanario estima en 2,5 millones de euros la cifra ingresada por la pareja, gracias a entrevistas exclusivas, portadas, posados publicitarios para marcas comerciales y antes de que finalice este año, el anuncio de su próximo matrimonio bajo el árbol de Navidad.
Un cálculo exagerado según hemos podido contrastar con expertos en el mercado de las exclusivas.
 Es cierto que Isabel Preysler nunca ha ocultado que vive de su imagen y del interés que despierta desde hace muchos años, a raíz de su separación de Julio Iglesias y sus matrimonios con personajes importantes como Carlos Falcó, marqués de Griñón, el ministro de Economía Miguel Boyer, sus correspondientes separaciones y divorcios, la muerte de Boyer, que la convirtió en la viuda más famosa de España y el sorprendente romance con Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura y antiguo amigo de la familia.
Interviú asegura que la última portada de Hola, en la que Isabel anuncia petición de mano y posible boda con el escritor y desmentido de la primera crisis de la pareja, podría haberle reportado en torno a 500.000 y 600.000 euros.
 Y tienen razón en que es una entrevista muy valorada (aunque jamás esa cantidad), si su protagonista hubiera cobrado por ella, pero no ha sido así.
Hola no le paga a Isabel cada vez que le dedica una portada ni cada vez que la entrevista.
 Preysler y los dueños de la cabecera son amigos desde hace años y entre ellos existe un "toma y daca" de favores correspondidos, no siempre económicos.
 Si Isabel tiene algo que desmentir o anunciar, lo hace con la revista "amiga" y no siempre por dinero.
 Ella sabe que siempre estarán a su servicio. Y viceversa.
Por ejemplo, las primeras fotos de Isabel y Vargas Llosa juntos y de la mano, saliendo del hotel Eurobuilding de Madrid, en la primavera de 2015, las cobró la agencia que tuvo la suerte de captarla, pero no sus protagonistas.
 Lo que hace Hola en casos como éste es advertir a su amiga Isabel de que tiene esas imágenes y pedirle una entrevista (pagada) más tarde para confirmar el romance.
Pero muchos de los reportajes de Isabel y el escritor están hechos en la calle o en sus vacaciones y se han hecho por papparazzi que les siguen los pasos y también ganan fortunas por estas exclusiva, si bien se comenta en el mundillo que las revistas pagan ahora mucho menos que hace diez años.
Lo cierto es que este idilio de madurez de Isabel y Mario ha hecho subir el caché de Isabel para las marcas, algo decaído antes de se conociera su relación con el Nobel.
 Isabel está hoy espléndidamente pagada por la firma de joyería Rabat que la tiene como imagen y la quiere en cada inauguración o evento de la casa.
 Un contrato que podría alcanzar el medio millón de euros al año.
Misma cantidad seguramente por parte de Porcelanosa, otra nómina fija de Isabel desde hace 30 años, que podría haber subido desde que lleva "adosado" a Vargas Llosa, aunque sabemos que el escritor jamás ha cobrado por fotos o posados junto a su novia.
 No son 2,5 millones de euros, pero aunque sea un millón menos, no está del todo mal.



Angelina Jolie se arrepiente de pedir el divorcio: "Echa de menos a Brad"


angelina-arrepentida-770.jpg
Tras más de un mes de reproches, acusaciones y ataques, la actriz podría estar arrepentida de pedir el divorcio al protagonista de Seven.
 Al menos eso revela un amigo íntimo de la intérprete, que asegura que Angelina "echa de menos a Brad".
"Angelina Jolie se arrepiente de haber pedido el divorcio a Brad Pitt. Le echa muchos de menos", dice el íntimo de la actriz al medio Paris Match.
 Al parecer, los días sin su marido, unidos a "la guerra de los niños, la venta de su castillo de Miraval y la batalla legal en general", habrían causado importante mella en Jolie, que se siente muy afectada y sorprendida viendo "lo rápido y lejos que ha llegado todo".

Esto ha propiciado que hayan comenzado a aflorar las primeras dudas: "Angelina tiene dudas sobre si quiere renunciar a Brad por el resto de su vida", agrega la fuente. 
La actriz incluso habría cambiado su actitud y no estaría "presionado en absoluto de terminar con todo tan rápidamente, inclusive la tan comentada situación con sus hijos. Al contrario", señala su amigo, cuya identidad es un misterio.
"Angelina no se había dado cuenta de lo mucho que iba a echar de menos a Brad, su sentido del humor y su sola presencia, el hecho de verlo cada día...", añade. 
Según parece, la actitud de Pitt ha contribuido al cambio de Jolie: "Fue incluso capaz de arreglar la situación con su hijo mayor Maddox, fuente de muchos de los conflictos de la pareja" desvela y añade:
 "Los niños siempre hablan mucho de su padre y hacen preguntas sobre él.
 El hielo se está derritiendo entre ellos", concluye.
Estas declaraciones respaldan las realizadas por un familiar de Angelina al portal HollywoodLife hace unos días.
 "No come y no deja de dar vueltas por la casa de los nervios que tiene", decía en referencia a la idea de la intérprete sobre no dejar a su todavía esposo.

“En China los mayores absurdos forman parte de la vida cotidiana”................................ José Andrés Rojo


Trabajadores chinos, en una granja comunal en 1950 durante El gran salto adelante. World History Archive / Cordon Press
El pueblo donde vivía Yan Lianke de niño no tenía más de cuatro mil habitantes. 
Todos se dedicaban a la agricultura. Cuando era un adolescente se enteró de que una escritora, Zhang Kangkang, había conseguido abandonar el entorno rural y llegar a la capital de provincia gracias a una novela
. Así que pensó que si se dedicaba a la literatura igual podía salir de allí y dejar atrás la pobreza.
 Y se puso a escribir. “No había luz eléctrica, así que trabajaba bajo la luz de un candil”, cuenta días antes de celebrarse el 6º Pleno de Partido Comunista Chino, que concluyó la pasada semana con un reforzado Xi Jinping como líder.
Yan Lianke nació en 1958 en un rincón de la provincia de Henan y ha terminado por convertirse en uno de los escritores chinos de referencia. 
Estuvo hace poco en Praga, donde en 2014 recibió el Premio Internacional Franz Kafka, y luego pasó por Madrid.
 Acaba de publicar Los cuatro libros (Galaxia Gutenberg), una novela donde se sumerge en uno de los periodos más terribles de la China del siglo XX.
 A mediados de los cincuenta, Mao invitó a los intelectuales a hablar con toda libertad en la campaña “de las cien flores”, pero las cosas se torcieron y terminó acusándolos de derechización y los confinó en “campos de reeducación por el trabajo”.
 Hacia el año 58, además, se puso en marcha el Gran Salto Adelante con el que China pretendió convertirse en el mayor productor de hierro y acero del mundo. 
Los campesinos fueron forzados a entregar sus cosechas para sostener aquel titánico proyecto.
 Las hambrunas que se produjeron son de una magnitud que cuesta siquiera imaginar: entre 1959 y 1961 murieron más de 30 millones de personas en las zonas rurales. 

Cuando Lianke estaba cerca ya de los 20 años cumplió por fin el sueño de abandonar su pueblo y se incorporó al ejército.
 Fue la primera vez que cogió un tren, o que vio la televisión. “No había terminado el bachillerato, pero conseguí un título falso que me permitió incorporarme a un destacamento donde se pedía una cualificación un poco mayor que la de las unidades a las que iban los soldados rasos”, explica.
 “Vieron que no se me daba mal escribir y me encargaron apuntar en una pizarra las consignas políticas del partido para las tropas.
 Había un pequeño margen para hacer algunas variaciones, siempre dentro de la lógica propagandística, y eso me permitió destacar.
 Un oficial se interesó por lo que hacía. Así que avisé a casa para que me enviaran esas historias que había escrito cuando era más joven. 
La respuesta fue desoladora.
 El invierno había sido demasiado frío y mi madre utilizó el papel de mis novelas para encender un poco de fuego con el que calentarse”.

Las cartas de los soldados

 
Yan Lianke, en Madrid el pasado 10 de octubre.
Lianke cuenta que las letras le salvaron de incorporarse al frente durante la guerra que China libró contra Vietnam. “Me destinaron al departamento de literatura y en 1979, cuando empezaron las maniobras, se publicó en un periódico local mi primera historia, en la que me afané por hacer una exaltación desmedida de la revolución.
 Me convertí en una pequeña celebridad. También me tocó redactar las cartas de los soldados que no sabían escribir”.
—¿Cuándo se distanció de la propaganda comunista?

—Entonces, en el ejército. Me di cuenta de que lo que pasaba con los soldados no tenía nada que ver con las hazañas épicas que vendía el partido.
 Y escribí El ocaso del estío, una novela contra la guerra que se publicó en 1992 y que se prohibió en 1994.
Se produjo entonces el distanciamiento con las autoridades y la obligación de hacer autocrítica.
 Lianke empezó a escribir sobre los campesinos, pensando que no iba ya a tener problemas.
 Servir al pueblo, otra de sus novelas, sin embargo, se prohibió y causó un gran escándalo.
 Con El sueño de la aldea Ding, donde trata de la epidemia de sida en varios pueblos de China, hubo de nuevo complicaciones
. Como las que afectaron a Los besos de Lenin, que por otra parte obtuvo el premio nacional chino.
 Ya era un escritor profesional, vivía en Pekín, había abandonado el ejército.
—¿Cuándo surgió Los cuatro libros?
—En 1989, de una anécdota que me contó un compañero cuando todavía estaba en el ejército. 
Había salido de maniobras como conductor de un tanque por un lugar desértico y descubrió una zona llena de huesos.
 Luego comprobó que pertenecían a un millar de humanos que habían muerto en un campo de reeducación durante la gran hambruna.

—¿Cómo es esa China en la que usted trabaja como catedrático de escritura creativa?
—Ni socialista, ni capitalista: es otra cosa. Tampoco se parece a los países de su entorno y nada tiene que ver con la China de hace unos años. 
Es un país donde existe una enorme riqueza, pero sigue habiendo diferencias abismales, y donde los mayores absurdos forman parte de la vida cotidiana. 
Está a la vanguardia de muchas cosas y en otras es terriblemente tradicional.
 Tampoco yo entiendo la China actual, y quiero comprenderla a través de mi literatura. 

El tono bíblico de un libro

Cuando estuvo en el ejército, a Yan Lianke lo destinaron a la biblioteca. 
Ahí descubrió la literatura extranjera. “Me atrajo una novela popular americana que llevaba en la portada la imagen de una atractiva actriz”. Era Lo que el viento se llevó
Empezó a leer compulsivamente todo lo que pasaba por sus manos.
Los cuatro libros, que ha traducido del chino Taciana Fisac —que colaboró además como intérprete de la entrevista—, tiene una compleja estructura para abordar la historia desde perspectivas distintas: El niño del Cielo, El antiguo cauce, Notas sobre los criminales y El nuevo mito de Sísifo.
“Hasta que me pongo a escribir pasa mucho tiempo”, dice Yan Lianke, “voy rumiando mis novelas durante años hasta que encuentro la manera de contarlas. 
En este caso fue descubrir un cierto tono bíblico el que me ayudó a concebirla”.
 Los cuatro libros se publicó en Hong Kong y Taiwan; ningún editor tuvo el arrojo de publicar la novela en China.
 

Buscando la Diferencia



m o r i 1 0 月 3 0 日 1 2 時 & 2 2 時 再 販


m o r i 1 0 月 3 0 日 1 2 時 & 2 2 時 再 販 




m o r i  1 0 月 3 1 日 2 2 時 新 作 デ ビ ュ -
m o r i


1 0 月 3 1 日

2 2 時 新 作 デ ビ ュ -



煌き輝く


星のように
 


m o r i  1 0 月 3 1 日 2 2 時 新 作 デ ビ ュ -




f r e n c h 1 0 月 3 0 日 1 2 時 & 2 2 時 再 販
 


f r e n c h 1 0 月 3 0 日 1 2 時 & 2 2 時 再 販

 


 

 

La Guardia Civil podrá recuperar el 100% del contenido del teléfono de Diana Quer

La Guardia Civil podrá recuperar la información contenida en el teléfono móvil de Diana Quer, hallado el pasado jueves por un mariscador cerca del muelle de Taragoña (A Coruña) —según informa ABC—.
De este modo, los investigadores podrán disponer del 100% de la información de la tarjeta SIM, tras el pertinente proceso de desalinización y secado del iPhone 6 de la joven madrileña desaparecida el pasado 22 de agosto en A Pobra (A Coruña).
Otra de las incógnitas que se esperan desvelar es si el celular fue lanzado desde el puente que conecta Taragoña y A Pobra o si lo tiraron desde el propio muelle. 
Esta segunda teoría es, sin duda, la más probable, teniendo en cuenta que el mariscador encontró el aparato a apenas 30 metros de la orilla.QUER

¡Felicidades! Leonor cumple 11 años


La princesa Leonor, durante la misa de Pascua en Palma de Mallorca.La princesa Leonor, durante la misa de Pascua en Palma de Mallorca. La princesa Leonor, con un abrigo de Carolina Herrera durante el desfile de la Fiesta Nacional.
La princesa Leonor, con un abrigo de Carolina Herrera durante el desfile de la Fiesta Nacional. El rey Felipe VI, junto a la doña Letizia y sus hijas la princesa Leonor y la infanta Sofía, en Palma de Mallorca.El rey Felipe VI, junto a la doña Letizia y sus hijas la princesa Leonor y la infanta Sofía, en Palma de Mallorca. Leonor ,por deseo de sus padres, solo ha participado en tres actos oficiales junto a su hermana. El primero en la Academia de San Javier, el segundo en los actos de relevo de la Corona y el pasado 12 de octubre, en el desfile.
 La princesa se mostró muy atenta y siguió sin fallos el protocolo.Leonor ,por deseo de sus padres, solo ha participado en tres actos oficiales junto a su hermana. El primero en la Academia de San Javier, el segundo en los actos de relevo de la Corona y el pasado 12 de octubre, en el desfile. La princesa se mostró muy atenta y siguió sin fallos el protocolo. El 19 de junio se producía el relevo en la Corona, don Felipe se convertía en Rey y Leonor, en Princesa de Asturias. La nueva familia real salió al balcón principal del Palacio Real.El 19 de junio se producía el relevo en la Corona, don Felipe se convertía en Rey y Leonor, en Princesa de Asturias. La nueva familia real salió al balcón principal del Palacio Real. Vestidas con la camiseta de la selección española, Leonor y Sofía acudieron a la recepción ofrecida a los jugadores de España tras su triunfo en el Mundial de Suráfrica en 2010.Vestidas con la camiseta de la selección española, Leonor y Sofía acudieron a la recepción ofrecida a los jugadores de España tras su triunfo en el Mundial de Suráfrica en 2010. Leonor y su hermana menor, Sofía, están muy unidas. Aunque con personalidades muy diferentes se llevan bien. La mayor cuida de la pequeña en los actos oficiales. La heredera es más reflexiva mientras Sofía es más inquieta.
Leonor y su hermana menor, Sofía, están muy unidas. Aunque con personalidades muy diferentes se llevan bien. La mayor cuida de la pequeña en los actos oficiales. La heredera es más reflexiva mientras Sofía es más inquieta. Don Felipe y doña Letizia intentan que sus hijas lleven una vida lo más normal posible. Ellos se ocupan personalmente de muchas de las tareas concernientes a Leonor y Sofía y no es raro verles jugar con ellas.
Don Felipe y doña Letizia intentan que sus hijas lleven una vida lo más normal posible. Ellos se ocupan personalmente de muchas de las tareas concernientes a Leonor y Sofía y no es raro verles jugar con ellas. La reina Sofía junto a la infanta Leonor, durante el paseo que realizó por la bahía de Palma a bordo de la lancha 'Somni', para seguir el último día de regatas, agosto de 2008.La reina Sofía junto a la infanta Leonor, durante el paseo que realizó por la bahía de Palma a bordo de la lancha 'Somni', para seguir el último día de regatas, agosto de 2008. Los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, presentaron a la infanta Sofía, su segunda hija, el 4 de mayo de 2007.Los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, presentaron a la infanta Sofía, su segunda hija, el 4 de mayo de 2007. Leonor ,a la salida de la clínica Ruber Internacional de Madrid, donde visitó a su hermana recién nacida, la infanta Sofía, el 1 de mayo de 2007.Leonor ,a la salida de la clínica Ruber Internacional de Madrid, donde visitó a su hermana recién nacida, la infanta Sofía, el 1 de mayo de 2007.
El rey Juan Carlos se muestra cariñoso con su nieta Leonor, en el palacio de Marivent (Palma de Mallorca), durante la vacaciones de la familia real, 8 de agosto de 2006. La reina Letizia con la princesa Leonor, en la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, a donde acudieron para presentar a la Virgen a la niña y cumplir de esta forma con una tradición de la Familia Real española que se remonta al siglo XVII, 7 de junio de 2006.La reina Letizia con la princesa Leonor, en la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, a donde acudieron para presentar a la Virgen a la niña y cumplir de esta forma con una tradición de la Familia Real española que se remonta al siglo XVII, 7 de junio de 2006. Letizia, acompañada de la doña Sofia, y del arzobispo Antonio María Rouco Varela, sostiene en brazos a su hija, la infanta Leonor, el día de su bautizo celebrado en el Palacio de la Zarzuela, el 14 de enero de 2006.Letizia, acompañada de la doña Sofia, y del arzobispo Antonio María Rouco Varela, sostiene en brazos a su hija, la infanta Leonor, el día de su bautizo celebrado en el Palacio de la Zarzuela, el 14 de enero de 2006.
Los príncipes de Asturias presentan públicamente a su hija, la infanta Leonor, a la salida de la clínica Ruber Internacional de Madrid, el 7 de noviembre de 2005.



La princesa Leonor fue presentada a los medios de comunicación en el exterior de la clínica Ruber Internacional de Madrid, el 7 de noviembre de 2005. 

La princesa Leonor fue presentada a los medios de comunicación en el exterior de la clínica Ruber Internacional de Madrid, el 7 de noviembre de 2005.



Los príncipes de Asturias presentan públicamente a su hija, la infanta Leonor, a la salida de la clínica Ruber Internacional de Madrid, el 7 de noviembre de 2005.

Alberto Ruiz y Jónatan Piedra, queridos físicos..................................................Silvia Hernando




EN EL MUNDO de lo inconmensurablemente pequeño, Alberto Ruiz (Logroño, 1952) y Jónatan Piedra (Barakaldo, 1976) han encontrado un espacio casi ilimitado para crecer.
 El primero es profesor de la Universidad de Cantabria y el segundo fue su doctorando en el Tevatrón del Fermilab (un laboratorio de física de altas energías en Chicago).
 Los dos investigadores trabajan actualmente para el Instituto de Física de Cantabria. Junto a más de 7.000 profesionales internacionales aunados por el CERN (la Organización Europea para la Investigación Nuclear, con sede en Suiza), participaron en el revolucionario hallazgo, en 2012, del bosón de Higgs, una partícula elemental ambicionada desde hace más de medio siglo que explicaría el porqué de la masa en la materia ordinaria en el universo.
Aunque ambos profesionales se encuentran ubicados en el mismo edificio, en Santander, la colaboración entre científicos como ellos no depende tanto de equipos reducidos, sino de una labor acumulativa que va más allá de idiomas y fronteras. 
“Nosotros no somos 2, sino 3.000”, ilustra el más joven. 
Desde el momento del diseño de un experimento hasta la consecución de un conjunto de datos pueden pasar además grandes periodos de tiempo.
 “Es un proceso muy complejo”, agrega el mentor. 
 “Los que trabajan más directamente en los datos son los que están haciendo sus tesis, supervisados por doctores jóvenes; y estos, a su vez, lo están por otros doctores sénior, que además de coordinar hacen un poco de política.
 De hecho, hay incluso tesis de disciplinas sociales o de economía dentro de estas grandes colaboraciones, porque estamos hablando de una industria de la ciencia”.
De un tiempo a esta parte, el apoyo de las instituciones a este sector –fundamental no solo en el sentido del avance del conocimiento humano, sino también como motor de desarrollo tecnológico, informático o energético– ha ido menguando de manera alarmante. “Es un poco triste, porque no es un gasto: está demostrado que, de cada euro invertido, se obtienen dos o tres”, subraya Ruiz.
 “En cualquier caso, estos recortes los vamos a sufrir sobre todo en los próximos años.
Ahora se nota en términos de capital humano, pero no tanto en lo que se refiere a publicaciones o productos de transferencia, porque aún hay réditos del pasado”.
 Después de realizar su tesis en EE UU, para Piedra el regreso a España se veía tan negro desde la distancia que llegó a pensar “que tendría que quedarme de camarero en Hawái”. “Resulta muy complicado volver”, asegura.
 “Yo no he visto ningún interés por parte de los políticos en recuperar a científicos como yo, pero espero que dejen de tener unas miras tan cerradas, porque esto es una visión de futuro”. 

Alberto y Jonatan en el instituto de Física de Cantabria en Sandander.



 Alberto y Jonatan en el instituto de Física de Cantabria en Sandander.

De cara a ese porvenir, ambos vienen observando un cambio –positivo– en lo que respecta a la percepción pública de su trabajo, que fluctúa entre lo inequívocamente pragmático y lo irremediablemente esotérico.
 La explicación, apuntan, residiría en una labor de divulgación cada vez más abarcadora e inteligible, promovida a través de propuestas accesibles como los monólogos y conferencias que auspician los organismos científicos hasta comedias televisivas como la popular The Big Bang Theory, que ha ayudado a incrementar (ligeramente) el número de matrículas universitarias en Física.
 “En la serie hay pizarras rellenas de ­fórmulas que están perfectamente expresadas, el fondo es correcto”, indica el más veterano, que fue compañero del asesor de la ficción, David Saltzberg, en su etapa en Chicago.
Puestos a imaginar el mañana de su día a día, la apuesta de Piedra va para el descubrimiento de la hoy hipotética materia oscura. “Pero hay muchos otros campos, desde los materiales hasta la energía”, agrega su colega, que certifica: 
“Vivimos tiempos interesantes”.

30 oct. 2016

“La vida de las actrices de Hollywood no tiene nada que ver con la nuestra”........................Ana Fernández Abad

Hablamos con Emma Suárez y Bárbara Lennie, protagonistas de Las Furias, sobre cine, feminismo, salarios y cómo es la vida de una actriz en España. 

“La vida de las actrices de Hollywood no tiene nada que ver con la nuestra”
Bárbara Lennie lleva quimono de GUCCI, joyas de SUÁREZ, bolso de DIOR y sandalias de JIMMY CHOO. Emma Suárez luce quimono de GUCCI, joyas de ANSORENA y zapatos de DOLCE & GABBANA.
Foto: Félix Valiente
Se conocieron hace casi 10 años, en México, mientras rodaban Todos los días son tuyos.
 «Emma me abrió las puertas, fue generosa conmigo, me introdujo en este oficio de una manera muy bonita», rememora Bárbara Lennie. 
Entonces tenía 22 años, su carrera estaba despegando. Ahora atesora un Goya –por Magical Girl– y una temporada plagada de estrenos.
 «Me parece una de las mejores actrices que hay en estos momentos», dice de ella Emma Suárez, quien vive un gran año, con la posible candidatura de Julieta, de Pedro Almodóvar, a los Oscar. 
Ese momento dulce que ambas atraviesan las hace volver a coincidir en un rodaje.
 Y no en uno cualquiera. 
 Forman parte del elenco de Las Furias, un drama coral sobre una familia –los Ponte Alegre– y sus secretos, el debut cinematográfico del director teatral Miguel del Arco.




“La vida de las actrices de Hollywood no tiene nada que ver con la nuestra”

Hablamos con Emma Suárez y Bárbara Lennie, protagonistas de Las Furias, sobre cine, feminismo, salarios y cómo es la vida de una actriz en España.

“La vida de las actrices de Hollywood no tiene nada que ver con la nuestra”
Bárbara Lennie lleva quimono de GUCCI, joyas de SUÁREZ, bolso de DIOR y sandalias de JIMMY CHOO. Emma Suárez luce quimono de GUCCI, joyas de ANSORENA y zapatos de DOLCE & GABBANA.
Foto: Félix Valiente


Tanto Emma como Bárbara han trabajado antes con él. 
Suárez en Deseo –ahora preparan un nuevo montaje, Refugio, que llegará en abril al teatro María Guerrero de Madrid–, y Lennie en incontables ocasiones. Es su amiga y una de sus actrices recurrentes. «Sé cómo escribe, lo que le gusta, hemos creado juntos muchas veces. 
 Entender el mundo de un director es fundamental», desgrana.
 Esta vez se han enfrentado a un nuevo lenguaje, a un cambio de medio: «Ha sido bonito poder acompañarle en esta primera experiencia cinematográfica, verle igual de volcado, de ilusionado, pero también con muchas más incógnitas y más perdido que cuando hacemos teatro».
 Para Suárez, «es un director de actores magnífico, que hace fácil trabajar con él porque te da mucha información sobre los personajes».
Bárbara luce cazadora, bermudas, abrigo y botas de GIVENCHY y joyas de BÁRCENA.
Bárbara luce cazadora, bermudas, abrigo y botas de GIVENCHY y joyas de BÁRCENA.
Foto: Félix Valiente
Ese oficio, la industria del cine español, que ella describe como «un trabajo de resistencia total», genera sus prioridades particulares, señalan. Coinciden las dos al afirmar que los actores solo desean trabajar, ni más ni menos
. Las reclamaciones de Hollywood –como la igualdad salarial entre hombres y mujeres a la que Patricia Arquette dedicó su discurso al recibir el Oscar por Boyhood y de la que Robin Wright se ha convertido en abanderada tras exigir cobrar lo mismo que su compañero Kevin Spacey en la serie House of Cards– se antojan muy lejanas desde Madrid.
 «No estoy pendiente de los cachés o de lo que ingresan los compañeros.
 Creo que aquí nos tenemos que adaptar a las circunstancias, a lo que hay, si queremos trabajar», reflexiona Emma Suárez
. Y Bárbara Lennie coincide: «Esa lucha no existe así, abiertamente, en España.
 Somos un sistema muy diferente, ellos tienen una manera de hablar del dinero y de sus contratos mucho más abierta, es un mercado mucho más poderoso, los contratos son leoninos.
 Es un mundo tan diferente al nuestro…
 Pero habrá diferencias salariales, seguramente.
 Yo no sé cuánto cobra un compañero que podría estar en el mismo estatus que yo.
 No lo sé, pero creo que me lo empezaré a preguntar».
Tampoco sienten cercanas cruzadas como la de Julia Roberts y Kristen Stewart, que en el pasado Festival de Cannes pisaron descalzas la alfombra roja en protesta por la etiqueta que exige tacones a las intérpretes.
 «Me parece estupendo que cuenten lo que pasa, que las mujeres tenemos que ir con los tacones, o que critiquen esa cámara para poner los dedos y enseñar las uñas… Pero creo que las preocupaciones de las actrices medias españolas no tienen tanto que ver con las de las actrices medias estadounidenses, porque aquí es muy difícil trabajar, acceder a pruebas, hacer una película… Nuestras realidades no son las mismas», explica Lennie.
 Y Suárez recalca la idea: «Es otro mundo, nosotros no tenemos una industria tan importante. 
Aquí lo que queremos es hacer películas; por ese motivo en muchas ocasiones te tienes que adaptar al tipo de producción en el que participas».

Bárbara, con vestido de tafeta de DELPOZO, pendientes de WEMPE, brazalete de BÁRCENA y zapatos de LIU JO. Emma viste abrigo capa de DELPOZO, pendientes de WEMPE, brazalete de BÁRCENA y zapatos de LIU JO.

Bárbara, con vestido de tafeta de DELPOZO, pendientes de WEMPE, brazalete de BÁRCENA y zapatos de LIU JO. Emma viste abrigo capa de DELPOZO, pendientes de WEMPE, brazalete de BÁRCENA y zapatos de LIU JO.

 

Nacho Duato: “Berlín tiene algo de provinciano, me esperaba más”.......................... Luis Doncel

El bailarín no será renovado al frente del Staatsballet, el más importante de Alemania

Ataca a sus críticos, sus sucesores y al alcalde de la capital alemana.

Nacho Duato entra canturreando en su austero despacho del Staatsballet.
 El coreógrafo y bailarín valenciano (Valencia, 1957) está satisfecho con la acogida del público a su Cascanueces, con el que ha tratado de “quitar el polvo” de los clásicos.
 Pero al director del ballet más importante de Alemania se le nota dolido con los políticos que lo nombraron, con los críticos y, en general, con el trato recibido desde que llegó a Berlín en 2014.
 El último mal trago se lo propinó el alcalde, Michael Müller, que en septiembre convocó una rueda de prensa para anunciar la no renovación de su contrato en 2019 y su sustitución por Sasha Waltz y Johannes Öhman.
A Duato no le agrada recordar ese momento. Se queja de que le han cortado las alas en un año decisivo. 
“Yo estaba de acuerdo en irme en 2019, pero les pedí que no lo anunciaran todavía.
 Con esta sensación de inestabilidad, mucha gente no viene a hacer audiciones. 
Pero todos sabemos que tenían que decirlo antes por las elecciones berlinesas [celebradas pocos días después de la rueda de prensa]. Y porque si no, no firmaba esa señora que querían cueste lo que cueste”.
 También reprocha al alcalde no haber asistido a ninguno de sus espectáculos y fiarse solo de las –muy malas- críticas.
Müller sí fue al estreno del Cascanueces, ¿no? 
“Sí, y le di la bienvenida. Hay gente que infravalora a los bailarines.
 Se creen que somos tontos. Y de tontos, nada”, asegura con una media sonrisa.

Los críticos son otros de sus caballos de batalla. 
Dice que las reseñas negativas no le molestan. “Al contrario, me dan marcha”.
 Pero sí protesta por haber sido recibido “de uñas” desde el primer momento. Y por las mentiras.La prensa le acusa de carecer de una visión para una compañía con un presupuesto anual superior a 11 millones de euros y de estar poco presente en Berlín.
 “¡Esa es una de las mentiras! Estoy todo el día aquí. 
No sé qué más puedo hacer. ¿Limpiar el estudio en lugar de la chica turca que viene por las mañanas? 
También escriben que el último estreno fue un aburrimiento. Y fue un éxito apabullante.
 No sé qué es lo que quieren”. Cuando habla, se refiere a un “ellos” indeterminado que parece englobar a todos los que le están haciendo su estancia más dura.
 “Que no se preocupen, que ya me voy en 2019”, les reta.
 Y recuerda que llegó a Berlín porque le ofrecieran el puesto varias veces. 
“A mí me llamaron. No vine a quitar nada a nadie”.
 Pese a todo, dice no arrepentirse de su experiencia alemana. “Todo esto no interfiere en mi trabajo. Vengo cada mañana con muchas ganas”
Los sentimientos encontrados reaparecen al hablar de Berlín. Admite que es una ciudad maravillosa -“la única de Alemania donde podría vivir”-. Pero también una cierta decepción. “Tiene algo de provinciano. 
Me esperaba un poquito más. Esto no habría pasado ni en Londres ni en París”. ¿A qué se refiere con “esto”? “El nombramiento de Waltz, por ejemplo. 
Es una estrella local, pero no internacional”, responde.
No lo tendrá fácil Waltz. Su nombramiento ha desatado una guerra en el Staatsballet, cuyos bailarines se oponen con uñas y dientes al desembarco de una coreógrafa de danza contemporánea en un ballet clásico.
 Ya han recogido más de 18.000 firmas contra la berlinesa. “Es muy raro poner a dos personas a dirigir la compañía.
 Me parece una animalada. Aunque en el fondo es una buena decisión. Ninguno de los dos podría hacerlo solo.
 No tienen la experiencia suficiente”, dispara Duato, que además sugiere la posibilidad de que Waltz acabe renunciando. “Ya es difícil dirigir una compañía con los bailarines a tu lado. Imagínate en contra”.
Hacer pensar
Dos años y medio antes de irse, el hombre que dirigió la Compañía Nacional de Danza durante 20 años, defiende el legado que dejará en Berlín. 
“La afluencia de público no ha bajado. Y se ha rejuvenecido. Pero lo más importante es poder hacer pensar al público. 
Y contradecir esa idea de que los bailarines somos unos frívolos”.
Desde Berlín, Duato ve un panorama desolador en España. “Es bochornoso que tenga que gobernar Rajoy, el de Luis sé fuerte, con un partido imputado.
 En Alemania sería impensable”, dice.
 Y, pese a sus conocidas simpatías por la izquierda, asegura que los políticos de derecha que ha tratado son más cultos. “Van más al teatro, leen más, han viajado más. Son más pijos.
 Menos Jorge Semprún, con el primero que trabajé. Era otra cosa”. La política cultural no se salva de sus críticas. 
“Solo Berlín se gasta más en danza que toda España. Madrid es la única capital de Europa que no tiene un teatro con compañía propia”.

 
 

 

El país de los paganos y de los hippies.................................................... Linda Von Burg (Tages-Anzeiger)

Las elecciones están pasando por Estados Unidos como un huracán. Excepto en la Isla Orcas.

Vista de la Isla Orcas desde Eastsound.

Las casas son pequeñas y hechas de madera, el revoque aguanta bajo el agua salada.
 Todo aquel que salga del ferry que lleva a Isla Orcas nota la diferencia. "No tenemos mucho que ver con el mundo exterior, tenemos nuestro propio país", asegura un joven de 20 años llamado Matthew Masters. 
Por eso aquí también se dice que quien toma el ferry a tierra firme va a Estados Unidos.
La isla pertenece al archipiélago de San Juan, y tiene aproximadamente 4.000 habitantes en invierno.
 En verano puede alcanzar los 10.000. No solo está cerca de Canadá geográficamente, sino también culturalmente.
 No se cierran ni las casas ni los coches. La calle principal se abre camino entre un paraje accidentado de árboles que se extienden hasta donde la vista puede alcanzar y de praderas vírgenes.
 No hay ninguna pancarta electoral en los márgenes de la calle ni se celebra ningún acto electoral.
 Con lo único que hay que tener cuidado en las calles es con los corzos.
San Juan es el condado del estado de Washington que más vota a los demócratas. La mayor parte de los habitantes son muy liberales. "Aquí hay más hippies y paganos que cristianos", cuenta Masters. Eso se puede ver especialmente en la zona de Eastsound.
 Aquí junto a la bandera estadounidense ondea la bandera arcoíris, símbolo de la comunidad homosexual. Y las tiendas venden esterillas de yoga, música esotérica o comida orgánica.
Debates políticos: Falsa alarma
Matthew Masters.
No hay debates políticos en la isla. Las opiniones ya están formadas y los habitantes están de acuerdo.
 "Es impresionante lo unida que está la comunidad aquí. Nos ayudamos los unos a los otros y estamos de acuerdo en las cuestiones políticas", aclara el veinteañero. "Pero a veces también puede llegar a ser aburrido", confiesa
"Si Bernie Sanders siguiera en la carrera, yo y todos mis amigos le votaríamos", explica el joven Matthew Masters, que trabaja a tiempo parcial como barista y como mozo de establo.
 Es la primera vez que va a votar en unas elecciones presidenciales. Al principio estaba eufórico con Sanders. Ahora dará su apoyo a Hillary Clinton.
 A regañadientes. "Pero Donald Trump no puede ser elegido de ninguna de las maneras", afirma enérgicamente. Su familia, vecinos y amigos piensan lo mismo.

"Hacen lo que quieren"
Mucha gente de la Isla Orcas no irá a votar.
 Uno de esas personas es Ryan Rancourt. Él y su perra bull dog viven juntos fuera de la transitada calle principal.
 La política no le interesa. Tampoco sabe cómo va el proceso electoral.
 "Nunca he votado. Solo nos dicen tonterías", añade el artesano de 37 años.
No lo dice ni enfadado ni decepcionado, simplemente para él la política es irrelevante.
Rancourt enseña orgulloso lo que lleva años construyendo en su casa: una casa en un árbol y una sauna.
 "Lo más importante en la vida es ser feliz, los políticos a pesar de todo hacen lo que quieren", afirma el señor de 37 años.
 "Son ricos y lo único que quieren es aumentar su riqueza". 
Y su voto no podría cambiar eso.
 


 

Premiar y castigar.................................................................... Boris Izaguirre


Eugenia Martinez de Irujo, en la entrega de los premios 'Elle Magazine'.
Sin buscarlo, el lunes me encontré sentado al lado de Baltasar Garzón.
 Como muchas celebridades, resulta bastante más guapo en persona que en la tele. No le dije eso, porque me choca cuando me lo dicen a mí.
 Él estaba más relajado que yo, esperando pacientemente los discursos de las premiadas en la gala anual del Club de las 25, presentada por Rosa María Calaf.
 Miraba con frecuencia mi reloj porque también estaba convocado en otra entrega de premios. “¿Vas a entregar o recoger?”, me preguntaron, y Garzón se mostró atento.
 Lo juzgué elegante y profesional, es el recurso en el que Isabel II está más entrenada: mostrar interés, que no es lo mismo que interesarse realmente.
 “En Madrid todo es simultaneo, se juntan los juicios y los premios. Muy español”, avancé. “Premiar y castigar”, concluí.
 “Cuánta razón”, dijo el juez estrella, sonriendo con unos dientes que son más chispeantes de cerca que en los periódicos. “Cuánta razón”, repitió.
cos. “Cuánta razón”, repitió.
El juez Baltasar Garzon y Boris Izaguirre durante los premios del Club de las 25 Madrid. gtres online
Con razón o no, sin castigo pocas veces hay premio.
 Y es un calvario intentar ir a todo, un hábito que no he conseguido erradicar, quizá por la adrenalina del corre corre. 
En los premios Club de las 25 estaba como invitado, en los de la revista Interiores, presentados por Máxim Huerta, debía entregar un galardón al célebre diseñador Karim Rashid.
 Igual que en los juicios hay acusados y fiscales, en las ceremonias de premios hay entregadores y galardonados. Una idea que viene de los Oscar pero que en las galas de premios que se dan en Madrid adquiere aires de festival y de colegueo masivo. 
Viéndolo bien, en los macrojuicios también anida el colegueo.
 Siempre hay matices y personalidad en la manera en que se presentan los premios.
 Los del Club de las 25 era todo progresista, ¡la política estaba en el aire! 
Y el salón lleno de pelos de colores. Recordé a mis padres pero con ese glamour europeo que aporta el hotel Palace con sus columnas y sus lámparas de cristal.
 En los discursos de agradecimiento de los decoradores de Interiores también había mensaje, pero mucho más empresarial.Sin duda mi premio favorito fue al mejor material versátil. Y el discurso favorito fue el minimalista de una sola frase de Javier Mariscal: “El interior es lo más bello”. Rashid felicitó a los españoles por mantener el optimismo en tiempos de incertidumbre cuando ya se respiraba ese aire tranquilo de saber que, por fin, tenemos gobierno y eso parece calmar mucho las siempre nerviosas aguas del interiorismo.
Aguas minerales y aguas enriquecidas. Uno de los decoradores comentó que en los últimos meses ciudadanos venezolanos han comprado 35 edificios en el centro de Madrid, eso supone mucha rehabilitación, mucha decoración y mucha tela. 
El barrio de Salamanca se ha convertido en Little Venezuela.
 El mismo decorador explica que Madrid es un 30% más barato que Miami para los venezolanos enriquecidos meteóricamente en los últimos años.
Aguas minerales y aguas enriquecidas.
. Al día siguiente, un expresidente de Caja Madrid declaró que las tarjetas black se hicieron más oscuras y refinadas cuando llegó el señor Blesa a la institución. 
Y esa misma noche, la revista Elle cumplió 30 años en España convocando, ¿cómo no?, a unos premios, sin comida, con Sara Carbonero y Ramón Arangüena y toda una constelación de invitados y premiados servidos en bandeja.
 Después de la aparición de Gwyneth Paltrow, Elizabeth Hurley y Olivia Palermo la parte posterior de la chaqueta de Eugenia Martínez de Irujo aportaba humor y toda una declaración de principios: Je m’en fous. 
Me da igual, pero pareciera que hay una agencia que lleva a estas señoras a todos los premios de revistas.
 He visto a Olivia Palermo recoger más premios en nuestra ciudad que a Michael Phelps ganar medallas olímpicas. Yo mismo le entregué uno de la revista Marie Claire.
 Con tanta experiencia como cursilería, Olivia recoge sus trofeos con dos frasecitas y voz de que es la primera vez. Paltrow se lanzó a hablar castellano con esa alegre incongruencia con la que hablamos inglés cuando nos venimos arriba y terminó agradeciendo con un ligeramente populista: “¡Viva la madre que me parió!”, que cosechó la mayor ovación de la noche. 
Hurley fue, sin duda, la que mejor inglés habló, académica y un poquito reivindicativa al recordar la importancia de las revistas femeninas en la lucha contra el cáncer de mama. 
Solidaridad y glamour, palabrotas y escotes, Garzón, todo forma parte del ritual de premiar y castigar.