Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

19 de jun. de 2012

Concha Velasco, vitoreada en los Premios Unión de Actores

Asunción Balaguer, José Coronado y Asier Etxeandía, entre otros, galardonados en la noche de los intérpretes.

 

Concha Velasco ha recibido el premio a toda su carrera. / Samuel Sánchez
Los Premios de la Unión de Actores tuvieron ayer su noche de gala
. Concha Velasco recibió el Premio a Toda una Vida y también se hicieron con un galardón por papeles protagonistas en cine, teatro y televisión José Coronado, María León, Asunción Balaguer - que puso al público en pie -, Asier Etxeandía, Javier Gutiérrez y Alicia Borrachero.
Los Premios de la Unión de Actores, que anualmente concede este sindicato que agrupa a la mayoría de los profesionales de la interpretación, son unos galardones especialmente queridos por los cómicos (como se les ha llamado durante siglos).
 Quizá por aquello de que son los únicos que premian el ejercicio de esta profesión, sin limitarse a medios concretos, tal y como hacen los Goya (para el mundo del cine) o los Max (artes escénicas), entre otros. Otros galardonados fueron Raúl Arévalo, Ana Wagener, Antonio de la Torre, Petra Martínez, Alejo Sauras, Juana Acosta, Daniel Grao, Elisabeth Gelabert, Chema Muñoz, María Isasi, Álex Angulo y Chusa Barbero.
La gala, que se celebró en el Teatro Circo Price, de Madrid, contó con el habitual discurso del secretario general de este sindicato, Vicente Cuesta, que por supuesto hizo referencia a los recortes que están teniendo el teatro, el cine - se van a producir la mitad de las películas - y la televisión - la ficción y las teleseries van a bajar aún más.
“Los recortes sociales no van a resolver el problema, van a crear más paro y menos puestos de trabajo”, señaló ante un auditorio en el que hubo quien protestó “porque venían a una fiesta y no a hablar de política”, lo que fue contestado por Cuesta:
  “Es mi responsabilidad en un sindicato”, a lo que siguió un cerrado aplauso.
No faltaban representantes de las diferentes administraciones y por supuesto rostros conocidos como Juan Diego Botto, José Luis García Pérez, Félix Gómez, Pilar Bardem, Carmelo Gómez, Javier Gutierrez, Marisa Paredes, Carmelo Gómez, Itziar Miranda, Juanjo Artero, María José Alfonso, Manuel Morón, entre muchos otros, y con la notada ausencia de otros, como Antonio Banderas y Victoria Abril, también finalistas a las distintas categorías.
Esta vez, los premios no fueron entregados por otros compañeros sino por los presentadores de la gala, miembros del grupo Ron Lalá, que estuvieron dirigidos por el actor, director y músico Yayo Cáceres para entretener a casi 1500 profesionales que asistieron al acto.
Celebrados cada año desde 1991, los Premios de la Unión de Actores tienen un valor especial, ya que son los propios actores quienes eligen con su voto a los compañeros que se han destacado por un trabajo durante el año anterior.
 Todos los afiliados al sindicato son invitados a votar según su criterio artístico profesional a los actores y actrices que ellos consideren, independientemente de si éstos son o no miembros del sindicato.
Se premian los mejores trabajos de las diferentes categorías (cine, televisión y teatro) protagonista, secundaria y de reparto, tanto masculina como femenina.
 También se otorgan premios revelación, sin hacer distinción por el tipo de trabajo que recayeron en Jan Cornet y Rebeca Valls.
Además, cada edición el sindicato entrega otros premios especiales, como el de Unión de Actores, que recae en una labor de apoyo y que se concedió ex aequo a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y la Federación Estatal de Foros por la Memoria.
El Premio Mujeres en Unión recayó en Madres contra la Droga y la nonagenaria Alejandra Soler Gilbert.
Concha Velasco es uno de los rostros más populares y queridos del mundo del espectáculo en España.
 Con más de 80 películas, cerca de 30 obras de teatro y musicales, numerosos éxitos televisivos e incluso una docena de discos, posee uno de los currículos más extensos y exitosos de la profesión.
Su hiperactividad y su capacidad de trabajo permanecen intactas.
Buena prueba de ello es que a sus impresionantes 73 años, anoche acababa de llegar de Canarias, ya que alterna estos días la gira de la obra teatral Concha, yo lo que quiero es bailar con el rodaje de la serie Gran Hotel y la grabación de su programa semanal Cine de barrio.
 “Me enseñaron que no había pequeños trabajos, ni trabajos alimenticios, todo era trabajo y así lo he recibido a lo largo de mi vida”, comentó la actriz.