Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

28 sept. 2016

El hombre que convirtió a Jackie Kennedy en una estrella de cine................................... Carles Gámez



Jackie Kennedy en un viaje oficial a India con un diseño de Oleg Cassini. 
 
 

La relación entre el diseñador Oleg Cassini y la primera dama dio como resultado una gran sociedad entre moda y política.

Cuando el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York dedicó en 2011 una exposición a Jackie Kennedy Onassis al cumplirse cuatro décadas de su puesta de largo como primera dama, el numeroso público que durante semanas acudió a la muestra pudo admirar de cerca el estilo de uno de los grandes iconos del siglo XX. 
Detrás de aquellos vestidos deslumbrantes y de colores llenos de fantasía se encontraba Oleg Cassini, el diseñador que transformó a la mujer del Presidente de Estados Unidos John F. Kennedy en una estrella del espectáculo.

La relación entre Jackie Kennedy y el diseñador acabó formando una de las sociedades de más éxito de la década de los sesenta como señala el libro Jackie and Cassini. A Fashion Love Affair (Lauren Marino, Running Press) que se edita estos días. 
El propio Oleg Cassini, fallecido hace una década, ya dejó constancia en sus memorias de esos años compartidos con la primera dama. 


Tras el nombramiento de John F. Kennedy como presidente de Estados Unidos, Jackie Kennedy comenzó a preparar su guardarropa para mudarse a su próximo destino, la Casa Blanca.
 Algunos círculos cercanos a la primera dama le aconsejaron que comenzara a buscarse un estilo más autóctono. 
De gusto francés, formada en la Soborna de París, entre sus preferencias se encontraban Balenciaga, Dior, Chanel y Givenchy, el creador fetiche de Audrey Hepburn, uno de los modelos femeninos preferidos de Kennedy.
 Por “compostura política” y siguiendo los sabios consejos de la gurú de Harper’s Bazaar, Diane Vreeland, la primera dama eligió a Oleg Cassini, que se convirtió en modisto oficial y en una especie de secretario personal de estilismo de la nueva inquilina de la Casa Blanca. 
Por aquel entonces, señala el libro, Cassini contaba con una sólida y glamurosa experiencia como diseñador a la que se le unía su fama de conquistador de bellezas cinematográficas. 
Estuvo casado con la actriz Gene Tierney, el rostro más bello del Hollywood de los años cuarenta, para quien diseñó deslumbrantes vestuarios dentro y fuera de la pantalla. 
Después de su divorcio frecuentó actrices como Lana Turner, Marilyn Monroe, Anita Ekberg cultivando su popularidad de playboy
Su relación con Grace Kelly alimentó páginas de sociedad y espectáculo.
Ya como diseñador oficial de Kennedy, Cassini puso a su servicio todos sus conocimientos y armas estilísticas.
 En unos años en los que la moda estaba a punto de entrar en un gran centrifugado de formas y colores, Cassini prolonga el gusto y la belleza por los cincuenta. 
 


Jackie Kennedy en India con un diseño de Oleg Cassini.
Jackie se transformó gracias a Cassini en uno de los grandes iconos de estilo del siglo XX. 
Como recuerda la periodista de moda Suzy Menkes en un retrato del diseñador,
 “Cassini fue el primero, el pionero en la gestación de un estilo que ha influido en la moda de la segunda mitad del siglo XX”.
 La entrada del diseñador en Camelot —el reino medieval con el que se compara la presidencia de Kennedy— hizo de él toda una leyenda de la moda entre los creadores de moda americanos.
Curtido en Hollywood, Cassini construyó para Jackie Kennedy un personaje, le proporcionó una identidad visual. La figura estilizada de la primera dama iluminaba la televisión, presente en casi todos los hogares estadounidenses, como si se tratara de una estrella de la pequeña pantalla.
 En una de sus primeras apariciones públicas, la viuda de Aristóteles Onasis lució un conjunto de lana beige y un pequeño sombrero, llamado Pillbox, creado por un todavía desconocido Roy Halston. 
Solo unos meses después, el modelo daba la vuelta al mundo versionado y reproducido para satisfacer a miles de clientas. 
Curtido en Hollywood, Cassini construyó para Jackie Kennedy un personaje, le proporcionó una identidad visual. La figura estilizada de la primera dama iluminaba la televisión, presente en casi todos los hogares estadounidenses, como si se tratara de una estrella de la pequeña pantalla.
 En una de sus primeras apariciones públicas, la viuda de Aristóteles Onasis lució un conjunto de lana beige y un pequeño sombrero, llamado Pillbox, creado por un todavía desconocido Roy Halston.
 Solo unos meses después, el modelo daba la vuelta al mundo versionado y reproducido para satisfacer a miles de clientas. 
"Me propuse hacer de ella una estrella de cine. Y lo conseguí", confesó Cassini en uno de sus últimos testimonios públicos, concedido a la escritora Sally Bedell Smith para el libro Grace and Power: The Private World of The Kennedy White House.
Oleg Cassini con un grupo de admiradoras.

 

 
 
 

No hay comentarios: