Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

31 jul. 2016

“¿Para qué haces un película sino para estar vivo?”.......................................... Juan Cruz

Uno de los grandes artistas españoles. Cineasta, escritor, fotógrafo.

 El autor de 'La caza' y 'Mamá cumple cien años' tiene 84 y sigue tan campante.

 

Carlos Saura fotografiado en su casa.
¿Qué es un artista? No creo en palabras tan importantes. Alguien que tiene el oficio predeterminado de pintar, de escribir, de filmar, con un talento especial para hacerlo.
 Lo tienes o no lo tienes y eso sí es misterioso.
Usted lo ha desarrollado en todas esas facetas. No exageremos: lo intento.
 Veo el arte de Goya o Picasso, de sumergirse en lo que hacen como una obsesión. 
Los “grandes artistas” son gente muy obsesiva por algo concreto: pintar, escribir, bailar. Si tienes facultades lo disfrutas.
¿Cómo lo ha hecho el oficio? Empecé a estudiar ingeniería; siempre quise saber cómo funcionan las máquinas, los objetivos. Y con el cine me pasó lo mismo: me gusta jugar, improvisar.
 Me aburren los guiones que llaman “de hierro”. Es por estar vivo: ¿para qué haces una película sino para estar vivo?
¿Y qué ocupa la imaginación? Fundamental. Se pueden hacer historias muy reales, como de chico conoce chica.
 Pero me interesa mucho más un mundo imaginativo que muestre pasado, presente.
Y las metáforas. Como la violencia en este país. No siempre. A veces la realidad es tan brutal que la convierte en una realidad distinta, como en La caza, que es tan realista que no es realista.
 Es una metáfora de la guerra, puede serlo, de la dificultad de la convivencia en España.
Ahí está siempre su propia mirada personal hecha cine... Estás en todo lo que haces, aunque nunca he querido hacer una autobiografía.
 Para La prima Angélica pensé mucho en cómo hacer que un adulto pensara como un niño.
Tengo una fotografía de cuando era niño y sé que soy yo porque lo dicen, pero en el fondo no me reconozco. Los recuerdos de niño los recreamos luego.
 Y en esa película el adulto se comporta como un niño porque lo que quiere es recordar lo que fue de niño.
El alemán Michael Krüger tiene este verso: “A veces la infancia me manda una postal”. ¿Cuál es la suya? La guerra de España.
 Estábamos en Madrid. La angustia que se vivía en casa, lo que pasaba, quién era Franco, los milicianos, los rusos.
 Nos fuimos a Valencia, mi padre era secretario de un ministro. En Valencia estuvimos en un pueblecito precioso, y empezaron a bombardear.
 Y nos fuimos a Barcelona, una paz maravillosa y bombardearon de nuevo. Y luego Huesca, con mi familia de allí, que nos obligaba a ir a misa y a comulgar los viernes
. Yo era como un marciano, porque estaba educado en otra sintonía.
Esos son los recuerdos fuertes... Los imaginativos están en mis películas
. En muchas la guerra aparece de alguna manera. No me gustaría olvidarla. En Tango está. Lo que me contaban de Argentina desgraciadamente me recordaba a nuestra guerra: los militares llevándose gente, tirándolos desde un avión...
Decía De Gaulle que de las guerras la peor es la civil: dura siempre. No, no es eso. Lo que ocurre es que en una guerra así se crea un odio que va aumentando
. Ha pasado en la de España y en mi familia.
 Es dramático, porque estás en contra de tu hermano, de un amigo de la infancia..., que de repente te quieren matar. Eso es lo terrible.
¿Pervive? No. Pervive la posibilidad de que eso pueda suceder
. No ocurrirá. Pero visto cómo está el panorama mundial, la inmigración, el terrorismo, ese problema religioso mezclado con un problema político...
Así empezaron las guerras mundiales del siglo XX. Da un poco de miedo.
Siempre hace algo. Estoy vivo. Lo hago porque lo necesito.
 Y hago muchas cosas con las manos. Siempre tengo algo entre manos. Y, si no, me lo invento.

Nace la fundación Giorgio Armani

El diseñador confirmado que ha constituido una fundación, que llevará su nombre, con el fin de “salvaguardar” el futuro de su imperio.

El diseñador italiano Giorgio Armani. Cordon press

 

Giorgio Armani blinda su imperio
. Tras años de innumerables especulaciones, el diseñador y empresario por fin ha hablado acerca del futuro de su compañía.
 En una entrevista con la web especializada en moda WWD, el italiano (Plasencia, 1934) ha confirmado que ha constituido una fundación, que llevará su nombre, con el fin de “salvaguardar” el futuro de su imperio.
 “He decidido crear la fundación Giorgio Armani con el objetivo de colaborar con el desarrollo de proyectos de interés público y sociales”, especificó.
Aunque la verdadera prioridad del italiano tiene que ver más con el dinero que con iniciativas sociales.
 Con la creación de esta fundación busca “salvaguardar los activos de Armani Group y asegurarse de que estos se mantengan estables a lo largo del tiempo.
 Así como garantizar la permanencia de algunos principios que son de suma importancia para mí, y que han inspirado la mayoría de mis actividades como diseñador y emprendedor”, explicó el creador.
 Los pilares de los que habla son: la autonomía, la independencia, la ética, la integridad y honestidad. “También es importantísimo continuar con el desarrollo de la marca Armani, y que esta se sostenga con inversiones apropiadas, una gestión prudente y el uso limitado de la deuda, así como una cuidadosa política de adquisiciones”, especificó.
 Con estas declaraciones Giorgio Armani pone fin a un rumor que comenzó en enero de 2014.
 En aquel entonces el diseñador mencionó que estaba valorando esa posibilidad ya que no quería “dejar problemas a quienes vengan después de mí”.
La firma de lujo que Armani fundó en Milán en 1975, controlada al cien por cien por el diseñador y que concluyó 2015 con ventas de 6.650 millones de euros, también ha dado otro gran anuncio. Emporio Armani cambiará la pasarela de Milán por París temporalmente.
El traslado afectará únicamente al desfile de octubre, y servirá para promocionar la remodelación de su boutique en el Boulevard Saint-Germain.

El viral del verano: Querida chica del bañador verde

El viral del verano: Querida chica del bañador verde

Hablamos con Jessica Gómez, la autora de uno de los virales más potentes del verano. En un post que ha publicado en su Facebook se dirige a la chica que tiene en la toalla de al lado en la playa para convencerla de quererse tal como es. El viral del verano: Querida chica del bañador verde

Así se ha convertido Mayka Merino en la revelación del año en las pasarelas............................... Begoña Gómez Urzaiz |

La modelo nacional con más proyección en todo el mundo se asoma al mañana con tendencias que inventan una nueva silueta.

Así se ha convertido Mayka Merino en la revelación del año en las pasarelas
Londres, Milan, París y Nueva York ya han visto desfilar a la joven jerezana.
Foto: Satoshi Saikusa
 

 

Se nota que Mayka Merino (de 19 años) es muy joven, porque todavía cuenta su vida por veranos, como lo hacen los niños y los estudiantes.
 Este lo ha tenido muy ocupado –en cuanto acabó de desfilar en la pasarela 080 de Barcelona viajó a París para cumplir con sus compromisos profesionales en la semana de la alta costura–.
 Pero el verano pasado fue incluso más ajetreado.
 «Me quedé sin ir a las playas de Cádiz por viajar a Londres, y al final me cambió la vida», cuenta.

Mayka Merino viste pantalón de lino con espejos (2.900 €) y pendientes (295 €), todo de LOEWE; y zapatos de piel de becerro de CÉLINE (920 €).
Mayka Merino viste pantalón de lino con espejos (2.900 €) y pendientes (295 €), todo de LOEWE; y zapatos de piel de becerro de CÉLINE (920 €).
 Se marchó a la capital británica con ropa para dos semanas y todavía no ha vuelto
. Aunque el trabajo que sí giró su carrera del revés le llegó en Milán, el pasado mes de septiembre. Ashley Brokaw, la directora de casting a la que el diario The New York Times llama «la power player definitiva de la industria de la moda» y la responsable de que en las últimas temporadas las pasarelas se hayan llenado de caras interesantes, de narices bulbosas, de diastemas y de marcas de nacimiento sin corregir, le echó el ojo y la incluyó en el desfile de Prada
. Abriendo. «La modelo que arranca en Prada se considera la revelación del año, pero yo esto entonces no lo sabía», dice. 
Les ocurrió antes a Daria Werbowy, Sasha Pivovarova o Karolina Kurkova. En el backstage, Merino cruzó su mirada con la de la imponente Miuccia y le entró la risa. «Es que estaba nerviosísima, solo quería hacerlo bien»
. No le dio tiempo ni a avisar por WhatsApp a su familia, que la seguía por streaming desde Jerez de la Frontera.
 Su padre, funcionario jubilado, es quien le lleva ahora la gestión de los contratos –«No sé por qué tiene una fama rara el mundo de la moda, es como cualquier otro», dice– y también ha aprendido latín en un año.
 Ahora maneja con soltura nombres como el de J.W. Anderson, otro que también apostó enseguida por Merino, o Proenza Schouler.
 El dúo la fichó en exclusiva para su primera New York Fashion Week.
Camisa (945 €) y falda (725 €) de STELLA MCCARTNEY.

La modelo española revelación del año lleva camisa (945 €) y falda (725 €) de STELLA MCCARTNEY.
Vista de cerca, la modelo no se parece mucho a la criatura ligeramente alienígena de las fotos ni a la maniquí que desfiló para Prada con un traje de chaqueta –«El más bonito de todos, pero me veía muy señora»–, maxipendientes y el flequillo aplastado con gel sobre la frente.
 Para la pasarela de Carlotaoms, en el 080, le han hecho una trenza de colegiala y de golpe solo recuerda a lo que es, una chica de Jerez que comparte piso en Londres (se ha cansado de las casas de modelos y ahora vive en una colonia española) y que viste «muy sencilla, casi siempre de negro y con mi rollo teen: zapatillas, petos…». 
En otro tiempo, se tapaba las orejas algo separadas con el pelo
. «Pero hoy las valoro. Entiendo que tengo suerte de haber empezado a trabajar ahora que se lleva el estilo weird (rarito) y otros cánones estéticos». 
Aun así, su modelo preferida y en quien se fija no es, por ejemplo, una Molly Blair, con la que se la compara, sino la nada weird Karlie Kloss: «Me gusta que tenga sus negocios y sea más que una cara bonita».
Chaqueta metalizada de lamé (720 €) y pantalón (304 €), ambos de ISABEL MARANT; y zapatos de piel de becerro de CÉLINE (920 €).
Chaqueta metalizada de lamé (720 €) y pantalón (304 €), ambos de ISABEL MARANT; y zapatos de piel de becerro de CÉLINE (920 €).

Foto: Satoshi Saikusa
Top y falda de seda, ambos de MARNI (c. p. v.); y pendientes de espejo de LOEWE (290 €).
Top y falda de seda, ambos de MARNI (c. p. v.); y pendientes de espejo de LOEWE (290 €).
Foto: Satoshi Saikusa
 Merino viste una red de PRADA (c. p. v.)
A sus 19 años, Merino ya es una realidad de las pasarelas. En la imagen, en una red de PRADA (c. p. v.)
Foto: Satoshi Saikusa

Perderlo todo....................................................................Rosa Montero

Los objetos muestran una obcecada tendencia a evaporarse a mi alrededor, y creo que no ha habido un solo día de mi existencia en el que no haya extraviado algo.

COLUMNISTAS-REDONDOS_ROSAMONTERO
SI ESTOY en casa y no encuentro y no encuentro las gafas, cosa que sucede muy a menudo, lo primero que hago es ir al refrigerador y mirar dentro
. La mitad de las veces aparecen ahí, porque, cuando voy a sacar algo de la nevera y las llevo en la mano, las deposito distraída sobre la bandeja del electrodoméstico para poder agarrar lo que anduviera buscando, y ya no me vuelvo a acordar de ellas.
 Sí, la clave del asunto es la distracción: voy pensando en las musarañas tan concentradamente que me muevo por la vida con el piloto automático y sin apenas consciencia de lo que hago.
 Es el comportamiento que la tradición atribuye al sabio despistado, aunque en mi caso más bien se trataría del profesor chiflado, porque por lo general no ando sumida en profundas y provechosas reflexiones, sino entretenida en tontunillas.
 Y así se me va la existencia, literalmente
Hoy me he puesto a pensar en la cantidad de cosas que pierdo cada día.
 Porque lo pierdo todo. Digo dentro de casa, ya que en el exterior (es decir, pérdidas auténticas) ocurre poco.
 O sea que en realidad se trata de extravíos momentáneos, desesperantes juegos al escondite de las cosas. Las gafas, el móvil, las llaves, el bolso.
 Pero también: el cuaderno de notas, el importante número de teléfono que acabo de apuntar en un papel, los pendientes que me quité ayer, la camisa que he descolgado hace cinco minutos del armario y que ha debido de irse corriendo por sí sola.
 O el tazón con el que siempre desayuno
. La semana pasada pasé media hora frenética buscando esa taza hasta que la encontré dentro del microondas: el día anterior había puesto a calentar el café y olvidé tomarlo.
 Los objetos muestran una obcecada tendencia a evaporarse a mi alrededor, y creo que no ha habido un solo día de mi existencia en el que no haya extraviado algo
. Si sumara todos los minutos que he desperdiciado buscando cosas, probablemente llegaría a acumular un año de despilfarro
. Un año de mi vida sin vivir.
Sé que no soy ni mucho menos la única persona a la que le sucede esto.
 Se me ocurre que, dentro de las muchas maneras en las que podemos clasificar a los humanos, una sería dividirlos entre los seres meticulosos y precisos, por un lado, y los que tenemos las cabezas horadadas, por el otro. 
Agujeros mentales por los que silba el caos como un viento insidioso.
 Como es natural, esta propensión a perder las cosas suele estar unida a una falta de firmeza y claridad en la relación con los objetos que nos rodean.
 Vamos, que somos bastante desordenados.
A saber cuál será la razón de tanto lío; tiempo atrás hubiéramos podido endilgarles la responsabilidad a los duendes domésticos, criaturas mágicas de intenciones traviesas, lo cual resultaba más consolador que las posibles explicaciones actuales, que hablan de neurotransmisores algo desbaratados y del famoso déficit de atención, ese síndrome de moda tan socorrido. Sea como fuere, arrastramos los desordenados nuestro desorden como el escarabajo pelotero arrastra su bola, y en ese trabajoso desvivir nos suceden cosas peculiares: por ejemplo, podemos mantener durante años un objeto claramente descolocado (un collar en una esquina del escritorio, un tintero en la encimera de la cocina), pero si un día se nos ocurre guardarlo en el lugar apropiado, nunca más lo volveremos a encontrar.
 El orden no forma parte de nuestro karma. 
Cuando me desespero mucho, procuro acordarme de los personajes célebres a los que les pasaba lo mismo
. Son famosas las fotos del despacho de Einstein o del taller de Francis Bacon, por ejemplo.
 Unas leoneras tan cochambrosas que hasta a mí me asustan.
 Hay estudios que sugieren que la gente creativa tiende a ser desordenada, y los psicólogos norteamericanos Vohs, Reddel y Rahinel llegaron a asegurar en un trabajo de 2013 que los entornos desor­denados fomentaban la creatividad. 
Todo esto resulta tranquilizador, y lo sería aún más si consiguiera encontrar otra investigación parecida que se publicó hará cosa de un año y que guardé no sé dónde: llevo veinte minutos buscando el recorte infructuosamente.
 Si es verdad que el caos está relacionado con la creatividad, yo debería ser capaz de escribir una obra maestra.

“Fui alegre al morir”..............................................................Javier Marías

La lectura como placer veraniego ya no llega de forma natural. Se ha de ser obstinado para hacer sitio a los libros. Un poema puede servir como acicate. 
COLUMNISTAREDONDA_JAVIERMARIAS
HACE DOS sábados el  suplemento Babelia dedicaba un reportaje a un sueño que a mí me parece del pasado remoto: la lectura pausada y por placer durante el verano.
 Incluso se preguntaba a un montón de editores (gente que el resto del año lee por obligación) en qué se iban a sumergir durante el mes de asueto, a lo cual más de uno respondía lo que otras veces he respondido yo mismo: “A ver si me pongo por fin con todo Proust”. Proust –En busca del tiempo perdido– ocupa cuatro gruesos tomos de letra apretada y papel biblia en la edición de La Pléïade, unas cuatro mil páginas sin contar notas, variantes y esbozos.
En español, en la única traducción digna del nombre pese a su antigüedad y sus defectos, la de Pedro Salinas y Consuelo Berges, de Alianza, los volúmenes eran siete, uno por título.
 ¿Alguien cree que eso se puede leer en el transcurso de un mes escaso, de lo que hoy disponen los más afortunados para “veranear”? (El propio verbo ha caído ya en desuso, si se piensa bien.)
Es cierto que los lectores empedernidos somos irracionalmente optimistas, y cada vez que emprendemos un viaje –incluso si es de trabajo– echamos a la maleta más libros de los que seríamos capaces de abarcar.
Me imagino que quienes tengan e-book se llevarán un cargamento aún mayor.
Mi experiencia me ha enseñado que en esas salidas breves suelo regresar, a lo sumo, con dos o tres capítulos leídos en la incomodidad de un aeropuerto.
 En agosto consigo acabar dos o tres obras, si no son demasiado extensas, y eso que no me veo distraído por Internet (no uso ordenador), ni por teléfonos inteligentes (no tengo), ni por videojuegos (jamás me he asomado a uno), ni por ninguno de los mil artilugios que atarean hoy a las personas para que no se sientan “solas”, pese a estar rodeadas la mayoría, velis nolis, por familias numerosas y vecinos cargantes.
 Si a esto añadimos que en las vacaciones hay un montón de deberes (pasarse horas en la playa, comer como energúmenos, dormir la siesta, salir de farra, entretener a los niños, visitar ciudades a la carrera), no sé cuándo vamos a leer a Proust, a Conrad, a Cervantes o a Montaigne
Menos aún este mes, con nuestros políticos dando la tabarra haya por fin Gobierno o no, con los posibles atentados del Daesh y las inundaciones o terremotos en algún punto del globo, los refugiados, las guerras en curso y la siniestra sombra de Trump, que nos obligarán a atender a las pantallas durante más horas de las saludables. 
Comprendo a José María Guelbenzu (autor de ese reportaje de Babelia) y a otros como él y como yo: nos resistimos a aceptar que los veranos de lectura plácida y prolongada han sido aniquilados, que la sociedad y el estruendo conspiran contra ellos y casi los han barrido de la faz de la tierra.
 Para mantenerlos hay que forcejear, tener una enorme fuerza de voluntad. En vez de dejarnos invadir pasivamente por los libros, que se imponían de forma natural, hemos de ser activos, y obstinados, y luchar por hacerles sitio contra todos los elementos.

En vista de las perspectivas, hoy, último día de julio, me permito ofrecerles el sencillo y sereno poema de un clásico, que traduje hace décadas, para que por lo menos lean una pieza entera (bien que breve y con estribillo) en las inaguantables esperas de los aeropuertos o en los trayectos de ferrocarril.
 Ya incluí uno del siglo VIII hace unos meses, y al parecer no cayó mal.. El de hoy es de Stevenson, y sin duda fue un esbozo para su famoso y escueto “Réquiem”, inscrito en su tumba en lo alto del Monte Vaea, en Samoa, a cuatro mil metros.
 Murió con sólo cuarenta y cuatro años, y esta variante dice así:
“Ahora que la cuenta de mis años
ya se ha cumplido, y yo
la vida sedentaria
dejo para morir,
cavad bien hondo y dejadme yacer
bajo el inmenso y estrellado cielo.
Alegre en vida, fui alegre al morir,
cavad bien hondo y dejadme yacer.

Clara fue mi alma, libres mis actos,
honor era mi nombre,
no huí nunca ante el miedo
ni perseguí la fama.
Cavad bien hondo y dejadme yacer

bajo el inmenso y estrellado cielo.
Alegre en vida, fui alegre al morir,
cavad bien hondo y dejadme yacer.

Cavad bien hondo en algún valle verde
donde la brisa suave
sople fresca en el río
y en los árboles cante …
Cavad bien hondo y dejadme yacer
bajo el inmenso y estrellado cielo.
Alegre en vida, fui alegre al morir,
cavad bien hondo y dejadme yacer.”


Techo de gasto................................................................................... Boris Izaguirre.

Meryl Streep se vino arriba loando a históricas mujeres de su país.

 Olvidó mencionar a Jackie Kennedy, un típico desfase de los demócratas más de izquierdas.

La actriz Meryl Streep, el pasado martes en la convención demócrata celebrada celebrada en Filadelfia.

Lo primero que aprobará el Gobierno tras la investidura será el techo de gasto.
 Bueno es saberlo, aunque siempre se dijo que una casa no se empieza por el tejado.
En los tiempos que corren, ¿quién no tiene un techo de gasto?
 Fíjense en Bernie Ecclestone, el multimillonario octogenario dueño de la fórmula 1, al que le secuestran a la suegra en São Paulo y le piden un rescate de 35 millones de euros
. ¿Es ese el valor de una suegra? La fortuna de Bernie está valorada en mucho más de 2.000 millones de euros, o sea que los 35 del rescate son menos que el presupuesto de la boda de sus hijas, de su primer matrimonio, que recibieron la noticia del rapto de la suegrastra divirtiéndose en Saint Tropez, decididas a alterar poco su veraneo.
 Lo que sí ha alterado este plagio, aparte del techo de gasto del rey de la fórmula 1, es a la organización de los Juegos Olímpicos en Brasil, a escasos días del inicio de la competición.
 Ya sabemos que no todos los atletas rusos van a participar, ahora es posible que los millonarios tampoco acudan, preocupados por la inseguridad en el país.
 ¿Recuerdan aquella pregunta de Alberto de Mónaco sobre nuestra seguridad cuando Madrid fue candidata a sede olímpica?
Parecía tan calculada para hacer daño como este kidnap de la suegra de Ecclestone.
Ojalá consigan liberarla antes de que empiecen los Juegos.
Cuando era niño uno de mis mayores miedos era que me secuestraran, porque la prensa solo hablaba del secuestro del nieto de J. Paul Getty, el millonario por excelencia de esa época.
 Al “pobre” chaval lo raptaron en Roma después de una fiesta y le cortaron una oreja que enviaron a su abuelo, que se negó a pagar el rescate
. Pasó olímpicamente. Así entendimos lo cruel que puede ser la vida de un millonario y también lo del techo de gasto.
Igual de desconcertados están muchos votantes estadounidenses ante la posibilidad de Hillary como presidenta.
 De ser así, ¿qué hacemos con Bill? ¿Existe un protocolo para un expresidente que pasa a ser consorte de la presidenta y ex primera dama?
 Seriamente, este impasse podría rebajar el techo de voto a Hillary, porque Bill Clinton, sin una función clara, puede ser un peligro
. Opinando sin control, rememorando sus momentos en el Despacho Oval o, como otros expresidentes que conocemos, metiendo la nariz un poco en casi todo.
 Mis amigos aseguran que todo está bien atado ante esa posibilidad y que Bill va a ser una especie de embajador de sí mismo, que es lo que ha estado haciendo hasta ahora, alimentando su ego y su fortuna personal
La convención demócrata ha recibido mejores críticas, como show, que la de los republicanos. Porque tuvo mejor guion y un cartel de grandes figuras femeninas. Michelle Obama centró su discurso en la importancia de la familia, muy primera dama.
 Y dijo negro, varias veces, en vez de afroamericano.
 Una valentía. Meryl Streep se vino arriba loando a históricas mujeres de su país, vestida con un traje de bandera norteamericana, muy Jasper Johns
. Olvidó mencionar a Jackie Kennedy y prefirió enaltecer a Eleanor Roosevelt, un típico desfase de los demócratas más de izquierdas
. En mi chat de amigos, Michelle fue la ganadora.
 “La presidenta debería ser directamente ella”, escribieron y es lo que comentan en los programas de estilismo en Estados Unidos, que, todo sea dicho, están presentados por unas personas absurdamente mal vestidas.
 Sean o no afroamericanas.
Nunca terminaré de saber qué convierte a una persona en un estilista, está entre las 10 cosas que jamás entenderé (amo esta frase de Eva al desnudo, la he vuelto a ver en un avión hacia Uruguay para participar allí en los Premios Platino.
 E intenté convencer a Paulina Rubio de que la viera). Lo veo como un gasto de cuya importancia te convencen y al final del evento te das cuenta de que no vale nada. Cuando me planteo un techo de gasto, ese es uno del que me desprendo feliz. Ya lo dijo Carolina Herrera: “El básico esencial en un armario es un espejo de cuerpo entero”. Lo que pasa es que hay gente a la que le pones un espejo así y ve reflejado lo que desea, no la realidad.
.
A lgo que también debe suceder en el Partido Popular, especialmente en su sede central.
 Ahora que se recuerda el borrado de la memoria del ordenador de Luis Bárcenas, acudo al diccionario para verificar qué es la memoria. “Una función del cerebro que permite codificar, almacenar y recuperar la información”.
Hay memoria a corto plazo y otra a largo plazo. Y hay la que se borra
. Con lo cual este nuevo juicio salta directamente a estrellarse en el techo de gasto y la desmemoria.

 

Nadie canta como susurra Leonard Cohen.............................................................. Fernando Navarro

La sección 'Recetario de canciones' recomienda música al acabar cada mes y, sobre todo, busca que la vida suene mejor.

Fue protagonista. Dream Baby Dream (Suicide)
Otra figura de incuestionable talento que se nos ha ido. Alan Vega, pionero del punk-rock norteamericano y líder del grupo Suicide, falleció a los 78 años el pasado 16 de julio
. Artista inquieto y excepcional, Vega surgió de las agitadas calles de Nueva York a primeros de los años setenta para formar junto a Martin Rev el dúo Suicide, que encarnaba todo lo que fue único y peligroso de la escena punk de la Gran Manzana.
 Recomendamos cualquiera de sus composiciones más que cualquier canción del verano de las últimas dos décadas.

Una canción para una noticia. Déjame vivir con alegría (Vainica Doble)
Está claro que la vida todavía puede deparar sorpresas de todo tipo.
 La última es ver cómo el multimillonario y populista Donald Trump ha pasado de ser un excéntrico al que nadie tomaba en serio a convertirse en el líder del Partido Republicano de EE UU.
 Ahora es serio candidato a llegar a la Casa Blanca.
 Medio mundo se pregunta cómo es posible, pero, a decir verdad, es un hábil tiburón que sabe moverse perfectamente en nuestra sociedad mediática.
 Mientras algunos depositamos nuestra confianza en Hillary Clinton ante tamaño peligro en la presidencia estadounidense, pinchamos esta canción con el fin de que no se produzca el hecho fatídico porque no nos dejaría vivir con alegría.
 Vainica Doble. Qué buenas eran, demonios.
 
Fue protagonista. Dream Baby Dream (Suicide)
Otra figura de incuestionable talento que se nos ha ido. Alan Vega, pionero del punk-rock norteamericano y líder del grupo Suicide, falleció a los 78 años el pasado 16 de julio. Artista inquieto y excepcional, Vega surgió de las agitadas calles de Nueva York a primeros de los años setenta para formar junto a Martin Rev el dúo Suicide, que encarnaba todo lo que fue único y peligroso de la escena punk de la Gran Manzana. Recomendamos cualquiera de sus composiciones más que cualquier canción del verano de las últimas dos décadas.
Una canción para una noticia. Déjame vivir con alegría (Vainica Doble)
Está claro que la vida todavía puede deparar sorpresas de todo tipo. La última es ver cómo el multimillonario y populista Donald Trump ha pasado de ser un excéntrico al que nadie tomaba en serio a convertirse en el líder del Partido Republicano de EE UU. Ahora es serio candidato a llegar a la Casa Blanca. Medio mundo se pregunta cómo es posible, pero, a decir verdad, es un hábil tiburón que sabe moverse perfectamente en nuestra sociedad mediática. Mientras algunos depositamos nuestra confianza en Hillary Clinton ante tamaño peligro en la presidencia estadounidense, pinchamos esta canción con el fin de que no se produzca el hecho fatídico porque no nos dejaría vivir con alegría. Vainica Doble. Qué buenas eran, demonios.
Disco destacado. The Midnight Special (Billy Bragg & Joe Henry)
Uno de nuestros discos de la semana en la sección de Música fue Shine a Light: Field Recordings From The Great American Railroad, publicado conjuntamente por dos pesos pesados como Billy Bragg & Joe Henry.
 Ignacio Julià reflexionaba sobre estas nanas para trotamundos y guardafrenos llevadas al terreno actual que todavía tienen vigencia en estos tiempos convulsos y abundantes en corrupciones e injusticias sociales.
 Tal vez, por eso, estos cantos polvorientos todavía tienen sentido de ser en las voces áridas de Bragg y Henry.

Fue protagonista. Dream Baby Dream (Suicide)
Otra figura de incuestionable talento que se nos ha ido. Alan Vega, pionero del punk-rock norteamericano y líder del grupo Suicide, falleció a los 78 años el pasado 16 de julio. Artista inquieto y excepcional, Vega surgió de las agitadas calles de Nueva York a primeros de los años setenta para formar junto a Martin Rev el dúo Suicide, que encarnaba todo lo que fue único y peligroso de la escena punk de la Gran Manzana. Recomendamos cualquiera de sus composiciones más que cualquier canción del verano de las últimas dos décadas.
Una canción para una noticia. Déjame vivir con alegría (Vainica Doble)
Está claro que la vida todavía puede deparar sorpresas de todo tipo. La última es ver cómo el multimillonario y populista Donald Trump ha pasado de ser un excéntrico al que nadie tomaba en serio a convertirse en el líder del Partido Republicano de EE UU. Ahora es serio candidato a llegar a la Casa Blanca. Medio mundo se pregunta cómo es posible, pero, a decir verdad, es un hábil tiburón que sabe moverse perfectamente en nuestra sociedad mediática. Mientras algunos depositamos nuestra confianza en Hillary Clinton ante tamaño peligro en la presidencia estadounidense, pinchamos esta canción con el fin de que no se produzca el hecho fatídico porque no nos dejaría vivir con alegría. Vainica Doble. Qué buenas eran, demonios.
Disco destacado. The Midnight Special (Billy Bragg & Joe Henry)
Uno de nuestros discos de la semana en la sección de Música fue Shine a Light: Field Recordings From The Great American Railroad, publicado conjuntamente por dos pesos pesados como Billy Bragg & Joe Henry. Ignacio Julià reflexionaba sobre estas nanas para trotamundos y guardafrenos llevadas al terreno actual que todavía tienen vigencia en estos tiempos convulsos y abundantes en corrupciones e injusticias sociales. Tal vez, por eso, estos cantos polvorientos todavía tienen sentido de ser en las voces áridas de Bragg y Henry.
Territorio nacional. Será (Nadia Álvarez)
La canción de autor, con reminiscencias americanas, tiene una nueva voz talentosa en la escena española. Apunten el nombre: Nadia Álvarez, una joven compositora, cantante y guitarrista leonesa, aunque residente en Madrid, que tiene un don especial para crear deliciosas canciones cargadas de sensibilidad lírica y melódica
. En la línea de Enrique Urquijo, Quique González o Carmen Boza, Álvarez tiene un estupendo álbum, Salto al Vacío, que a veces suena como si una joven Lucinda Williams cantase en castellano. Habrá que seguirla de cerca.


La Ruta Norteamericana. If I Ever Was a Child (Wilco)
Lo volvieron hacer.
 Sorprendieron a todos anunciando este mes de julio por su cuenta de Twitter su nuevo disco, Schmilco.
 Acompaña este trabajo una portada diseñada por el ilustrador español Joan Cornellà.
 Esta canción es uno de los dos adelantos hasta que el álbum esté íntegramente disponible. Todo indica que se vuelven a su vertiente más pop.
 Y eso es buena noticia, aunque, todo sea dicho, cualquier nuevo disco de Wilco es siempre una buena noticia. Es lo que tiene ser una de las grandes bandas del siglo XXI.
Díselo con una canción. Dance Me To The End Of Love (Leonard Cohen)
Cuando Leonard Cohen recogió el premio Príncipe de Asturias de las Letras dio un emotivo discurso donde, con su peculiar voz de noche estrellada, reconoció que nunca supo de dónde vienen las canciones.
 El bardo dijo: "Si supiera de dónde vienen las canciones las haría con más frecuencia. Es difícil aceptar un premio por una actividad que en realidad no controlo".
Fue una bonita forma de decir que la inspiración o las musas no son gobernables como el creador siempre quisiera.
Tampoco lo suele ser el amor, que muchas veces pone el nido en el estómago sin avisar.
 Esta canción, un canto al amor inspirado tras historias del horror nazi, es un himno de su obra. "Baila conmigo, con tu belleza y un ardiente violín, a través del pánico y hasta que pueda refugiarme", relata el músico en su sueño sentimental. Nadie canta como susurra Leonard Cohen.
Enamora su voz y crees que solo te canta a ti.....

 

30 jul. 2016

Un globo aerostático con 16 personas a bordo se estrella en Texas

El sheriff del condado de Caldwell ha afirmado que probablemente no haya supervivientes.

Policías en el lugar en el que se estrelló un globo aerostático, este sábado en Texas (EE UU). Ralph Barrera (AP) / EL PAÍS VÍDEO
Un globo aerostático en el que viajaban 16 personas se ha incendiado y se ha estrellado este sábado en Lockhart, a unos 50 kilómetros al sur de la ciudad de Austin (Texas, Estados Unidos), ha informado la prensa local, según recoge la agencia Reuters.
Por el momento, no hay información oficial acerca del número de víctimas, aunque la prensa local informa de que no hay supervivientes.
 El sheriff del condado de Caldwell, Daniel Law, ha afirmado que probablemente no haya supervivientes.
La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) ha emitido un comunicado en el que informa de que el globo ha caído en un campo alrededor de las 7.40 de este sábado, hora local (las 14.40, hora peninsular española), informa la BBC.
 Al desplazarse hasta el lugar del incidente, las autoridades encontraron lo que parecía parte de una cesta de globo aerostático en llamas, ha indicado el sheriff.
Lynn Lunsford, portavoz de la FAA, ha informado en un comunicado del incidente.
En una entrevista telefónica con The New York Times, ha asegurado que el Consejo de Seguridad de Transporte Nacional había sido informado de lo ocurrido y que se hará cargo de la investigación.
Por el momento, no ha sido facilitada ni la identidad de los pilotos, ni de los pasajeros, ni la relación que había entre ellos.
Lunsford ha afirmado que desconoce las causas de que el globo se haya estrellado o si ha hubo una llamada de emergencia.
El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha ofrecido sus condolencias a los familiares de los fallecidos en el accidente. "Nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas y sus familiares, así como con la comunidad de Lockhart", ha escrito en un comunicado

 

Un tiburón ataca a un bañista en la playa de Elche................................................... Ramón Muñoz

El escualo mordió la mano de un hombre que se bañaba cerca de la costa de los Arenales del Sol.

Heridas causadas por el mordisco. ATLAS
Los servicios de salvamento y la unidad marítima de la Policía local de Elche (Alicante) buscan a un tiburón que atacó este viernes a un hombre de 40 años en la playa de los Arenales del Sol causándole heridas en una mano
. Desde el suceso, ocurrido a mediodía, se ha rastreado la zona sin éxito.
 La última vez que se avistó oficialmente al escualo fue a última hora de la tarde de ayer en la Isla de Tabarca, a unos ocho kilómetros de donde fue herido el bañista.
Las labores de búsqueda se han visto dificultadas debido a la multitud de llamadas de particulares que decían haber visto al tiburón, y que en algunos momentos colapsaron el servicio telefónico de salvamento e incluso el 112 de urgencias.
El ataque del escualo, al parecer una tintorera, desató cierta psicosis entre los numerosos bañistas que se encontraban en la playa el viernes
. Los servicios de salvamento izaron la bandera roja a partir de las 12 horas, al conocerse el suceso como medida de precaución.
 Dos horas más tarde volvieron a colocar la bandera amarilla pero muchos veraneantes optaron por no meterse al agua. Un día después del ataque, se ha recuperado la normalidad en la playa, aunque es el comentario recurrente de los bañistas.
Heridas causadas por el mordisco.
El ataque sucedió sobre las doce del mediodía.
Al parecer, el hombre estaba flotando en el agua (en la posición conocida de hacerse el muerto) cuando sintió que algo le golpeaba ligeramente, seguramente el hocico del escualo. Seguidamente sufrió el ataque, con un fuerte mordisco en la mano.
 El hombre, que declaró no haber visto al tiburón en el ataque, salió del agua y se dirigió a los servicios de socorrismo por su propio pie, donde se le practicó una primera cura.
La mordedura le causó una herida profunda en la mano derecha, que tenía marcadas la hilera de dientes en sierra del animal, sangrando profusamente.
Posteriormente, el herido fue trasladado al Hospital General de Elche donde procedieron a saturarle la herida.
La tintorera, también conocida como tiburón azul, no es un animal desconocido en las playas de la Comunidad Valenciana.
 De cuerpo alargado y hocico cónico, mide en torno a los 2,5 metros y se alimenta de peces como arenques, calamares o caballas y aves marinas.
No suele atacar a seres humanos, salvo si se siente amenazado.
La playa de los Arenales ha recuperado la normalidad un día después del ataque de la tintorera.

 

Jesús Castro: “A veces ser guapos trae inconvenientes”........................................... Víctor Núñez Jaime

El actor saltó a la fama con ‘El Niño’ hace dos años, y con su primer papel se llevó una nominación al Goya como mejor actor revelación. 

Hoy trabaja más en televisión, y es

consciente que aún le queda mucha profesión por aprender.

 
El actor Jesús Castro, en el Palacio de Santa Barbara.

Jesús Castro (Cádiz, 1993) aspiraba a llamar la atención de los ojeadores del Cádiz Fútbol Club mientras estudiaba Electrónica e intentaba llenar de gente una discoteca.
 Un día acompañó a un amigo a las audiciones de El Niño y fue él quien acabó protagonizando la película.
Luego participó en La isla mínima, en las series Mar de plástico y El Príncipe y este otoño lo veremos junto a Paz Vega en Perdóname, Señor (Telecinco).
Mientras, el actor ha encabezado una cata de cervezas en la terraza madrileña Manzana Mahou 330. Tras la entrevista, le sugiere al fotógrafo que capte su imagen en “plan macarrilla”.
Pregunta. ¿Qué es de su amigo al que acompañó a las audiciones de El Niño?
Respuesta. Sigue trabajando en un bar de mi pueblo, Vejer de la Frontera, ganándose la vida como puede. Todavía hablamos.
 Aquello ya está un poco olvidado. Hay cosas que son para ti y ya está. Y una amistad no se acaba por cosas como esa.
P. Desde que es famoso, ¿la cafetería de su padre tiene más clientes?
R. No, de hecho se cerró. Pero abrimos una nueva. Se llama El rincón de El Niño. A ver si tenemos más suerte.

Jesús Castro (Cádiz, 1993) aspiraba a llamar la atención de los ojeadores del Cádiz Fútbol Club mientras estudiaba Electrónica e intentaba llenar de gente una discoteca. Un día acompañó a un amigo a las audiciones de El Niño y fue él quien acabó protagonizando la película. Luego participó en La isla mínima, en las series Mar de plástico y El Príncipe y este otoño lo veremos junto a Paz Vega en Perdóname, Señor (Telecinco). Mientras, el actor ha encabezado una cata de cervezas en la terraza madrileña Manzana Mahou 330. Tras la entrevista, le sugiere al fotógrafo que capte su imagen en “plan macarrilla”.
Pregunta. ¿Qué es de su amigo al que acompañó a las audiciones de El Niño?
Respuesta. Sigue trabajando en un bar de mi pueblo, Vejer de la Frontera, ganándose la vida como puede. Todavía hablamos. Aquello ya está un poco olvidado. Hay cosas que son para ti y ya está. Y una amistad no se acaba por cosas como esa.
P. Desde que es famoso, ¿la cafetería de su padre tiene más clientes?
R. No, de hecho se cerró. Pero abrimos una nueva. Se llama El rincón de El Niño. A ver si tenemos más suerte.
P. Eso, ¡que no le falten churros!
R. Yo no los como. Y menos ahora que tengo que cuidarme. Son contundentes.
P. Entonces, ¿qué desayuna? ¿Hojas de lechuga?
R. Una tostadita con jamón y un café.
P. ¿La vida es más fácil para un guapo?
R. Es que la belleza es subjetiva.
 Hay gente que me dice que soy guapo y a mí no me lo parece, pero bueno. También creo que a veces ser guapo trae inconvenientes.
P. ¿Como cuáles?
R. Que te digan que has logrado algo solo porque eres guapo.
P. ¿Escucha a menudo ese comentario?

 

R. Bueno, cada vez menos.
 Mi trabajo va acabando con eso. Espero que llegue el día en que ya no lo escuche.
P. Esa mirada, ¿es de ángel o demonio?
R. Pues… Puede ser de los dos.
 Una persona me dijo una vez que mis ojos son como un rayo: puedo alumbrar en la oscuridad, pero también puedo hacer daño. No sé: quizá yo sea más diablete que ángel, la verdad.
P. Suelen compararlo con el actor Steve McQueen. Estará encantado, ¿no?
R. Él fue un tío muy muy grande y yo estoy empezando.
 Una comparación así es un halago, pero me queda mucho por aprender.
P. La comparación se refiere solo a los ojos.
R. ¡Ah, vale! [ríe] Pensé que al modo de actuar.
P. ¿Sigue escuchando a El Barrio o el glamour de la farándula lo ha llevado por otros ámbitos?
R. Sí, lo sigo escuchando. ¡El Barrio siempre!
P. ¿Y qué tal su relación con la prensa del corazón?
R. No muy bien. Primero porque, aunque no lo parezca, no me gusta llamar la atención. Segundo, porque no me dedico a vender mi vida privada.
 Sé que todo el mundo tiene que trabajar y comer, pero, a mí en especial, no me gusta que exista ese tipo de curro.
P. ¿Por qué abandonó Mar de plástico?
R. Lo expliqué en su día y se malinterpretó. Entonces, lo voy a dejar ahí. Ahora estoy en otra cosa.

P. ¿De qué va Perdóname, Señor?
R. De la lealtad, la amistad, el narcotráfico, el amor, el paro.
 Tiene muchas subtramas y seguro que va a gustar.
P. ¿A quién interpreta ahora?
R. A Rafa, un narco.
P. El Niño, El Príncipe... ¿Otra vez a un narco?
R. Raro, ¿no? [ríe]
P. ¿Ya lo encasillaron o no sabe hacer otra cosa?
R. Si te llaman para hacer eso, ¿qué haces? ¿Les dices que no porque te vas a encasillar? Aunque se dediquen a lo mismo, tratas de darle diferentes matices a los personajes.
 Puedo interpretar a otros tipos, pero es lo que me han tocado hasta ahora.
P. De todas formas siempre le quedará el Cádiz FC.
R. Iría a que me hicieran una prueba, claro. En su día no me dediqué a ello por falta de oportunidades, por jugar en un pueblo pequeño, inexistente para los grandes equipos.
 Pero tengo la espina clavada. Porque hubo quién le decía a mis padres que yo valía para el fútbol.

Coco Chanel a través de sus lecturas......................................................... Estel Vilaseca

La literatura más clásica, la poesía y la relación de la diseñadora con los escritores de la época marcaron su personalidad y gusto estético.

Retrato de Gabrielle Chanel de julio de 1962.

 

"Los libros han sido mis mejores amigos”, le confesó en una ocasión Coco Chanel a su amigo Paul Morand. La biblioteca de Chanel, además de descubrir a una ávida lectora, adquiere un peso relevante en la forja de su personalidad y gusto estético. Del 17 de septiembre y hasta el 8 de enero de 2017, Ca’Pesaro International Gallery of Modern Art en Venecia acoge la exposición
 La mujer que lee, dedicada a desvelar nuevas facetas de la inagotable biografía de Coco Chanel.
 En esta séptima entrega del ambicioso proyecto Culture Chanel, concebido por el experimentado comisario Jean-Louis Froment, se aborda la personalidad de la diseñadora desde una perspectiva inédita: a través de su relación con los libros y la lectura.
 
"Los libros han sido mis mejores amigos”, le confesó en una ocasión Coco Chanel a su amigo Paul Morand.
 La biblioteca de Chanel, además de descubrir a una ávida lectora, adquiere un peso relevante en la forja de su personalidad y gusto estético.
 Del 17 de septiembre y hasta el 8 de enero de 2017, Ca’Pesaro International Gallery of Modern Art en Venecia acoge la exposición La mujer que lee, dedicada a desvelar nuevas facetas de la inagotable biografía de Coco Chanel
. En esta séptima entrega del ambicioso proyecto Culture Chanel, concebido por el experimentado comisario Jean-Louis Froment, se aborda la personalidad de la diseñadora desde una perspectiva inédita: a través de su relación con los libros y la lectura.
ampliar foto
La diseñadora Coco Chanel, en 1964 frente a su biblioteca. foto:
Sófocles, Shakespeare, Baudelaire, Rilke, Proust, Claudel, Apollinaire, Cervantes y Mallarmé son algunos de los autores que ocuparon un lugar importante en su librería del número 31 de la Rue Cambon de París y que educaron su gusto por lo clásico.
 Sus lecturas le permitieron viajar en el tiempo y establecer un rico diálogo a través de diferentes épocas.
 “La vida que llevamos siempre cuenta poco, la vida con la que soñamos, esa es la existencia que importa porque continuará más allá de la muerte”, reza la nota escrita de puño y letra por Gabrielle Chanel (Saumur, 1883 - París, 1971) que abre la exposición.
La diseñadora Coco Chanel, en 1964 frente a su biblioteca. foto:
Por primera vez se muestran algunos objetos personales de la diseñadora junto a joyas y perfumes; libros, dedicatorias, fotografías y obras de arte conforman las 350 piezas que ayudan a esbozar el retrato de la Coco Chanel lectora. Fue la poesía y su relación con los poetas de la época el eslabón principal que le permitió crear una conexión directa entre el mundo de la literatura y de la moda.
 Las amistades que estableció con Jean Cocteau, Max Jacob y Pierre Reverdy fueron relevantes en la construcción de su imaginario.
 La amistad con Cocteau fue muy fructífera e ilustra bien las sinergias que se crearon entre estos dos universos
. Chanel diseñó el vestuario de varias de las piezas teatrales en las que participaba el poeta y artista, entre ellas el ballet Blue Train de Diaghilev, que contó también con la colaboración de Picasso.
  Por su parte, Cocteau bocetó algunos de los diseños de Chanel para revistas internacionales.

La muestra explora con profundidad los vínculos de la diseñadora con personajes que de alguna manera le ayudaron a moldear esa visión eterna de la belleza y la moda que creó y que sigue influyendo hasta nuestros días.
 Desde su amistad con Misia Sert, la puerta de entrada al mundillo artístico de la época, pasando por su relación con el movimiento dadaísta en París.
 Impulsada por Tristan Tzara y Francis Picabia, la exposición establece una interesante analogía entre los flyers Dada y la revolucionaria estética de su primer perfume, el No5 lanzado en 1921.
El romance de la diseñadora con el inglés Boy Capel merece un capítulo a parte.
 Apasionado de la literatura, el empresario compartió su afición con ella.
 La muestra expone por primera vez un cuaderno en el que Capel anotaba citas e impresiones sobre sus lecturas.
Además, la relación que mantuvieron durante 12 años inspiró el libro Lewis and Irène, de Paul Morand.
 Después de su trágica muerte por accidente en 1919, Gabrielle Chanel guardó como si fueran auténticos tesoros sus libros.
 Leerlos fue una forma de recordarle y estar cerca de él
. Es en esa época cuando Misia y José María Sert se la llevan de viaje a Venecia por primera vez y se convierten en partícipes del flechazo entre la diseñadora y la ciudad italiana que acoge ahora la exposición
Después de Moscú en 2007, Shanghái y Pekín en 2011, Cantón y París en 2003 y Seúl en 2014, Jean-Louis Froment y su Culture Chanel recalan en Venecia.
Prendada por la belleza de su arquitectura, Coco Chanel trasladó a su apartamento parisino su estética suntuosa y barroca que expandió luego a sus joyas y a los bordados con hilo dorado de alguno de sus vestidos.
 La muestra se completa con una selección de piezas de Karl Lagerfeld, actual diseñador de la firma francesa, que, al igual que los libros, hablan del legado que Chanel dejó: la pureza de líneas, su gusto por el clasicismo, su atracción por el barroco y su amor por Rusia y los dorados de Venecia.

Kike Sarasola, confesiones de alcoba.................................................... Elisabet Sans


Kike Sarasola, fundador y presidente de Room Mate Hotels, el pasado miércoles en Madrid.
A Kike Sarasola no le gusta que lo describan como hotelero.
 Prefiere pensar que es más que eso, alguien que ha creado una filosofía de empresa en la cadena de hoteles que preside y que fundó hace una década, Room Mate Hotels
. Una forma de trabajar que, dice, podría aplicar a cualquier negocio.
 Hay una cosa segura: él no es un empresario al uso. Nunca ha escondido su vida privada, es más, ha hecho bandera de ella.
También le gusta la atención mediática, hablar de los planes de futuro de su compañía y, en breve, se va a poner al frente de un programa de televisión.
Kike Sarasola, en una de las habitaciones del hotel Óscar de Madrid.
Recibe en la terraza del hotel Óscar situado en el centro de Madrid
. La localización, además del diseño, es una de las bazas de los 23 alojamientos de la cadena repartidos en 16 ciudades de seis países.
 Antes de la charla, Sarasola (Madrid, 1963) pregunta a los clientes con los que se cruza en la piscina en este caluroso julio si están disfrutando de su estancia.
 Está cómodo con el papel de anfitrión.
Es hijo del reconocido empresario vasco Enrique Sarasola, que amasó una de las grandes fortunas de España.
 Su padre y la alta competición le aportaron la disciplina a este madrileño que se describe como alguien muy ambicioso y competitivo.
“No me dejo desfallecer por los fracasos porque tengo 20.000 todos los días. El deporte me enseñó a no creérmelos, como tampoco los éxitos”
, resume quien ha sido tres veces olímpico (Barcelona, Atlanta y Sídney) en la disciplina de hípica.
 Fue su pasión por este deporte por lo que no llegó a terminar la carrera de Económicas. La peste equina le obligó a irse con sus caballos, para que no enfermaran, porque su principal meta de entonces era clasificarse para Barcelona 92.
 En 2003, se convertiría en el primer atleta olímpico español en hacer pública su homosexualidad en la portada de febrero de la revista Zero, en la que aparecía junto a su actual marido, Carlos Marrero.
 En ambas decisiones tuvo el apoyo de su padre, con quien empezó a trabajar a los 16 años.
Kike Sarasola y Carlos Marrero, en la portada de febrero de 2003 de la revista 'Zero'.
“Él fue la mejor escuela, era una persona brillante
. Yo no soy ni una décima parte de lo que era él”, recuerda de su progenitor. Debió de resultarle duro que al principio no creyera en sus hoteles
. “Decía que era un negocio en el que ya estaba todo inventado. Pero llegó a ver el primero [el Mario, en Madrid]. Y, unos días antes de morir, me dijo: ‘Tú dedícate a los hoteles”, recuerda ahora con orgullo
. Al principio de la historia de la cadena, que fundó junto a Gorka Atorrasagasti y Marrero, Sarasola dice que nadie lo consideraba hotelero. Hoy espera que eso haya cambiado.

A Kike Sarasola no le gusta que lo describan como hotelero. Prefiere pensar que es más que eso, alguien que ha creado una filosofía de empresa en la cadena de hoteles que preside y que fundó hace una década, Room Mate Hotels. Una forma de trabajar que, dice, podría aplicar a cualquier negocio. Hay una cosa segura: él no es un empresario al uso. Nunca ha escondido su vida privada, es más, ha hecho bandera de ella. También le gusta la atención mediática, hablar de los planes de futuro de su compañía y, en breve, se va a poner al frente de un programa de televisión.
ampliar foto
Kike Sarasola, en una de las habitaciones del hotel Óscar de Madrid.
Recibe en la terraza del hotel Óscar situado en el centro de Madrid. La localización, además del diseño, es una de las bazas de los 23 alojamientos de la cadena repartidos en 16 ciudades de seis países. Antes de la charla, Sarasola (Madrid, 1963) pregunta a los clientes con los que se cruza en la piscina en este caluroso julio si están disfrutando de su estancia. Está cómodo con el papel de anfitrión.
Es hijo del reconocido empresario vasco Enrique Sarasola, que amasó una de las grandes fortunas de España. Su padre y la alta competición le aportaron la disciplina a este madrileño que se describe como alguien muy ambicioso y competitivo. “No me dejo desfallecer por los fracasos porque tengo 20.000 todos los días. El deporte me enseñó a no creérmelos, como tampoco los éxitos”, resume quien ha sido tres veces olímpico (Barcelona, Atlanta y Sídney) en la disciplina de hípica. Fue su pasión por este deporte por lo que no llegó a terminar la carrera de Económicas. La peste equina le obligó a irse con sus caballos, para que no enfermaran, porque su principal meta de entonces era clasificarse para Barcelona 92. En 2003, se convertiría en el primer atleta olímpico español en hacer pública su homosexualidad en la portada de febrero de la revista Zero, en la que aparecía junto a su actual marido, Carlos Marrero. En ambas decisiones tuvo el apoyo de su padre, con quien empezó a trabajar a los 16 años.
Kike Sarasola y Carlos Marrero, en la portada de febrero de 2003 de la revista 'Zero'.
“Él fue la mejor escuela, era una persona brillante. Yo no soy ni una décima parte de lo que era él”, recuerda de su progenitor. Debió de resultarle duro que al principio no creyera en sus hoteles. “Decía que era un negocio en el que ya estaba todo inventado. Pero llegó a ver el primero [el Mario, en Madrid]. Y, unos días antes de morir, me dijo: ‘Tú dedícate a los hoteles”, recuerda ahora con orgullo.
 Al principio de la historia de la cadena, que fundó junto a Gorka Atorrasagasti y Marrero, Sarasola dice que nadie lo consideraba hotelero. Hoy espera que eso haya cambiado.
Los números le avalan.
 En los primeros cinco meses de 2016, Room Mate Hotels ha facturado 25,7 millones de euros, un 48% más que en el mismo periodo del año anterior.
Y esperan cerrar 2016 con algo más de 68 millones de facturación superando el millón de huéspedes, para quienes trabajan unos 1.000 rommies —como se conoce a los miembros de su equipo—, Además, en los próximos 10 meses va a abrir ocho establecimientos nuevos, expandiendo mercado en Róterdam, Venecia y Roma.
Sarasola, como buen olímpico, planea su vida a cuatro años vista y sabe exactamente dónde quiere estar en 2020.
“Habremos sacado el Room Mate Playa y empezado el desembarco en Oriente”, lanza quien tiene una espina clavada porque aún no ha conseguido abrir en Londres.
 Quizá también haya publicado su segundo libro, el primero, lanzado en 2013, resumía su carrera en el título Más ideas y menos másters.
 Pero antes de eso se tiene que plantar frente a las cámaras de televisión en la versión española de Hotel Hell (algo así como hotel infierno).
“Van a ser 10 semanas de rodaje. Ahora mismo estoy asustado”, ríe. Este “actor frustrado”, como también se define, ha hecho sus pinitos en cine y televisión.
 Incluso la película que produjo, Rosario Tijeras, estuvo nominada a los Goya de 2006 como mejor ha hecho sus pinitos en cine y televisión. Incluso la película que produjo,

 “Lo que me preocupa es hacerlo bien, que al público le guste. Pero estoy encantado de poder ayudar a 10 hoteleros a que cambien su negocio”.
 Tiene unas semanas por delante para ensayar, y aunque en los últimos 14 años asegura que ni un solo día ha apagado el teléfono, este verano pasará unas horas desconectado frente al televisor viendo al chef Gordon Ramsay, protagonista de la versión estadounidense del programa que en España emitirá Discovery Max.
Kike Sarasola ha empezado el verano con buen pie
. Este julio se ha hecho con el 70% de las acciones de Room Mate Hotels. El otro 30% está en manos de Sandra Ortega, hija del fundador de Inditex.
Esa historia nace con Rosalía [Mera, exmujer de Amancio Ortega], que en paz descanse.
Vino a conocer los hoteles, nos llevamos fenomenal y se enamoró del concepto porque lo entendió
. Me apoyó en el momento en el que empezaba”, recuerda con agradecimiento
. Tras su fallecimiento en agosto de 2013, hoy es Sandra Ortega quien controla el 30% de la compañía a través del fondo ROSP Corunna.
Este mes también ha firmado un acuerdo entre la Confederación Española de Agencias de Viajes y su empresa Be Mate, sus apartamentos con servicios de hotel.
 Cuando lanzó esta plataforma en 2014 parecía ser el único en el sector que simpatizaba con la filosofía de Airbnb.
“Me tildaron incluso de traidor”, dice.
 Este acuerdo parece darle la razón en que los apartamentos turísticos en España no son una moda pasajera, sino “una oportunidad para todos”.
 Una visión que ya premió en 2015 el Consejo de Ministros al otorgarle la Medalla de Oro a la Innovación Turística.
 Al recibir la noticia, a Sarasola lo primero que se le pasó por la cabeza fue un “guuuaaau”. Y luego sus noches sin dormir.

“Como soy hotelero y, además, tengo apartamentos turísticos, puedo hablar de esto”, sentencia.
 Así que a los políticos les pide menos normas para poder abrir un hotel y que se regule el otro sector.
 Desde pequeño ha vivido de cerca la política, su padre era un estrecho colaborador de Felipe González.
 “El 23F, mi padre fue a buscar a Carmen Romero [exmujer del presidente] y a sus hijos. La noche del golpe de Estado yo hice de baby sitter de los hijos de González y de los de Enrique Múgica [entonces presidente de la Comisión de Defensa]”, recuerda.
 Una anécdota que da paso para hablar de la actualidad política, otra de las pasiones de Kike Sarasola. Confiesa que ha dejado a un lado al Partido Socialista, y hoy da su apoyo público a Albert Rivera y Ciudadanos.
 Convencido de que se han acabado las mayorías absolutas y el bipartidismo, a los políticos les pide “que se sienten, negocien, pacten y se pongan a trabajar”.
Lo dicho, él es un empresario atípico, y no solo porque se haya sacado la corbata y metido en una bañera para posar.

Anuncios en la Red

Kike Sarasola y su marido, Carlos Marrero, con la imagen con la que anunciaron en Instagram en nacimiento de su segundo hijo.
Amigo de los hijos de Adolfo Suárez, cuando supo que el expresidente estaba a punto de morir Kike Sarasola pidió en su cuenta de Twitter un reconocimiento público para el político.
 Tras su muerte, él fue uno de los primeros en reclamar en la red social el cambio de nombre del aeropuerto de Barajas.
 Sus comentarios se hicieron virales. “Ahí comprendí el poder que tienen las redes sociales”.
En su Instagram reveló que había nacido su segundo hijo.
 En noviembre de 2015, nacía en California (EE UU) Enrique Jr. gracias a la maternidad subrogada.
 El mismo método que siguió para tener en 2012 a su primera hija, Aitana (nombre que ha dado al hotel de Ámsterdam). Sarasola y su marido, Carlos Marrero, decidieron anunciarlo así para normalizarlo, el mismo motivo que les llevó a hacer pública su homosexualidad en una portada de revista.
 Para ellos es toda una declaración de intenciones.
 Sarasola cree que la maternidad subrogada es un tema pendiente en España, y está en contacto con asociaciones porque quiere que más pronto que tarde sea una realidad en este país.


Los libros no muerden................................................................. Elvira Lindo.

Concedan a los niños el derecho a la pequeña transgresión que es leer un título gamberro.

Una tarde de ‘cuentacuentos’ en una tienda de Madrid. 

Yo escribía para niños.
 No sé si ahora lo haría. De hecho, las nuevas ediciones de mis Manolitos se han publicado en una colección de adultos.
 No quiero problemas. Así, si uno de tantos comités inquisidores que han surgido en España señala uno de mis libros como inadecuado podré defenderme.
 Mi franja de edad es la de los antiguos humoristas: “Para todos los públicos”.
 Mi primer librito se publicó en 1994, en otro país, también se llamaba España, pero era otro.
 Ya por entonces viajaba yo a EE UU y me frotaba las manos por pertenecer a una sociedad que sí admitía la incorrección.
 Contaba con un batallón de fieles que iban a comprar los Manolitos a las librerías y en muchos casos los leían con los mayores de la casa.
 Muchos maestros me dan las gracias porque se sirven de estos libros para animar a la lectura y hacer trabajos de redacción.
 Y yo siento la alegría de haber contribuido a que tantos niños se hicieran lectores
. Hace tres años publiqué un título nuevo y lo presenté en la librería Méndez de Madrid. Los libreros alucinaban porque nunca habían visto reunida a tanta juventud en el pequeño espacio de la librería. Cuando llegó el turno de preguntas, ese público veinteañero que me leía con devoción 15 años atrás me agradecía el haber formado parte de su infancia.
 Estoy segura de que pocos escritores han probado la experiencia de tener un público rendido, no hacia ti sino hacia tu personaje.
Eso sí, con algunas traducciones llegaron los sinsabores, sobre todo, en la edición americana. Para que se hagan ustedes una idea: hay un capítulo muy popular en el que Manolito va con el colegio al Museo del Prado, se coloca con sus amigos delante de Las Tres Gracias de Rubens y comienzan a decir disparates. Cosas de críos. El ilustrador Emilio Urberuaga dibujó a los tres chavales mirando el cuadro, que pegó en la ilustración a modo de collage. Pues bien, en la edición americana las tres señoras desnudas desaparecieron. En su lugar, pusieron otro cuadro, no recuerdo cuál. Y así fue todo, ese pequeño libro de 100 páginas es posiblemente el más censurado de la historia de la literatura infantil publicada en inglés. Claro que no soy la única: tengo el orgullo de compartir la tijera moralista con Huckleberry Finn, que ha sobrevivido gracias a la defensa de los novelistas americanos, porque en muchos centros de enseñanza es un libro proscrito.
Los recortes que sufrieron mis libros eran cómicos pero yo viví las acusaciones que me hicieron como una pequeña tragedia.
 En el país del corredor de la muerte, Guantánamo, una policía brutal, películas sangrientas a las que un menor puede asistir si va acompañado de sus padres; en el país de la Asociación Nacional del Rifle, del candidato payasesco que defiende levantar un muro para frenar la entrada de mexicanos; en el país en el que un candidato a la presidencia puede defender la tortura; del invento de las armas de destrucción masiva y la ocupación de Irak, un pequeño libro de no más de 100 páginas contenía, según los vigilantes de la moral infantil, toques de racismo, sexismo e incitación a la chulería.

Pero cuidado, cada vez hay menos motivos para sentirse tranquila en un país de apariencia menos puritana como es el nuestro.

 Poco a poco, nos vamos poniendo al día.

 Hemos encontrado vías idóneas para canalizar una ira que no sé de dónde viene, en ocasiones son las redes, en otras, la plataforma change.org, que comenzó defendiendo causas muy nobles, pero que ha abierto sus puertas a reivindicaciones que tienen como fin censurar, demoler, castigar, en resumen, amedrentar.

 Hace unos días, más de 30.000 personas, orgullosas todas ellas de su capacitación para distinguir entre el bien y el mal, promovieron la retirada de un libro juvenil, 75 consejos para sobrevivir en el colegio, de la autora María Frisa. 

Esas personas, tan justas, no habrán pensado ni por un momento en que su acto tiene un nombre, linchamiento, y que el peor ejemplo que un hijo puede recibir es el que proviene de unos padres linchadores.

 Esas personas no saben que en las sociedades abiertas los libros no se prohíben ni se censuran. 

Desconocen que los niños aprenden a ser buenos, considerados y tolerantes observando estas cualidades en sus padres.

 De los libros les llegan otras enseñanzas: el saber estar solos, el arte de la ironía, la distinción entre ficción y realidad y la capacidad de ponerse en el papel de otros. 

Esos padres de niños sobreprotegidos parecen desconocer que los psicólogos alertan contra un peligroso aumento del narcisismo en las nuevas generaciones. 

Y ese mal no proviene de los libros, se lo aseguro. 

Así que ocúpense los justos de educar con el ejemplo y concedan a sus niños el derecho a la pequeña transgresión que supone leer un libro gamberro.

 Dejen que los niños se acerquen a los libros, a todos, que no muerden.