Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

30 jun. 2012

De que rien........

¿De que ríen las hojas de los álamos, blanco de temblor contra el blanco quieto del cielo? ¿Qué les lleva la brisa, que se hacen sonrisas las hojas? ¿Y la luz, lenta, a raudales, que el calor reparte contenido?
El mirlo cae sobre la ciruela abierta. Un avión pasa sin estela, ante la mirada miope de la hormiga. Aún soy. Ya nada es.

Esto fue del miércoles. No importa. En  cada momento. A cada vez.

29 jun. 2012

NOS HIZO FALTA TIEMPO - LUIS MIGUEL

Luis Miguel - Nosotros

MARIA JIMENEZ - EN LA OSCURIDAD.wmv

MARÍA JIMÉNEZ: "con golpes de pecho"

Anne Sinclair rompe su relación con Dominique Strauss-Kahn por Mgiuel Mora

Dominique Strauss Kahn junto a su ya exmujer, Anne Sinclair, en una imagen de agosto de 2011. / GTRES
Hace solo trece meses, eran la pareja más admirada de Francia, vivían en Washington y aspiraban a suceder a Nicolas Sarkozy y Carla Bruni como inquilinos en el Elíseo.
 Ahora, aquel sueño parece sepultado para siempre.
 El matrimonio formado desde hace 20 años por el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn y la periodista Anne Sinclair se ha terminado. Según la prensa francesa, la ruptura se produjo hace un mes, cuando Sinclair, directora editorial de la versión francesa del Huffington Post, invitó a irse de la casa común a DSK.
 El semanario Le Journal du Dimanche ya aseguraba el domingo que los periodistas que hacen guardia habitualmente frente al piso de la glamorosa Place des Vosges echaban de menos hace días al expolítico socialista, mientras Sinclair no había cambiado su rutina.
El viernes, un amigo de la pareja no identificado aseguró a Reuters que la los dos llevan semanas viviendo en casas separadas.
 "El está muy mal, muy triste", afirmó el compañero de DSK.
“Está casi todo el tiempo en casa, solo, mientras Anne sale y está volcada en su trabajo.
 Ha sido dado de lado por todo el mundo".
En mayo de 2011 Strauss-Kahn echó por tierra su carrera de economista y político tras ser acusado de agresión sexual por Nafissatou Diallo, la empleada guineana de un hotel de Nueva York, y detenido en el avión que iba a llevarle hasta París.
 Entonces, el apoyo de la periodista fue constante, y la heredera del galerista Paul Rosenberg costeó los honorarios de los abogados, el servicio de prensa y el alquiler de la vivienda.
Al volver a París, Sinclair fue contratada por Ariana Huffington para dirigir el proyecto de su página web, y regresó al oficio que dejó para no perjudicar la carrera política de su marido
. En los años ochenta, Sinclair era la periodista mejor pagada de la televisión francesa y una de las más prestigiosas entrevistadoras políticas del país.
La revista Le Point señalaba el viernes que Strauss-Kahn ha encontrado refugio temporal en el apartamento de un amigo en el también exclusivo distrito XVI de París.
A las especulaciones sobre la separación de la pareja se había sumado el semanario Paris Match, que hace unos días recurrió a una fórmula al asegurar que el piso de la pareja, de 250 metros cuadrados y adquirido en 2007 por cuatro millones de euros, era “lo suficientemente espacioso como para que cada uno viva en su salón”.
Desde su regreso de Estados Unidos, Strauss-Kahn ha afrontado en Francia las acusaciones de la joven Tristane Banon, que acabaron calificadas como una agresión sexual prescrita, y ha sido imputado por proxenetismo agravado en una causa abierta en Lille (corte del país) contra una decena de empresarios y policías amigos de DSK por organizar supuestamente orgías con prostitutas en Francia, Bélgica y Estados Unidos.

El volcán en El Hierro vuelve a activarse

Archivado en:

Imagen de la erupción en El Hierro el pasado noviembre. / RAFA AVERO
El Gobierno de Canarias, en colaboración el Instituto Geológico Nacional (IGN), ha activado el semáforo amarillo por riesgo volcánico en la isla de El Hierro, concretamente para las zonas de El Julan y La Dehesas. La decisión se ha tomado tras detectarse un aumento “significativo” tanto de los movimientos sísmicos, que comenzaron el 24 de junio, como de la deformación horizontal del terreno, que ha sumado tres centímetros desde el reinicio de la actividad.
En apenas dos días se han registrado más de 200 seísmos en la isla con una magnitud entre 2 y 3,4 en la escala de Richter, que pudieron sentirse al suroeste de Frontera y al oeste de El Pinar. Ante la posible reactivación del fenómeno eruptivo, el director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Santana, ha advertido de que solo se trata de una medida preventiva y la “activación de los recursos ante un nuevo proceso eruptivo”.
Los expertos del Instituto Volcanológico de Canarias señalan que se trata de una situación de preemergencia y que la deformidad del suelo marino, que ya ha sido verificada, se ha producido de manera rápida, ya que en la totalidad del proceso eruptivo anterior el punto máximo de deformidad fueron cinco centímetros, mientras que ahora, en apenas tres días, ha alcanzado una cifra similar. Durante los dos últimos días se han registrado desplazamientos horizontales de dos centímetros hacia el este, de tres hacia el norte, así como una elevación vertical de dos centímetros. Por el momento no se prevé la evacuación de ninguna zona de la isla.

Pero, ¿quién va al cine? por Carlos Boyero

Sesión de cine para la tercera edad en el centro comerical de La Vaguada (Madrid). / ÁLVARO GARCÍA
La primera vez que escuché aquello tan complejo, susurrado con tono entre pragmático y trágico de "Todo debe cambiar para que todo siga igual" me impresionó.
 Fue antes de leer la novela de Lampedusa, en la memorable adaptación al cine que hizo Visconti (director que tantas veces me ha resultado insoportable), identificándola con la grandiosa tristeza de ese Burt Lancaster que recorriendo su palacio en medio de un baile va despidiéndose mentalmente de tantas cosas que amó.
Pero después de oír repetida hasta el hartazgo esta filosófica y premonitoria sentencia en las bocas y en la escritura de personajes convencionales o indeseables para certificar todo tipo de tonterías, he llegado a odiarla.
 Me suena a tópico, a frase hecha, a gañán tirándose el rollo culturalista.
 Pero íntimamente me resulta obsesionante la seguridad de que muchas cosas están cambiando para mal y de que ya nada será igual.
Constato en el nuevo diseño de alguna revista semanal dedicada a las posibilidades de ocio en Madrid que no solo ha desaparecido el listado de restaurantes de toda la vida (solo aparecen los fashion, pero esa omisión no me preocupa, comer bien siempre estará de moda, no necesita reseñas ni publicidad en las páginas dedicadas a las tendencias), sino que en la cada vez más escuálida cartelera de cine (todos los meses entierran alguno de los antiguos templos) ha desaparecido el listado de las películas que exhiben. Es absurdo, aunque eso no evita el escalofrío.
 Pero también existen satisfacciones en esos templos que se llevará el viento.
Disponiendo de tarjetas que me permiten el acceso gratuito a muchas salas de cine y no preocupándome imperdonablemente por conocer el precio de las entradas, hace tiempo que me sorprendió ir al cine determinado día de la semana y comprobar que tenía abundante compañía, algo insólito en esas islas progresivamente desoladas.
 Y me planteaba las gozosas razones de que ese día hubiéramos coincidido tanta gente en nuestro deseo de ir al cine.
 En mi caso, por obligación, ya que la mayoría de las veces lo que me mostraba la pantalla no guardaba el menor parentesco con el paraíso.
 También constaté que a pesar de mi provecta edad, debía de ser el más joven de la sala. Pero me llevó tiempo, debido a mi simpleza, descubrir el enigma de los cines llenos.
 Infaliblemente, ese día era martes.
 Y la entrada solo costaba un euro para aquellos que demostraran haber cumplido sesenta años.
 Tampoco puede ser casual que se hagan numerosas películas sobre ancianos que no se resignan a esperar con terror o con amargura, en residencias o en soledad, la llegada de la muerte.
 Que aún poseen hambre de vida, de compañía, de placer. Incluso de sexo. Son películas convenientemente amables, humorísticas, tiernas, interpretadas por gente con justificado pedigrí, utilizando la identificación emocional a gusto del potencial cliente. Normal.
¿Y qué oferta consume el público que podría salvar las salas de cine, la gente entre 15 y 25 años?
 Pues eso, lo que les gusta, crepúsculos vampíricos, niños magos, fugas (o ausencias) de cerebros, tengo ganas de no sé qué. En fin, los gustos son sagrados. ¿Y los adultos? Sospecho que exclusivamente películas infantiles, obedeciendo el bendito ritual de llevar a los niños al cine.
Temblando estoy de que algunos críos que amo me pidan que veamos Ice age 4. Pero qué gozo cuando esas películas de dibujos animados llevan la firma de Pixar.

28 jun. 2012

REBELIÖN

REBELIÓN

A mí, cabeza abajo, no me hablen,

estoy en posición de arrepentido,
en firme posición de concentrado
viendo venir las cosas de otro modo.

A mí, cabeza abajo, no me toquen,

estoy, por los caminos de la sangre,
buscando explicación a lo imposible,
perdido en un conflicto de neuronas.

A mí, cabeza abajo, no me juzguen,
bastante tengo ya con la colmena
de asuntos que convoca mi cerebro
para verlos venir mientras declinan.

A mí, cabeza abajo, no me obliguen,
estoy pero no estoy para recados,
estoy pero pendiendo de una rama,
estoy mirando al mundo, desafiante.
 A mí, cabeza abajo, no me quieran,
los actos del amor exigen siempre
del tino del que va con firme aliento
al lecho improvisado de los surcos.

A mí, cabeza abajo, no me escriban,
no me vengan con cantos de sirena,
no me den de comer de modo indigno,
yo estoy a lo que estoy sin condiciones.

A mí, cabeza abajo, no me aruñen,
no me inciten con noches boreales,
no me enciendan la luces de la sala,
no me amenacen con ponerme recto.

A mí, cabeza abajo, ni una quebranto,
ni hacer el pino para ver mis ojos,
ni sentir compasión por mis riñones,
ni proponerme para premio alguno.

Sobre todas las cosas, no me recen,
ni digan: Dios perdone su impostura.

Los amantes por Elvira Lindo

La Iglesia tiene un resorte especial para reaccionar si se refiere a relaciones consentidas con mujeres. Sobre los pecados verdaderos, en cambio, prefiere correr el célebre tupido velo.

n la foto vemos a un hombre y a una mujer abrazados mientras se dan un baño. Algo tendrá el agua cuando la bendicen tantos enamorados. Quién no ha experimentado alguna vez el irreprimible deseo de acariciar a quien ama dentro del agua. No sólo obedece a un impulso erótico, también la madre siente ternura al bañarse con el bebé o los niños al jugar entre ellos. Las fotos que destapó la prensa argentina y que han dado la vuelta al mundo no muestran más que eso: un hombre y una mujer queriéndose en el agua. No hay poseedor ni poseída. No se trata de una niña o un niño con un adulto. Los dos aparentan una edad parecida y sus rostros comparten la misma felicidad. Son imágenes idénticas a las que ilustran cualquier álbum familiar. La peculiaridad no está a la vista pero la hemos leído descrita en titulares: el hombre es obispo. Y las reglas de la Iglesia Católica son conocidas: sus pastores tienen prohibidas las relaciones sexuales o eróticas. Por tanto, Benedicto XVI, fiel a las exigencias del celibato apostólico, ha aceptado la renuncia del obispo Bargalló, que viene a traducirse como una destitución enmascarada.

No voy a entrar en cuáles son, a mi juicio, las consecuencias de la combinación explosiva entre la renuncia a una vida sentimental y el ejercicio de un poder excesivo, pero sí se me ocurre señalar que hubiera sido deseable que la rapidez con que la Iglesia ha hecho cumplir la norma en un caso en que dos adultos voluntariamente se abrazaban hubiera funcionado de manera aún más implacable cuando se trataba de “célibes” que abusaban de niños o de personas que, por alguna razón, se encontraban indefensas.
Está claro que la Iglesia tiene un resorte especial para reaccionar si se refiere a relaciones consentidas con mujeres.
 Sobre los pecados verdaderos, en cambio, prefiere correr el célebre tupido velo.

 

Casillas el Hombre que susurraba a los balones

Casillas detiene el penalti lanzado por Moutinho / FRANCK FIFE (AFP
“Casillas pertenece a la rara especie de futbolistas que se libera cuanto más importante sea el desafío
. Había que observar su gesto relajado, con una media sonrisa de satisfacción, cuando se dirigía al área para atender a la serie de penaltis.
 Parecía un muchacho feliz. Estaba encantado con una situación que para otros es dramática”.
 La descripción vale para lo que se vio ayer en el Donbass Arena, pero apareció en este periódico hace diez años, después de que España eliminara a Irlanda en los octavos de final del Mundial de Corea del Sur y Japón. Aquella fue la primera victoria en la rueda de los penaltis en 18 años.
Si la descripción sigue siendo aplicable es porque Casillas volvió a hacerlo: es cierto que no se le vio sonreír, pero tras su gesto serio no se adivinaba el dramatismo, sino concentración; contrastaba en esto con Moutinho, cuya mueca reflejaba la trascendencia de lo que iba a pasar, fuese lo que fuese. Casillas, que lo observaba a once metros, solo se irguió cuando el portugués tomó carrerilla. Tuvo tiempo de crujirse los nudillos antes de que Moutinho chutara.
 Cinco segundos después el portero se dirigió hacia su izquierda con la mirada fija en el césped, mascando no se sabe qué, serio y sereno. Y lo que había pasado es que había adivinado la dirección del lanzamiento. Como ocurrió con Connolly y con Kilbane hace diez años, y con De Rossi y Di Natale hace cuatro, Casillas había vuelto a parar un penalti decisivo.
La victoria de ayer decanta el balance en las eliminatorias decididas en la tanda de penaltis: cuatro victorias de España y tres derrotas
Ayer detuvo el primer lanzamiento que recibió en la tanda, en un momento de gran trascendencia emocional porque Xabi Alonso había errado su disparo
. En 2002 paró el tercer penalti de Irlanda, Juanfran marró el siguiente y dio igual: Casillas atajó el lanzamiento de Kilbane. Entonces de azul, ayer de amarillo, como si fuese un guiño para los supersticiosos, la suerte de España en los penaltis ha cambiado desde que Casillas defiende la portería
. Ayer certificó el cambio, y deshizo el empate a tres en el balance de victorias y derrotas en las tandas de penalti. Ahora que algunas voces claman por suprimirlas en el Mundial de 2014, no parece que a España le convenga.
No siempre ha sido así. España se ha jugado siete eliminatorias en grandes torneos en los penaltis, contando la de ayer, la del cuarto triunfo.
Para comprender mejor el balance conviene situar al portero del Real Madrid como eje.
Antes de Casillas consta una eliminatoria ganada (5-4 ante Dinamarca, en semifinales de la Eurocopa de 1984) y dos perdidas (4-5 ante Bélgica, en cuartos de final del Mundial de 1986 y 2-4 frente Inglaterra, en cuartos de la Eurocopa de 1996), con 13 goles encajados en 14 lanzamientos.
 El penalti que envió a las nubes Elkjaer Larssen, la estrella danesa de entonces, valió una final ante la Francia de Platini. Los demás disparos de los rivales de España acabaron en la red.
Desde que Casillas defiende la portería de España, las eliminatorias que se deciden desde los once metros se reparten de otro modo: tres victorias (3-2 ante Irlanda, en octavos de final del Mundial de 2002; 4-2 ante Italia en cuartos de la Eurocopa de 2008; y 4-2 ayer, ante Portugal) de España y una derrota (3-5 ante Corea del Sur, en cuartos de final del Mundial de 2002), 18 lanzamientos recibidos, 11 goles encajados. Casillas ha detenido 5 de esos 7 disparos.
España no ha estado mal servida de porteros.
 Arconada fue el héroe en 1984 hasta la pifia en la final ante Francia, y Zubizarreta, hasta no hace demasiado el jugador con más internacionalidades (126), defendió la meta de la selección en el Mundial de 1986 y la Eurocopa de 1996
. Pero ninguno destacaba por su fiabilidad ante la pena máxima del fútbol. Casillas, héroe frecuente en la España del toque, sí destaca.

27 jun. 2012

Modelos del ‘glamour’


Los galardonados, con los premios de la revista 'Glamour' / GLAMOUR
La cita fue en la Embajada de Italia en Madrid.
El motivo la celebración del décimo aniversario de la revista Glamour  en el que se reunieron figuras de la moda y la belleza.
La gran estrella de la noche fue Eugenia Silva que recibió el premio a las Musas de la Moda Española
. Junto a ellas otras compañeras modelo de su generación como Martina Klein, Vanessa Lorenzo, Nieves Álvarez, Verónica Blume, Judith Mascó y Laura Ponte que posaron junto a ellas.
 Además de Inés Sastre, que presentó el acto y también se sumó a la foto de familia.
Ariadne Artiles entregó al diseñador Giles Deacon otro de los galardones más especiales de la noche, el premio al Icono de Diseño.
 Otro hombre, Jason Lewis (Smith Jerrod en la serie Sexo en Nueva York) se llevó el premio al Icono masculino.
La modelo Petra Nemcova fue galardonada con el premio, Musa de la Solidaridad gracias a su labor solidaria en su ONG Happy Hearts.
 Pero el rostro de la noche fue el de Lily Donaldson, Musa de la Belleza por haberse convertido en la top model internacional con más éxito en los últimos años.

26 jun. 2012

Mujeres, Actrices, han marcado otros caminos al Cine




Por qué el cine español ‘‘pasa mucho, mucho’’ de Victoria Abril

La actriz madrileña congrega audiencias millonarias en Francia con una serie de televisión, pero en su tierra no la reclaman desde hace cuatro años

La que fuera musa de Almodóvar reconoce hoy que tiene un problema con su país.

Victoria Abril, fotografiada en Valencia la semana pasada, en el marco del festival Cinema Jove. / CARLES FRANCESCO
La punta de su lengua recorre el paladar hasta presionar los alvéolos. Victoria Abril se prepara para pronunciar una palabra como a ella más le gusta, alargando la o y soltando el aire en una rápida explosión: “Looobas”. “Así está mucho mejor”, concluye, mientras se aparta el pelo de la cara y apura el café en una terraza de Valencia
. “Es más directo”, insiste, “y llamativo” que La mujer que se secaba las lágrimas, el título original de su última película, que acaba de presentar en el festival Cinema Jove.
actriz confía en que esta tragedia rodada en Macedonia sobre dos mujeres que luchan por salir adelante en ambientes machistas se estrene al final en España como Lobas.
Ella misma se considera una más de la manada: “Claro que soy una loba”, explica, “aunque no he tenido la necesidad de hincarle el diente a nadie.
 Lo único que he hecho para proteger a mis dos hijos fue quedarme en Francia. Para protegerlos de los paparazis.No tuve uno, sino 15.000 altercados con ellos. Y cuando vi que era una batalla perdida, dejé de traerlos.
 Solo vamos a mi pueblecito de Málaga”.
Aunque nació en Madrid en 1959, tiene raíces andaluzas que afloran a través de giros y modismos durante la conversación.
 En París, donde estableció su residencia en los ochenta, nunca ha tenido “ningún problema para educar como niños normales a mis hijos, que ahora tienen 18 y 20 años; para que estudien y no aparezcan en los papeles sin haber hecho nada.
Eso en España es imposible. Yo siempre me he preguntado cómo Ana Belén lo ha conseguido con sus hijos.
Ella trabaja en el cine como yo desde los 14 años. Debe de ser el único caso de mujer, actriz y madre que ha podido educar a sus hijos fuera de todo ese circo”.
La actriz tiene un problema con España o, más bien, con determinada prensa y con la industria cinematográfica. Lo reconoce abiertamente, con el lenguaje franco, coloquial y a veces abrupto que la caracteriza. “El cine español pasa mucho, mucho, de mí”, se lamenta.
Hace cuatro años que no rueda en España una película, desde Solo quiero caminar, con Agustín Díaz-Yanes
. Tampoco ha ofrecido ninguno de los 500 conciertos que ha dado cantando los temas de sus dos discos de bossa nova y canción francesa aflamencada. “Estoy muy dolida por eso. Y además, cada vez que vengo, recibo unos palos… Por eso reduzco el castigo.
Como actriz siempre me han respetado. Como cantante, nada. Y ahora el cine pasa de mí”.
"Cada vez que vengo [a España en calidad de cantante] recibo unos palos… Como actriz siempre me han respetado.
 Como cantante, nada. Y ahora el cine pasa de mí”.
Victoria, una de las más destacadas intérpretes de la historia del cine español, declina entrar en detalles. “Para palos, los de flamenco”, bromea.
Pero cuando se le nombra la polémica en torno al productor musical Miguel Ángel Arenas, Capi, que la denunció por no pagarle tras grabar un disco que nunca vio la luz, contesta:
 “Eso es la hostia, pero no pienso gastar ni un renglón para darle coba a eso, porque es lo único que tenéis desde 2007 y desde entonces he hecho una jartá de películas, e incluso una serie de televisión en Francia [Clem] con 10 millones de espectadores”. Capi, que publicitó su denuncia en varias cadenas, obtuvo finalmente 63.368 euros, si bien reclamaba más del doble.
El leve acceso de ira da paso al esbozo de una sonrisa con retranca con la que la actriz matiza que no mete en el mismo saco a todos los medios.
La formidable intérprete de Amantes, de Vicente Aranda, por la que ganó en 1991 el Oso de Plata a la mejor interpretación en Berlín, rechaza de plano algunos sambenitos que se le han colgado sobre su personalidad. Borde, provocadora, rebelde, temperamental…
“No se corresponde nada con la realidad.
 Aquello de Enrique Cerezo [productor de cine] de que le iba a cortar el cuello si no me pagaba, era una broma, hombre… Si soy algo es anarquista. Por lo demás, mi trabajo es obedecer”.
Bajo la órdenes de Díaz Yanes ganó por segunda vez la Concha de Plata de San Sebastián (la primera fue en 1987 por El Lute) y un Goya a la mejor interpretación gracias a Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, en 1995.
 De hecho, en la década de los noventa alcanzó su mayor proyección en España y en Francia tras sus interpretaciones en tres filmes de Pedro Almodóvar, Átame, Kika y Tacones lejanos.
  Su estrellato europeo avaló su aventura americana con Jimmy Hollywood, de Barry Levinson, pero fue un viaje de ida y vuelta.
"Tengo más tetas, más culo. A mi novio le gusta más. A partir de los 40, más valle pillar. Más vale ajamonarse que amojamarse”
Luego llegó la travesía del desierto de los cuarenta, y Victoria se volvió a reinventar.
“La verdad es que me reinvento cada día, tronco. Nunca estoy haciendo lo que pretendía.
 Me preparo para ser bailarina y me paso 20 años haciendo cine; viene el momento ese de los 40, en el que no saben qué hacer contigo, y me pongo a cantar”, explica
. Hace un decenio se reinventó también como su propia agente, tras unas experiencias que la “arruinaron”. “Entonces me dije: ‘Más vale sola que mal acompañada’, y solo trabajo con gente que quiere trabajar conmigo. Yo leo los guiones y elijo.
Tengo una secretaria que hace los papeles y se los lleva el abogado, que para eso están, para hacer contratos
. Si tú me quieres, yo seré lo que tú quieras. Y quien quiere me encuentra”, concluye.
Lo de buscar y dejarse ver ya pasó a mejor vida, viene a decir.
Algo que podría parecer contradictorio con los infinitos escotes y cortes de los vestidos que luce en algunas galas
. “Cuando una va a Cannes, niño, al tapiz rojo, no puedes ir normal. La gente quiere glamour. Yo además le pongo un poquito de humor. Por eso me gusta un toque kitsch.
  No puedes ir a un tapiz rojo con jeans”, explica la admiradora del modisto Gualtier, a quien ha vuelto tras serle infiel con Galliano y Dior. Los españoles Custo y Sita Murt también son de su gusto.
Lo que no soporta son los hospitales.
 Solo por eso asegura que jamás se sometería a una operación estética.
Y no lo ha hecho, insiste, aunque asume que la guerra de los comentarios y de los medios la tiene perdida. “Me dicen que estoy guapa, pero ¿sabes qué pasa ahora?, que por fin he engordado esos tres kilos que sientan tan bien a la cara. Cuando eres joven, tener la cara chupadilla queda bien, es fotogénico.
A partir de los 40, más valle pillar. A mi novio le gusta más. Tengo más tetas, más culo.
 A partir de los 40, más vale ajamonarse que amojamarse”.

 

Todo es triste, mudo.... por Jose Carlos Cataño.

Salgo de la cita anual con HP en volandas de la alegría.
Cada año lo mismo: me digo de ir en los primeros días y termino, lleno de temor e ignorancia, por presentarme a finales. Cada año, parte de la alegría me viene de sentirme un ciudadano más. Aunque el gestor, esta tarde, en los cinco minutos de la visita, incluyó un bostezo considerable.
Vivo sin almanaques, sin agenda, con el teléfono al otro extremo de casa. Salgo del despacho al calor africano de Urgell e impulsado por la energía civil regreso andando hasta Ganduxer.
Pero cuánta miseria, que en otros años no se veía tanto, por los alrededores del Clìnic. Los chatarreros también avanzan por la Plaza, haciéndome la competencia con libros, ropa, maderas. 
Todo es triste, mudo. La crisis de 1973 nos sorprendió (y de lado) siendo muy jóvenes.
 Esta de ahora es grande, sin paliativos, desmoronando la escasa credibilidad que le concedíamos al sistema político, y total descrédito de los medios de comunicación que sirven -al sistema político, pero sobre todo al financiero- de administradores de mentiras y silencios.
En volandas de la alegría, por un túnel de calor, qué importa hacia adónde. Hemos tenido solidez ciudadana durante cinco minutos. 
Ahora, al cielo blanco, como los vencejos que sestean en esta hora.

Al Congreso, Rajoy, al Congreso

Al Congreso, Rajoy, al Congreso

Por: José María Izquierdo
A nadie parece sorprender que nuestro presidente del Gobierno, más de diez millones de votos que le llegaron desde gentes de distintos pelajes, se vaya ayer a casa de los empresarios a contarles qué piensa hacer con este país. Y eso tres o cuatro días después de negarse a comparecer en el Congreso de los Diputados para el obligado -hasta ahora- Debate del Estado de la Nación. Debe ser que está en territorio más cómodo, que mejor será una charla agradable y distendida con la cúpula de la CEOE, mismo traje y similar corbata, donde no tiene que aguantar las  impertinencias de la oposición.
Pues qué quieren qué les diga: a este catavenenos le da un sofocón ver el desprecio con que el presidente del Gobierno trata a los representantes de la ciudadanía -los diputados-, que es tanto como despreciar a los ciudadanos mismos. Y para anunciar “medidas difíciles” prefiere el amor de la lumbre entre amigos y conocidos, que no van a preguntarle de qué medidas está hablando, ni le van a exigir que  nos diga qué dinero vamos a pedir a Bruselas y en qué condiciones, entre otras muchas cuestiones que seguro le iban a plantear en el Parlamento. Lo dije el otro día y lo repito, hoy con el añadido de la ostentación de la CEOE: es una vergüenza este juego del escondite permanente
. Y, por cierto, no oigo a la oposición, sobre todo a su principal partido, el PSOE, lanzar los alaridos pertinentes.
 Esto no es un jijí-jajá, ni se despacha con una frase ingeniosa. Rubalcaba debe exigir esa comparecencia a voz en cuello y montar un pollo permanente. A ver si es que a un silencio le vamos a oponer otro silencio. Sería otra vergüenza. Aviados estamos.
A ver, sin pensarlo: ¿es un pedazo fascista Barack Obama? Pues aquí les contestamos, que en este blog lo mismo arreglamos bicicletas que hacemos tatuajes. Ya saben, se planchan tortillas y se fríen pantalones.
 
Y para qué vamos a repetir lo que todos sabemos si se explica con claridad en el editorial de Abc: “La inminencia de una nueva rebaja de la calificación de la banca española por la agencia Moody's -anunciada sospechosamente justo el día en que el Gobierno ha solicitado formalmente la ayuda europea- añade presión al Gobierno para acelerar la puesta en marcha de la recapitalización de las entidades financieras españolas que la necesiten.
 La demora aumenta las incertidumbres, sobre todo por la urgencia en aplicar una medida que, a todas luces, es necesaria y será positiva en términos generales.
 La economía española necesita despejar incógnitas en todos sus frentes.
 El de las reformas internas y el de la ayuda para capitalización de la banca”. Tal cual. También Ignacio Camacho se suma a este ataque de cordura:
 “Pues claro que va a haber contrapartidas. O vigilancia o recomendaciones vinculantes, como dice el comisario Almunia, a quien algunos fundamentalistas del PP acusan de poner zancadillas al Gobierno; pronto se han olvidado de lo que les gustaban sus críticas independientes a la insustancialidad de Zapatero. Después del descalzaperros de Bankia cómo va a apoquinar nadie sesenta mil meuros -el neologismo es bruselés- sin asegurarse de ciertas garantías sobre el buen uso de la millonada”.
Que es lo que venimos diciendo desde el famoso sábado en el que Rajoy presionó a Bruselas lo indecible para conseguir que nosotros aceptáramos el crédito que nos echaban a la cara sí o sí. Unas risas, por favor.
Y es que no nos merecemos a este titán de Pontevedra, que maravilla a los articulistas de La Razón. A González Ferrari, por ejemplo, le despierta admiración y ternura tanto esfuerzo: “El presidente del Gobierno se pasa todo el santo día de la ceca a la Meca intentando hacer entrar en razón a los socios de la eurozona”, pobrecito, mientras José María Marco lleva bien alta la cabeza a la vista de los éxitos del susodicho: “El respaldo con el que cuenta el Gobierno de Rajoy es de por sí un argumento económico, además de político. A diferencia de Francia, que se ha ensimismado en una actitud inmovilista, lo que los españoles han elegido es un programa”. ¡Pobre Francia, en manos de ese inmovilista que es François Hollande, que en quince días solo ha conseguido que Merkel ceda en soltar 130.000 millones para potenciar el crecimiento de la zona euro! ¡Y qué suerte de los españoles, que nos van a llegar otras tandas de recortes antes del próximo corte de pelo! ¡Qué bien que tenemos un programa! Y es que en el extranjero nos odian, ya se sabe.
 De “ensañamiento con la banca española”, dice La Razón que son las calificaciones –descalificaciones, por mejor decir- de Moody’s. Y ahora -¡¡¡ahora!!!- se enfada con ellos y les llama “carroñeros”.
 Ay, qué jolgorio, con lo que les hemos aclamado en tiempos no tan pretéritos… La Razón lleva editorial de lo de Bildu-Sortu, pero lo dejamos, que a este bloguero le faltan ganas de repetir lo mismo una y otra vez…
También en El Mundo hablan en el editorial del "ataque" de Moody’s.
Y el editorial dice esto: “Rajoy no concretó el nuevo plan, pero dos advertencias llegadas desde la Comisión indican cómo se desarrollará. 
Olli Rehn contestó a la carta de petición del rescate bancario con un comunicado en el que expresaba que vigilará ‘de cerca’ el cumplimiento de los compromisos del Gobierno con el déficit y con las reformas estructurales”.
Y por si no queda clara la cosa, añade que “Joaquín Almunia detalló que, tras la solicitud de ayuda, la subida del IVA no es una recomendación sino una ‘obligación’ y hoy desvelamos que el Ejecutivo estudia aumentar la base de ese impuesto para pasar productos de los tipos reducidos al normal. 
El Gobierno lograría así una especie de cuadratura del círculo: podría decir que técnicamente no ha subido el IVA y salvar la cara ante declaraciones anteriores, aunque en la práctica haya que pagar hasta 10 puntos más en hoteles, cines o restaurantes”.
 ¿Usted, lector, verdad que no es tonto? Pues yo tampoco, y eso es una subida del IVA como un elefante de Botsuana. Y eso sin exagerar.
 Así que Rajoy y su Gobierno dirán lo que les dé la gana, pero anotemos otro incumplimiento más, de algo que han repetido –tontamente, todo hay que decirlo, porque a nadie engañaban- hasta la saciedad: no subiremos el IVA. Vale.

Euroescéptica

"No sé si será por mala conciencia ante el cataclismo de la UE, o por no darle pistas a Merkel por si se le ocurre crear el 'Eurofisco', pero los jugadores de La Roja y sus parejas van de pobres por Polonia"

 

Shakira, durante el partido España-Croacia, el pasado lunes en Gdansk. / JUAN MEDINA (REUTERS)
Ahora que han sacado a la fuerza a Dívar –del Supremo y del Consejo–, voy a salir de mi armario y a gritarle al mundo mi secreto
. Me la suda la Eurocopa, ya lo he dicho.
 Ya sé que estoy sola en la Tierra, que lo mío es anatema en este gremio y que por menos de eso le han dado puerta a más de una en casa y en el curro, pero me aburre que me mata lo que acontece en el terreno de juego.
 Por no hablar de las previas, las porras y los posteriores análisis de la jugada. 
Que si Villa es duda, que si Navas tiene molestias gástricas, que si precisamos un nueve clásico, qué tostonazo. Entre las epopeyas de Torres, las gestas de Iniesta y las alabanzas de las proezas de san Iker de Móstoles que cantan los juglares de la cosa, me dan ganas de invadir Polonia, que decía Woody Allen: sin hipérboles que están mis colegas de deportes.
 Para la lírica no sé, pero en el fútbol nunca son malos tiempos para la épica.
 Como que si el Cid levantara la cabeza, te digo yo que volvía a palmarla y se caía a plomo de Babieca al ver de qué forma más tonta le están mojando la oreja los infantes de La Roja.
Por lo visto, esta noche tenemos una cita con la Historia, así, con mayúsculas, con motivo del partido contra Francia.
 Y yo con estas greñas, que otra vez se me han puesto las mechas verde pistacho por el cloro barato de la balsa de la agarrada de mi suegra. Eso me pasa por teñirme en casa para ahorrarme un euro como la baronesa Thyssen, esta crisis nos va a matar a todos, incluidos los chicos de Del Bosque. 
 Ahí tienes al pobre Sergio Ramos, sin ir más lejos.
 Todo un campeón del mundo rapándose la melenita rubia de bote para quitarse de tanto problema de raíces y tanto gasto de tinte. 
Y eso que creo que les han subido un 25% la prima por ganar partidos, fíjate si seré lega en la materia que yo creía que eso les iba en el sueldo. 
Pues no, resulta que ellos cobran su dineral correspondiente por sudar la camiseta y elevar la moral de España, que falta nos hace, y al final, si ganan, les dan un plus de 300.000 euros, y si pierden, mala suerte.
El caso es que no sé si será por mala conciencia ante el cataclismo de la UE, o por no darle pistas a Merkel por si se le ocurre crear el Eurofisco, pero tanto los jugadores como sus parejas van de pobres por Polonia y Ucrania.
 Desde que Victoria Beckham no aparece por el estadio para atar corto a sir David y perdonarnos la vida al resto de los mortales con sus modelitos y sus bolsazos de superfirma, las cumbres futbolísticas no son lo que solían.
 Vale que ahora tenemos a Shakira, a Irina Shayk y a Sara Carbonero para animar la grada, la vista y la banda. Pero por muy bomba latina, muy supermodelo rusa y muy periodista-estrella castellano-manchega que sean las susodichas respectivamente, hasta hoy ninguna está dando la talla de diva planetaria.
Entre la carita de náusea perpetua que se le ha puesto a la novia de Piqué con su presunto embarazo, la jeta de mala hostia postsoviética de la doña de Ronaldo y el hecho de que la chica de Casillas no se quita el traje de faena ni atada porque está currando para Telecinco, van las tres de trapillo en plan maruja de fin de semana.
 En Marina d’Or hay muchísimo más glamour que en todo ese Campeonato.
 Te lo digo yo, que fui Miss Menopáusica Con Clase el año pasado.

Las letras no son poesía

Jarvis Cocker, el Charles Dickens del 'britpop', edita en España el libro 'Madre, hermano, amante', en el que comenta sus mejores temas.

 

El músico Jarvis Cocker. / Dave M. Benett (GETT
Hay tantas letras de canciones legendarias escritas minutos antes de grabarlas como rimas antológicas fruto de decisiones más estéticas que literarias.
En la obra de Jarvis Cocker, cantante y letrista de Pulp, los términos más recurrentes son mother, brother, lover. Una rima-comodín con la que este carismático dandi de clase obrera ha explorado el donjuanismo de extrarradio -"Oh, dama sofisticada, quiero ser tu amante, no tu hermano ni tu madre" (Sheffield: sex city)- y el morbo sexual -
"El problema de tu madre es que se acuesta con tu hermano" (Razzmatazz)- que tanto han ayudado a definir la idiosincrasia de la banda y de su propia figura, y que hoy un libro revela que quizá se debieran a la casualidad, a la mera necesidad o incluso a las prisas.
La prestigiosa editorial de T. S. Eliot o Harold Pinter, Faber and Faber, además de ficharle como editor, publicó el año pasado un libro con sus mejores letras comentadas por el propio autor, Madre, hermano, amante, que Mondadori presenta este jueves en España en versión bilingüe.
 No está mal para alguien que considera que ponerle palabras a la música es algo tedioso, "una obligación contractual, un mal necesario". Para Cocker, la elección del título de su antología responde a uno de sus máximas: convierte tus defectos en un gancho comercial. No los ocultes, magnifícalos hasta el punto de que pasen inadvertidos.
Nadie en el pop comercial ha explicado la esencia británica de finales del siglo XX mejor que Cocker.
 Desde las afrentas del thatcherismo (The last days of the miners' strike) a los desmanes de la izquierda caviar de Blair (Cocaine socialism, "el paso lógico después de socialismo de champán", aclara ahora el autor). Aunque pocas bandas lo admitirían nunca, fue durante el regreso a la Cool Britannia que preconizó en los noventa el nuevo laborismo cuando lo más granado de la escena independiente de Reino Unido, el llamado britpop, abrazó con fervor patriótico la excepción británica.
 A veces, disfrazada de parodia (Blur); otras, en clave romántica y psicoactiva (Suede), y otras, desde la más indisimulada memez (Oasis). En medio de todos brilló Pulp, el grupo que generó mayor consenso, cómplice de los incomprendidos, rastreador del glamour de polígono industrial y demás bellezas ocultas en la clase de miserias que hasta una superpotencia es incapaz de maquillar
. Una amalgama de las más distintas sensibilidades progresistas, desde la obrera a la de los burgueses bohemios que van a votar en bicicleta después del brunch.
Quizá el mejor servicio que el libro pueda hacerle a un fan sea el de comprobar cómo se redimensionan los textos de Cocker liberados de deliciosos y pegadizos fraseos de teclado, violín y guitarra.
Constatar cómo la divertida chulería gangsteril de Joyriders es en realidad tan cruda como Funny games, la película de Michael Haneke:
"¿No le gustaría ver cómo unos vándalos destrozan la casa de alguien? Oiga, señor, solo queremos su coche porque vamos a llevar a una chica al embalse". Cómo una bonita balada como Little girl with blue eyes se construye sobre un estribillo demoledor: "Pequeña de ojos azules, tienes un agujero en el corazón y otro entre las piernas. Nunca has tenido que preguntarte cuál de los dos va a llenar él".
 O cómo la purgante parodia de los pijos fascinados con la pobreza que es su mayor himno, Common people, está en el fondo desprovista de toda ironía:
"Ríete con la gente corriente, ríete aunque se estén riendo de ti y de las estupideces que haces porque crees que lo pobre mola (...)
Pero aun así no te saldría bien porque cuando estuvieras tumbada en la cama contemplando cómo las cucarachas trepan por las paredes, si llamaras a tu padre, él pondría fin a todo esto".

En la galaxia de Ridley Scott

Ridley Scott da instrucciones durante el rodaje de ‘Prometheus’ a la actriz sueca Noomi Rapace.
Los seres humanos solo estamos limitados por nuestro propio conocimiento. Sabemos mucho, pero sin embargo puede que no sepamos nada. Quizá alguien que vino hace millones de años a la Tierra sepa esto –dice separando los dedos índice y pulgar hasta que la distancia entre ambos equivale al tamaño de una manzana– y nosotros conozcamos esto otro –dice repitiendo el gesto, pero esta vez como si sujetara el hueso de una aceituna–”. Aunque Ridley Scott, director de cine, nos haga esta reflexión a propósito de su nueva película, Prometheus, que se estrena el próximo 3 de agosto en tres dimensiones, en realidad es también una declaración de humildad. Y esto en un cineasta como él, creador de dos de las mejores películas de ciencia ficción de la historia como son Alien, el octavo pasajero y Blade runner, además de una treintena de filmes más como Thelma y Louise, Gladiator y American gangster entre los más conocidos, llama positivamente la atención.
“¿Retirarme? Ni me lo planteo”, zanja Scott cuando se le señalan sus 74 años de edad y una carrera de más de cinco décadas. Una trayectoria fundamentalmente como director y productor de cine y televisión. Según la base de datos para temas de cine más conocida de Internet, la Internet Movie Database (IMDB), Scott ha participado de una manera u otra en más de 400 trabajos y actualmente está trabajando en más de una decena. Pero curiosamente, en una persona tan prolífica como él, sorprendía que hubiera pasado tanto tiempo sin volver a la ciencia ficción. Lo hace ahora con Prometheus, una precuela de Alien, que él mismo dirigió en 1979: “Pensé que después de mi película y de las que la siguieron [la saga creada a posteriori fue dirigida, en cada filme, por distintos directores, como James Cameron y David Fincher], todavía ninguna respondía a la pregunta que planteaba la primera”.
Fotograma de la película, con Charlize Theron.
Si bien es cierto que la nueva película de Scott se puede disfrutar sin necesidad de haber visto Alien previamente, los fans de esta última descifrarán muchos interrogantes y verán similitudes entre ambas cintas cuando acudan a los cines este verano. Como la relación entre humanos y máquinas, por ejemplo. Sin duda, Prometheus será también la oportunidad para que aquellos que jamás vieron esa joya de los setenta la rescaten ahora, pues esta continúa la historia que Scott traerá próximamente a los cines. “No tengo ni idea de si les gustará Prometheus a los fans de Alien. Quizá encuentren otra cosa, o algo diferente”, se sincera Scott cuando aludimos a los seguidores incondicionales de la teniente Ellen Ripley (Sigourney Weaver). No desvelaremos nada que el propio Scott no quiera contar: “Habrá muchas criaturas. Sí, bastantes. Será muy explícito”.
Quizá, y esto solo es una opinión subjetiva, la película de 1979 metía más miedo que la de 2012. E incluso vista ahora, en perspectiva, se entiende que aquella ganase el Oscar a los mejores efectos especiales. ¿Cuesta cada vez más sorprender a los espectadores? “Totalmente. Tuvimos suerte con el Alien original. El guion era bueno para una película de serie B. Pero creo que al final hicimos una de serie A. Los actores eran geniales y quedó muy bien. Pero lo más importante fue que el alien era fantástico –dice recalcando cada sílaba–. ¡Era tan nuevo, tan fresco! Con el nuevo proyecto, se lo dije a la FOX, era el momento de tomar otra dirección, de perder al alien. Porque ya está muy explotado, no asusta como antes”, razona Scott, consciente de la cantidad de películas de ciencia ficción realizadas desde entonces. “No puedo revelar el coste de la película, pero creo que hemos hecho un grandísimo trabajo con la quinta parte de presupuesto de Avatar”, lanza con una sonrisita maliciosa, dando a entender una rivalidad con el director James Cameron.
Fotogramas de la película, con Michael Fassbender.
La conversación con Scott discurre en una suite de un hotel de Londres, en el Soho. Al entrar estrecha la mano, coge una botella de agua y pregunta de dónde venimos:
 “Oh, de España. Conozco poco España, pero me encanta”
. Resulta curioso en una persona que dirigió El reino de los cielos (2005), rodada en parte en el castillo de Loarre (Huesca) y en Córdoba, o la película que celebraba el quinto centenario del descubrimiento de América: 1492, la conquista del paraíso.
Quizá prefiera olvidar que ambas películas no fueron todo lo bien en taquilla que esperaba, algo que pretende no repetir con Prometheus, una trepidante historia que viene a debatir sobre el origen del ser humano, sobre la vida en el exterior y sobre si realmente nos conviene como especie encontrar vida más allá de la Tierra. Vale, de acuerdo, la principal virtud de los seres humanos es nuestro cerebro.
 Pero es una inteligencia relativa. ¿Y si ahí fuera hay una vida más desarrollada?
Las imágenes de Prometheus son espectaculares. La película comienza en un valle situado entre unas majestuosas montañas de Escocia.
 Es el año 2089, cuando la arqueóloga Elizabeth Shaw (interpretada por Noomi Rapace) encuentra en una cueva unas pinturas rupestres con un pictograma que le recuerda a otros vistos por toda la Tierra.
 Es un dibujo básico, varios puntos separados entre sí, la representación de un sistema solar muy lejano. La emoción les llena a ella y al resto del equipo de Weyland Corporation, una empresa privada, al darse cuenta de que civilizaciones tan apartadas como Egipto, Mesopotamia o Babilonia… repiten el esquema.
 La pregunta es: ¿por qué?
La ambición por responder a esa pregunta les lleva a una tesis: alguien les envía un mensaje. No puede ser de otra forma, se dicen. Ese esquema, ese mundo lejano, no puede verse a simple vista, y las civilizaciones no tuvieron contacto entre sí.
 Luego tuvo que ser alguien ajeno a todos ellos, ajeno a la Tierra, quien hace miles de años trajo ese conocimiento hasta nuestros antepasados.
“Nos mandan un mensaje”, dice Shaw, y la aventura comienza.
 La nave espacial Prometheus parte en un viaje de dos años que será dirigido en un principio por David (Michael Fassbender), un hombre-máquina, un robot de apariencia humana, mientras la tripulación esperará dormida, dentro de unos aparatos rellenos de un elixir antienvejecimiento.
 Una vez allí, Meredith Vickers (Charlize Theron) será quien dirija la misión…
“He disfrutado volviendo a la ciencia ficción.
Es un género con unos retos de diseño fabulosos.
 Me encanta implicarme, aunque solo sea encargándome de una habitación o de uno de los trajes… y me apasiona conseguir mejorar lo anterior, sorprender”, señala Scott. La duda ahora es si Blade runner también tendrá precuela, secuela o lo que quiera. “Podría ser…”, dice dejando la frase en suspenso… hasta que arranca:
 “Hemos decidido hacer otra. Creo que ahora tenemos una historia.
 Pienso que será con Hampton Fancher, el escritor original. La semana que viene me reúno con él”, sonríe.
Los fans pueden estar tranquilos; si Ridley Scott lo dice, entonces lo hará, por mucho que en noviembre cumpla 75 años.

28 autores eligen sus hijos predilectos

Escritores como Vargas Llosa, Ferlosio, Marías, Matute, Piglia o Marsé eligen en un libro insólito los fragmentos de sus obras que consideran más representativos.

Los 28 autores elegidos y sus selecciones

Aurora Venturini (Las primas), Ramiro Pinilla (Las ciegas hormigas), Ana María Matute (Olvidado Rey Gudú), Rafael Sánchez Ferlosio (El testimonio de Yarfoz), Carlos Fuentes (Terra nostra), Jorge Edwards (El orden de las familias, La muerte de Montaigne y Persona non grata), Juan Goytisolo (Telón de boca), Juan Marsé (Últimas tardes con Teresa), Sergio Pitol (Nocturno de Bujura), José de la Colina (La última música del Titanic), Esther Tusquets  (Orquesta de verano), Hebe Uhart (Mudanzas, él y Guiando la hiedra), Mario Vargas Llosa (El Paraíso en la otra esquina y La Fiesta del Chivo), Alfredo Bryce Echenique (Un mundo para Julius), Edgardo Cozarinsky (Lejos de dónde), José María Merino (La orilla oscura, La casa de los dos portales, Mosca, La tostadora y La tacita), Ricardo Piglia (La ciudad ausente), Eduardo Mendoza (La verdad sobre el caso Savolta), Cristina Fernández Cubas (El viaje, El año de Gracia y El ángulo del horror), Elvio Gandolfo (El momento del impacto), Enrique Vila-Matas (Porque ella no lo pidió), Rafael Chirbes (Crematorio), Alberto Ruy Sánchez (Los nombres del aire), Javier Marías (El hombre sentimental, Cuando fui mortal. Mañana en la batalla piensa en mí y Negra espalda del tiempo), Abilio Estévez (El navegante dormido), Antonio Muñoz Molina (El jinete polaco y Sefarad), Horacio Castellanos Moya (Insensatez) y Evelio Rosero (Lucía o las palomas desaparecidas).
El libro consta de cuatro partes: La bellota, En conversación con los difuntos, Coda y Mil bosques.

 

25 jun. 2012

Gonzalo Suárez, Maruja Torres y Javier Marías, premios Terenci Moix

El director de cine, guionista y escritor Gonzalo Suárez y la periodista y escritora Maruja Torres galardonados con los premios Terenci Moix. / Andreu Dalmau (EFE)
El director de cine Gonzalo Suárez recibirá el Premio Internacional Terenci Moix especial a su trayectoria según ha hecho público este lunes el jurado de los galardones, que preside Ana María Moix
. Los premios Terenci Moix han galardonado este año también la escritora Maruja Torres
 Otros premiados son Javier Marías; las cantante Juliette Gréco y Silvia Pérez Cruz, el pintor Perejaume, y la primera bailarina Tamara Rojo.
Los premios, que se entregarán durante un acto el próximo día 27 de septiembre, están dotados simbólicamente con un euro, y este 2012 cuentan con nuevos apartados de poesía, músicas del año y trayectoria musical.
Gonzalo Suárez, a quien el jurado ha reconocido tanto su trayectoria cinematográfica como literaria ha recordado a su amigo Terenci Moix y ha celebrado que con este galardón se reconozca por primera vez internacionalmente su trayectoria literaria. "Será mi premio póstumo preferido", ha ironizado.
 Y ha señalado que lo que más le gusta mucho la dotación de premio, que espera, ha indicado, que "sea en negro".
Maruja Torres, premiada en el apartado de Literatura/Crónica, se ha felicitado por recibir el premio que lleva el nombre de su gran amigo Terenci Moix y se ha mostrado ilusionada por compartirlo con Gonzalo Suárez, de quien ha dicho que fue uno de los primeros personajes que entrevisto como periodista.
Torres se felicitado que unir el Terenci Moix al premio Manuel Vázquez Montalbán que compartió en su primera edición con la periodista rusa asesinada Anna Politkovskaya.
Sami Naïr ha sido galardonado en el apartado de ensayo por su obra La lección tunecina; Laurent Binet, por HHhH, en ficción; Pagèsiques, la obra poética del pintor Perejaume, se ha hecho con el premio en el nuevo apartado de poesía; y Javier Marías, que recibirá el premio por su trayectoria literaria.
En el nuevo apartado de Músicas 2012, la distinguida es la cantante catalana Silvia Pérez Cruz, mientras que en el Trayectoria Músicas 2012, también nuevo, la premiada es la francesa Juliette Gréco.
 En Artes Escénicas 2012, se galardona al autor dramático y actor libanés Wajdi Mouawad, actualmente exiliado en Quebec, y el premio Trayectoria de Artes Escénicas será para Tamara Rojo, primera bailarina del London Royal Ballet.
El secretario del jurado, Juan Ramón Iborra, ha lamentado que el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB) haya dejado de subvencionar este año los premios Terenci Moix alegando que el proyecto "no cumple suficientemente los criterios de selección".
Ha asegurado que pese a ello, los organizadore seguirán tirando adelante el el proyecto.
El jurado ha estado formado por una treintena de personas, entre otros Ana María Moix, Ana María Matute, Elisenda Nadal, Rosa Vergés, Josep Maria Castellet, Roman Gubern, Jesús Robles y Jordi Cervera.

Los sabios piden frenar el crecimiento de la población y el consumo voraz

Una piscina abarrotada en una ciudad de la provincia china de Sichuan
Si los habitantes de la Tierra no modifican radicalmente sus hábitos de consumo voraz y la población mundial continúa creciendo de manera descontrolada, las consecuencias para la naturaleza y, consecuentemente, para las generaciones venideras, serán nefastas.
 Es la reflexión que la comunidad científica internacional ha querido llevar a la mesa de negociaciones de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Rio+20, que ya ha arrancado en la ciudad más turística de Brasil con asistencia masiva de gobernantes, instituciones, organizaciones de diversa índole y corporaciones de medio mundo.
En un documento rubricado por Global Network of Science Academies (IAP), un think tank de la comunidad científica con sede en Trieste (Italia) que engloba a 105 academias de todo el mundo, se alerta por primera vez de los riesgos del consumo en los países del primer mundo y de la falta de control demográfico, principalmente en las naciones en vías de desarrollo.
 “Durante mucho tiempo el doble debate sobre población y consumo ha estado fuera de la agenda debido a sensibilidades políticas y éticas.
Son asuntos que nos afectan a todos, países desarrollados y en desarrollo, y debemos asumir nuestra responsabilidad colectiva.
 Los actores políticos tienen ahora una excelente oportunidad para lanzar esta iniciativa en esta cumbre internacional de Río”, afirman los presidentes del IAP, los profesores Howard Alper y Mohamed Hassan.
“Debemos asumir
la responsabilidad colectiva”, dicen
los científicos
La declaración difundida por la comunidad científica parte de datos tan sangrantes como estos: actualmente por las calles y autopistas de EEUU circulan tres vehículos de motor por cada cuatro habitantes.
 En las últimas cuatro décadas el consumo de alimentos en el planeta ha aumentado un 15 % (en términos de calorías) mientras casi mil millones de personas siguen mal alimentadas.
 La población mundial alcanza hoy los 7.000 millones de habitantes pero, si no te toman medidas urgentes, la previsión es que llegue, en el mejor escenario, a los 9.500 millones en 2050.
“Aunque nos parezca que 2050 está lejísimos, nos queremos adelantar a los acontecimientos e intentar que la voz de los científicos sea oída. Este crecimiento se dará principalmente en los países subdesarrollados y podemos llegar a una población de 11.000 millones de habitantes
. Esto, lógicamente, no es positivo si se tiene en cuenta que esos países no están preparados para resolver sus problemas actuales y que con más población estos problemas no harán más que agravarse”, explica Francisco García Novo, catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla y miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Real Academia de Ciencias.
“Tenemos que presionar localmente para tener comportamientos de consumo más sensatos. ¿Por qué en España tenemos que tener más trenes de alta velocidad que en países desarrollados mucho mayores?, ¿para qué tantos aeropuertos?
Estos excesos son equiparables a las hamburguesas de 800 gramos que tanto les criticamos a los norteamericanos.
 La conclusión del documento del IAP es que no es necesario vivir así. O mejor aun: es necesario no vivir así”, sentencia García Novo.
Buena parte de los
líderes ni siquiera acudirán
a la ciudad brasileña
En la declaración de la comunidad científica se señala que las pautas de consumo exacerbado del primer mundo se están desplazando peligrosamente a los países en vías de desarrollo: millones de teléfonos móviles y toneladas de comida basura que invaden los hogares pobres son indicadores claros de esta problemática
. La ausencia en los países pobres de políticas de planificación familiar o de prevención de embarazos tempranos terminan de configurar un sombrío escenario de sobrepoblación.
“Se trata de dos problemas convergentes que por primera vez analizamos de forma conjunta”, afirma García Novo.
El documento que llega a la mesa de negociaciones de Rio+20 no se limita al análisis de un grave escenario, sino que también plantea varías líneas de acción para conjurar males mayores, como “la inclusión de los factores población y consumo en las políticas de reducción de la pobreza, gobernanza global, educación, salud, igualdad de género biodiversidad y medioambiente”.
“La educación es clave para que las nuevas generaciones entiendan que el actual es un mal modo de desarrollo y un mal modo de vida”.
Este debate, como casi todo el contenido de esta cumbre, llega al Rio+20 en un mal momento.
 En plena crisis, buena parte de los líderes ni siquiera acudirán a la ciudad brasileña.

Una masa de aire cálido y seco pone en alerta a media España, parece ya las 7 Plagas de Egypto, ¿Qué hemos hecho para merecerlas?

La ola de calor invita a refrescarse en una fuente de Madrid. / Kiko Huesca (EFE)
Una masa de aire cálido y seco, que ha empezado a entrar por el sur peninsular desde el pasado domingo y disparará los termómetros en este inicio de semana, ha provocado que en media España se active la alerta por altas temperaturas, que en algunas localidades alcanzarán los 41 grados.
En concreto, 29 provincias están en alerta por temperaturas extremas este lunes
. En Madrid, Sevilla, Toledo, Córdoba, Jaén, Ciudad Real, Badajoz, Cáceres, Fuerteventura, Gran Canaria y Lanzarote, donde el termómetro puede llegar a superar los 40 grados de máxima, se ha activado la alerta naranja (riesgo importante), según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).
En alerta amarilla permanecen las provincias de Zaragoza, Valencia, Alicante, Murcia, Cádiz, Granada, Huelva, Málaga, Albacete, Cuenca, Guadalajara, Ávila, Salamanca, Segovia, Tenerife, La Palma y El Hierro, donde se podrían registrar hasta 39 grados.
La Aemet indica que no se espera que las temperaturas mínimas desciendan de los 20 grados durante toda la semana en el área mediterránea, centro y sur peninsular. Esta situación dará lugar a que el índice de radiación ultravioleta (UVI) alcance o supere valores de 11 en distintos puntos del territorio nacional.
Fuerteventura, Gran Canaria y Lanzarote están también hoy en alerta amarilla por polvo en suspensión, debido a la masa de aire cálido y seco que afectará al archipiélago canario y gran parte de la Península.
La previsión de la Aemet es que esta situación de altas temperaturas se mantenga hasta el jueves, cuando descenderán ligeramente en Galicia y en Canarias, que será más acusado el viernes en el resto de la mitad noroeste peninsular.
En general, este lunes predominarán los cielos despejados, salvo en el norte de Galicia, Asturias, área del Estrecho y Melilla, donde se prevé intervalos nubosos
. Asimismo, se prevé la formación de bancos de niebla matinales en Galicia y Cantábrico.
Por último, los vientos de componente este predominarán en el Estrecho, con intervalos fuertes.
Mientras, en el litoral de Galicia y Canarias soplarán moderadamente los vientos de componente norte y del este en el litoral de Alborán.
La Dirección General de Protección Civil y Emergencias aconseja para la ola de calor que azota España una alimentación ligera y regular, que se tome bebidas y alimentos ricos en agua y sales minerales, así como vestir con ropa adecuada de colores claros, cubriendo la mayor parte del cuerpo, especialmente, la cabeza.
Los expertos también sugieren evitar los ejercicios físicos prolongados en las horas centrales del día y no dejar nunca a niños ni personas mayores en el interior de un vehículo cerrado.
Protección Civil señala que estos consejos deben seguirlos con "especial atención" los colectivos más vulnerables como son los ancianos, enfermos crónicos y niños, y recomienda estar informado a través de los medios de comunicación.

La marca de la posesión machista

Miles de mujeres son atacadas cada año con sustancias corrosivas

Los agresores intentan condenarlas al ostracismo social

  • Cuando Elena se mire al espejo
  • Caras abrasadas por ácido 
  • El 80% de las personas agredidas con ácido son mujeres.
    Son agresiones con una altísima carga simbólica.
     Pretenden marcar de por vida. Dejar en el rostro desfigurado y en el cuerpo de la víctima la estampa de su crimen, de sus celos, de su odio.
    Una huella imborrable y dramática.
    El ácido y otras sustancias abrasivas son utilizadas en muchos países como un arma que no solo pretende causar un sufrimiento físico enorme —o, incluso, la muerte—, sino también para imponerle una condena social que la acompañará de por vida.
    Al mirarse al espejo, al observar las reacciones de los otros.
     Es la marca de la posesión.
    Una firma ardiente que lastra la vida, o lo que queda de ella, de miles de mujeres en todo el mundo.
    Las cicatrices en su cara, abrasada, las hacen perfectamente reconocibles; pero no existen estadísticas que digan cuántas personas sufren ataques con ácido u otros productos de este tipo en el mundo. Acid Survivors Trust International (ASTI), una organización especializada que trabaja con Naciones Unidas, calcula que al año se producen al menos 1.500 agresiones, más del 80% a mujeres
    . La mayoría localizadas en países del sureste de Asia, África subsahariana, India occidental y oriente medio; aunque se contabilizan cada vez más casos en América Latina.
    Como en Colombia, donde la proliferación de ataques con químicos abrasantes ha llevado a las autoridades a revisar la ley para endurecer las penas contra los agresores que empleen este instrumento de terror. El 90% de los atacantes son hombres; casi siempre conocidos o con alguna relación con la agredida; un patrón común en todos los lugares.
    Una organización que trabaja para la ONU cifra en 1.500 las agresiones al año
    Pretenden destruir la vida de la mujer a través de lo que la ONU considera una forma “devastadora” de violencia de género. Como la que cegó a la iraní Ameneh Bahrami, a quien un pretendiente despechado lanzó ácido y desfiguró hasta hacerla irreconocible cuando tenía 23 años.
     O a la joven camboyana Ponleu, atacada con un líquido corrosivo por su marido al que había pedido el divorcio tras cuatro años de malos tratos
    . En Europa, estas agresiones son anecdóticas, pero ocurren.
     Hace cuatro años, el exnovio de Katie Piper contrató a un hombre para que le rociase con un líquido corrosivo.
     La joven, de 24 años, modelo, sufrió lesiones severas.
     Hoy, tras decenas de operaciones, las huellas del terror que le surcan el rostro no se han borrado del todo.
     En Madrid, el pasado martes, María Ángeles, de 29 años, fue atacada en plena calle por un desconocido que le arrojó ácido.
     La policía investiga el caso y el entorno del marido de la chica, del que se está separando.
    El uso de productos como el ácido sulfúrico —que se extraen muchas veces del motor de los coches o motocicletas— es un acto premeditado con el que el agresor persigue un objetivo claro:
    “Tienen la intención de desfigurar permanentemente a la víctima, de causarle daños físicos y psicológicos brutales, de provocarle graves cicatrices y condenarla al ostracismo”, explica Meryem Aslan, responsable del Fondo Fiduciario de Naciones Unidas.
     Un crimen cometido la mayoría de las veces por aquellos a quien la agredida ignoró o rechazó.
    “Los motivos más frecuentes para estos ataques son el rechazo por parte de las mujeres de las insinuaciones sexuales o las ofertas de matrimonio”, dice John Morrison, director de ASTI. O de maridos contra sus esposas, a las que pretenden repudiar o castigar.
     A veces, escudándose en acusaciones de supuestas infidelidades o comportamientos para ellos indecorosos.
     “También se ven ataques así de vez en cuando en los casos de violencia doméstica, por parte de las familias políticas; o son provocados por disputas comerciales o de tierras entre distintos clanes”, explica. Situaciones en las que los agresores atacan a la parte más vulnerable y sensible de la familia: una mujer joven en edad casadera o una niña que quedará marcada toda la vida.
     “Con la agresión le arrancarán su capital social, su aspecto; y el capital económico de su familia, que muchas veces se ve obligada a vender sus posesiones y, por supuesto, las tierras en disputa, para pagar los cuidados médicos de la menor”, enumera el director de ASTI, una organización que trabaja en países como Nepal, Uganda, Camboya o India.