Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

29 ene. 2012

La vida es un disfraz

La actriz estadounidense Glenn Close protagoniza y da vida a 'Albert Nobbs', una mujer que se ve forzada a hacerse pasar por hombre para poder ganarse la vida en el Dublín de la poca victoriana.

Consciente del poderío de un personaje cargado de matices, Glenn Close lleva agarrada a Albert Nobbs desde 1982, año en el que lo interpretó por primera vez en el teatro.
Sin embargo, la actriz ha tenido que esperar casi 30 años para llevarlo al cine, tras muchos esfuerzos, en una película en la que ella lo es todo: actúa, produce y participa en el guion. Close es Nobbs
. Nobbs es Close. No hay más, quizá porque la historia, de inmensas posibilidades, se queda a mitad de camino de todo.
De la profunda reflexión moral o social. También de la emoción de una de esas historias más grandes que la vida: la de una mujer que durante años se hace pasar por un hombre para poder ganarse el sustento en el Dublín de la época victoriana; una especie de mayordomo de un pequeño hotel que, atrapado en un cuerpo ficticio, comienza a dudar de su propia condición.
Apariencia de poder masculino frente a la opresión social femenina.
Apariencia de convención afectiva frente a la represión (homo)sexual.
Un pedazo de personaje cuyo disfraz se ha convertido en una prisión. Sin embargo, Albert Nobbs, la película, no tiene el fuelle de su criatura.
ALBERT NOBBS




Da la impresión de que por el largo proceso de preproducción han pasado demasiadas manos. Según los créditos, se supone que István Szabó, especialista en vidas artificiales, en existencias de doble capa (Mephisto, Taking sides), creó un relato basado en la novela original, La vida singular de Albert Nobbs, de George Moore, publicada en 1928, y que de ese relato partió Gabriella Prekop, su colaboradora habitual, para confeccionar un guion que, más tarde, han variado Close y John Banville. Pero el resultado, adocenado por una puesta en escena de Rodrigo García cercana a un lujoso telefilme, pero poco más, es un tanto alicorto. Aunque se aborden temas tan singulares para la época como el matrimonio homosexual, no hay un verdadero análisis y Albert Nobbs se convierte en una obra casi conceptual, de pincelada impresionista, que en última instancia pide ayuda al melodrama al ser consciente de su propia frialdad.

 

No hay comentarios: